Pasar al contenido principal

Evolu-quattro: todo sobre la nueva era eléctrica de Audi (y un poquito más)

Que los genes de Audi pertenecen a la competición es historia; que de su experiencia en los tramos y circuitos se nutre la tecnología de sus coches de carretera, un hecho constatable que continúa con la era eléctrica...

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
Audi eléctrico

Defíneme Audi en tres palabras. Me apuesto las llaves (imaginarias) de mi R8 a que una de las primeras que te ha venido a la cabeza es quattro. Porque no hay, probablemente, vocablo que mejor represente a este fabricante de automóviles que acaba de estrenar una nueva era con el Audi e-tron. Quattro es el núcleo de la compañía desde que aquel intimidante coche de rallys -sí, el Audi quattro, para los despistados- llegara a los tramos con un sistema de tracción integral divino que les llevaría a la gloria y cambiaría toda su historia para siempre. Sin embargo, desde aquel momento que tuvo lugar en los ochenta han pasado ya más de 30 años y que una marca cuyo lema es 'Vorsprung durch Technik' (traduzco: “a la vanguardia de la técnica”) no hubiera cambiado nada sería un sinsentido. 

 

Audi quattro

 

A fin de cuentas, si te quedas sumido en la nostalgia, llorando en un esquina porque ‘cualquier tiempo pasado fue mejor’, eres de todo menos vanguardista. Por eso, hoy estoy aquí, en Roma, enfrente de un monoplaza de Fórmula E que luce el emblema de los cuatro aros y que se mueve propulsado por electricidad. Y la verdad, nadie relacionado con la compañía parece estar avergonzado por ello. ¿Y es que acaso deberían estarlo? Cuando dominaban con el quattro en el Grupo B, llegaron las prohibiciones y rápidamente cambiaron el chip y entraron en el mundo de los sport prototipos, donde consiguieron llegar al podio en el primer año.

No te pierdas: Audi 100 o cómo un acto de rebeldía lo cambió todo

Han sabido adaptarse a los tiempos y eso es lo que llevan adelante. Dentro del segmento premium, podemos decir que Audi es el fabricante con una mayor genética deportiva y con el paso del tiempo, la marca ha sabido aplicar todos los conocimientos adquiridos en los tramos y circuitos a sus coches de calle, logrando buenos resultados dentro y fuera de la pista hasta convertirse en una referencia. 

Ahora, ha llegado la era de la electrificación. Un nuevo giro de 180 grados en el que una vez más, su participación en una competición les está ayudando a definir quienes son y hacia donde quieren ir. A la hora de la cena, me siento al lado de Martin Sorge, el responsable de desarrollo de motores eléctricos de Audi y la pregunta es inevitable: “¿cómo os está ayudando la Fórmula E a desarrollar vuestros nuevos coches eléctricos?”. Entre bocado y bocado de pizza, Martin me explica que la tecnología de los eléctricos avanza muy rápido y que cualquier experiencia que se pueda adquirir siempre es bienvenida. “La Fórmula E no ayudará a abaratar los costes de los motores”, explica, debido a que la cantidad de producción de los propulsores para los monoplazas es limitada y cuando se necesita producir más, no puedes hacerlo con tanto tacto.

 

Audi en la Fórmula E

 

Sin embargo, hace hincapié en que sí que se puede encontrar en ella un buen banco de pruebas en el desarrollo, por ejemplo, de los sistemas de refrigeración de las baterías, uno de los elementos más complicados de crear y también uno de los más importantes. “En general, trabajar con los eléctricos no es fácil. Cada componente necesita su temperatura. Por ejemplo, una forma de aprovechar el calor sobrante es mandándolo a la transmisión, que necesita estar a 120 grados”, explica.

 

Audi en la Fórmula E: mucho más que carreras

El equipo Audi Sport ABT Schaeffler entró en la Fórmula E en la temporada inaugural de 2014. En ese mismo año, en los cuarteles generales de la compañía, se empezaron a desarrollar de manera simultánea dos coches de producción, el Audi e-tron -que ya  está entre nosotros- y el Audi e-tron GT, un súper GT eléctrico que veremos en el plazo de dos años y al que esperamos con ansia tras conocer que tendrá el centro de gravedad tan bajo como el de un Audi R8. Por tanto, pensar que no tienen nada que ver con la competición eléctrica sería un error. En realidad, basta con mirar su ficha técnica para comprobarlo: el e-tron cuenta con una transmisión para la tracción eléctrica quattro desarrollada por Schaeffler, el GT está en manos de Audi Sport -aunque en colaboración con Porsche- y todos ellos han sido sometidos a un gran trabajo aerodinámico para optimizar al máximo el rendimiento de las baterías y su autonomía. 

“Cuando pensamos en coches eléctricos, la mayor parte de las veces nos imaginamos un vehículo para ir y venir de un sitio a otro sin más preámbulos”, cuenta Sorge. “Sin embargo, cuando se nos ocurrió la idea de un coche como el Audi e-tron GT, lo hicimos pensando en que si el camino de vuelta a casa transcurría por una carretera de curvas, ese era un excelente momento para disfrutar de la conducción”. Lo cierto es que todavía no hemos tenido ocasión de probarlo, pero apunta maneras.

 

 

Aprovechando el letargo de Martin después de una abundante cena, intento conseguir algo más de información con una pregunta muy obvia. "¿Tiene Audi preparada alguna otra sorpresa?”. Martin la esquiva con inteligencia... ¿Acaso no estábamos aquí para hablar de Fórmula E? “Este campeonato despegará en dos o tres años”, apunta. Casualmente, este es el plazo de tiempo en el que deberíamos poder conducir ya los nuevos eléctricos de la marca. Por tanto, podemos decir que estamos asistiendo a un nuevo gran punto de inflexión para la compañía alemana. ¿A mejor o a peor?

Mirando con detenimiento al e-tron quattro parece que podemos estar tranquilos. Si la deportividad, la tecnología de última generación y el diseño original son señas de identidad de la marca, parece que su espíritu seguirá vivo... hablemos de octanos o hablemos de voltaje. Y no olvidar de dónde venimos es lo que nos hace grandes.

 

Audi es eléctrico: los coches que vienen

En los próximos 24 meses, los de Ingolstadt darán la bienvenida a 12 nuevos modelos electrificados. Algunos serán híbridos enchufables y se conocerán por la terminación TFSI e; sin embargo, los eléctricos puros mantendrán el ilustre apellido e-tron. El primero de ellos lo veremos antes de que acabe el año y el último de los que tenemos constancia hará su aparición estelar en dos años... No hay duda: ¡la electricidad ha pasado por el (los) aro(s)! Y viene para quedarse.

  • Audi e-tron Sportback (2019)

 

Audi e-tron Sportback

 

  • Audi Q4 e-tron (2020)

 

Audi Q4 e-tron

 

  • Audi e-tron GT concept (2021)

 

Audi e-tron GT concept

 

Resis'TDI'ré: el diésel no está muerto

Con sus logros en competición a través de la tecnología TDI, Audi demostró que podían utilizar las carreras para mejorar la eficiencia energética. De hecho, durante esta etapa, que duró una década, consiguió reducir un 46% el consumo de diésel. Aunque actualmente esté apostando claramente por la electrificación, el gasóleo sigue estando en sus planes, como ha demostrado con el lanzamiento, entre otros, de un S6 diésel Mild-Hybrid.

 

Audi S6 TDI

 

Encuentra más información sobre el Audi e-tron en nuestras fichas

 

PUBLIRREPORTAJE

Audi Q8: Desafíos multiplicados por 8 >>

DesafíosAudiQ8_Mejoresimágenes

Desafíos Audi Q8: ¡Tenemos las mejores imágenes del rodaje de desafío Audi Q8!

PUBLI-REPORTAJE. Traemos las mejores imágenes del desafío Audi Q8, tres videos top creados por la BBC para Audi. Así se ha comportado el nuevo SUV de Audi.

Y además