Pasar al contenido principal

Palo a Uber y Cabify: no pueden recoger clientes en la calle

Se puede recurrir, eso sí

Taxi vs Cabify

La guerra entre los taxistas y las empresas Cabify y Uber tiene un nuevo episodio. Y el protagonista es la "hoja de ruta", un documento importante, sí, pero aparentemente inofensivo, que es la principal baza para luchar contra la "competencia desleal" que el gremio del taxi denuncia.

La hoja de ruta consiste en un documento donde tiene que figurar la matrícula, el nombre y el NIF del VTC, así como el recorrido del servicio. Este documento solo es posible si se hace una reserva previa y por lo tanto tira por tierra las aspiraciones de Cabify y Uber de poder recoger a clientes en la calle como hacen los taxis.

Nada de captar viajeros

La pelea en este campo viene de lejos: en 2016 Unauto (la patronal que regula las VTC) y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) impugnaron una ley aprobada en 2015 por el PP en la que se regulaba la prestación de servicios y en la que se requería este documento en cuestión. En el bando opuesto, el Ministerio de Fomento y Fedetaxi, asociación que representa a unas 40.000 licencias, según sus propios datos, lo que representa el 41% del sector.

Ahora, la Audiencia Nacional ha fallado y ha dicho que llevar y conservar la hoja de ruta es legal y que no quebranta la ley de Protección de Datos, uno de los pilares en los que se apoyaban los demandantes para evitar tener que llevarla.

La sentencia se puede recurrir, cosa que seguramente ocurrirá, ha gustado a los taxistas. En una nota de prensa difundida ayer, Emilio Domínguez, Secretario Técnico de Fedetaxi, asegura que la sentencia es clave, puesto que "facilita el control efectivo de este tipo de servicios e impide que los VTC circulen indocumentados o se mantengan estacionados para captar viajeros".

Según Fedetaxi, solo en Madrid se impusieron 4.000 denuncias en 2019 relacionadas con este documento de control.

Más:

Cabify Uber taxi

Y además