Firefly: el primer coche eléctrico del mundo para niños

Este que ves en la foto es el Firefly, el primer coche eléctrico del mundo para niños de 5 a 10 años y que tu hijo ya se ha pedido a los Reyes Magos.

Ya tienes el regalo ideal para estas navidades si quieres que tu hijo sea el nuevo Fernando Alonso. El Firefly es el primer coche eléctrico del mundo para niños de entre 5 y 10 años. No solo harás feliz a tu hijo/a sino que también serás la comidilla del barrio por la envidia que os tendrán.

El Firefly está diseñado y fabricado en el Reino Unido, por la empresa ‘Young Driver Motor Cars Limited’ que habitualmente se dedica a dar clases de seguridad vial a niños de entre 10 y 17 años. Precisamente, analizaron y descubrieron que no había nada adecuado para los menores de 10 años.

Sus búsquedas siempre chocaban con el mismo ‘problema’: solo existen los típicos juguetes para menores de cinco años. ¿Qué hicieron? Pues reclutar un equipo de especialistas y expertos en automoción con la misión de diseñar y fabricar un pequeño coche eléctrico para este ratio de edad.

Los primeros coches biplazas de Firefly se presentaron el pasado mes de Abril cuando más de 1.000 jóvenes pusieron a prueba los cuatro coches de pruebas. Desde entonces, la empresa ha seguido con el desarrollo y las pruebas para refinar al máximo el Firefly.

No te pierdas: Vídeo: el niño más entrañable del mundo... sobre una moto

En las especificaciones técnicas del primer coche eléctrico para niños, es donde reside su calidad y diferencia con lo hasta ahora visto. Frenos hidráulicos de disco, suspensión independiente, panel de control como si fuera una tablet, faros y luces traseras LED, 9 horas de autonomía y, un diseño exterior que ha corrido a cargo de Chris Johnson, famoso por trabajar en Jaguar o Volvo entre otras marcas de coches.

La velocidad del Firefly está limitada a 15 km/h, aunque tiene un modo ‘Junior’ limitado a los 8 km/h. Está impulsado por dos baterías de 12V. Por supuesto, tiene marcha adelante y atrás y cuenta con un mando de control remoto, que permite a un adulto detener el coche hasta a 120 metros de distancia. El asiento del conductor es regulable en altura y un adulto de hasta 1,80 puede acompañar al niño en el asiento del copiloto.

Como te podías estar imaginando, el Firefly no va a ser un regalo barato. A partir de 2017 cuando esté a la venta, alcanzará un precio cercano a los 7.000 euros. Sí, has leído bien. Siempre te podrás conformar con ir al Reino Unido, a la escuela de jóvenes conductores que tiene la empresa y, por poco más de 25 euros dar unas clases de 20 minutos.

Lecturas recomendadas