Pasar al contenido principal

Este Audi Q2 de juguete aparca él solito

Este Q2 a escala 1:8 utiliza una tecnología que ‘aprende’ para encajarse en espacios diminutos. Lo necesitamos.

Queridos Reyes Magos: el Audi Q2 ‘Deep Learning Concept’ no es un coche de juguete cualquiera. Básicamente, porque este modelo a escala no se puede comprar. Y si se pudiera, sospechamos que el coste estaría sólo al alcance de sus majestades de Oriente, por eso tenemos que pedirlo estas navidades.

La razón de este importe únicamente para bolsillos bien dotados es algo llamado “máquina que aprende”: con esta tecnología, el coche busca y estaciona de forma autónoma en plazas de aparcamiento… a escala.

Una máquina que aprende es exactamente lo que sugiere cuando lo oyes: un dispositivo que asimila algo sin ser programado. Este Audi Q2 tiene dos cámaras y diez sensores ultrasónicos; estos últimos envían señales a un ordenador que, a su vez, manda dichas señales a la dirección y al motor. Y así es como funciona, según la marca: “El coche a escala primero determina su posición respecto a la plaza de aparcamiento. Tan pronto como completa esta operación, calcula cómo puede conducir de forma segura a su destino. El sistema aprende esencialmente mediante el método ensayo-error. Para empezar, el vehículo selecciona la dirección de su trayecto de forma aleatoria. Un algoritmo identifica de forma autónoma las acciones con éxito, lo que provoca que la estrategia de aparcamiento se refine constantemente. Al final, el sistema es capaz, incluso, de solucionar problemas complicados por sí mismo”, explican.

Todo suena muy sesudo, ¿verdad? Por supuesto, esta tecnología se encamina a los coches de verdad de Audi, los que están fabricados a escala 1:1. Pero si tienes interés en ver de cerca este modelo, puedes hacerlo en Barcelona, ya que se exhibe en la conferencia de Sistemas de Procesamiento de Información Neurológica hasta el 10 de diciembre. Por si acaso, nosotros vamos a seguir insistiendo, ya que es una auténtica pasada. ¿Por dónde íbamos con nuestra carta? Ah, sí: Queridos Reyes Magos…

 

Lecturas recomendadas