Pasar al contenido principal

Hablemos de volantes raros

volantes raros
De todas las formas.

El volante ha tenido muchas formas. En los últimos años, quizás, el aro ha sufrido una auténtica transformación pasando, en un gran número de ejemplos, a encontrarnos con volantes achatados para dejar un interior más deportivo. Esto ha divido al conductor, pues hay quien los odia y quien los ama. Pero, por supuesto, hay muchas formas que han tomado los volantes. Hablemos de volantes raros...

No te pierdas: ¿Un coche eléctrico de 1.020 CV? El Tesla Model S Plaid+ y llega en primavera con volante tipo avión

Entre otros, el Austin Allegro pensó que el conductor agradecería la forma ovoide del volante. En este caso encontrábamos volantes de grosor muy delgado y circunferencia enorme, un tamaño que ha ido reduciéndose al contrario que el grosor. El del Ferrari LaFerrari es sencillamente extraordinario, y es que parece el de con coche de competición. Su forma es prácticamente hexagonal. ¿Práctico? Estamos hablando de un LaFerrari…

El del Aston Martin One-77 no es tan extraño, aunque no es un volante tradicional. Era un coche especial, y su volante tenía que serlo. Nada que ver con el del Tesla Model S que veis en imagen, que parece sacado de una cabina de avión. ¿En un futuro?

Con el volante de Citroën de la década de los 2000 he tenido siempre una opinión, y es personal, por supuesto, como todas las opiniones. Y lo cierto es que es negativa. Nunca me gustó, al margen de que fuera práctico mantener los botones del volante estáticos. Que el aro gire y el centro no lo haga… ¡no funcionó!

El del Oldsmobile Toronado tenía el primer airbag integrado en el volante, y eso no quiere decir que fuera en absoluto bonito, aunque recordad que era otra época. El Ferrari 458 sí es de esta época, con botones prácticamente para todo. También es de esta época el aro del Mercedes Clase E, con botones de accionamiento táctil para controlar los menús. En este caso no hablamos de rareza, todo lo contrario.

¿Y qué me decís del volante del DS? Estamos acostumbrados a ver tres radios en este elemento, cuatro también suelen llevar. Los más deportivos normalmente cuentan con tres, pero no solemos ver menos de este número. El DS tenía solo un radio, un diseño que garantizaba ver toda la información del cuadro de instrumentos. También decían que mejoraba la seguridad ante choques.

Etiquetas:

curiosidades

Y además

Buscador de coches