Pasar al contenido principal

VÍDEO: Un Tesla Model X despega en un cambio de rasante y se deja los bajos al aterrizar

Poniendo a prueba los bajos de los Tesla...
Imagen de perfil de JavierAlfonso

Esto es lo que pasa cuando entras demasiado fuerte en una cuesta… En este vídeo este Tesla Model X se deja los bajos en un salto. ¡Duele verlo!

Te interesa: ¿Estás buscando coche nuevo? Aquí tienes la manera más sencilla de encontrarlo

Habréis visto un montón de veces las míticas escenas de las enormes cuestas de San Francisco, escenario típico elegido en las películas para rodar persecuciones a toda velocidad dando brincos con los coches. Bien, eso es el cine y los coches son prestados para ello. Pero este conductor coge a demasiada velocidad una cuesta con su propio Tesla y se deja los bajos...  

Poco aprecio a su coche 

Los modelos de Tesla son mundialmente famosos por sus prestaciones. Y eso, que según su dueño Elon Musk, todavía tienen más recursos guardados… Dicho esto, sus coches marcan unos tiempos en el 0 a 100 km/h realmente espectaculares, superando en la mayoría de los casos a sus homólogos en el mercado. 

No te pierdas: VÍDEO: Elon Musk se choca a la salida de un parking con su Tesla Cybertruck y sigue como si nada

El coche que veis en este vídeo es el Tesla Model X, el primer SUV del fabricante estadounidense. Este modelo, en su versión más potente, la Performance, puede pasar de 0 a 100 km/h en 2,9 segundos. Un rival directo como el Audi E-tron, lo hace en 5,7 segundos. Y un Lamborghini Huracán tarda lo mismo... ¡Ojo!

Por eso, es normal que en un coche como este se caiga el pie derecho en el acelerador un poco más de la cuenta casi sin querer. Su empuje es descomunal. Pero, hay que tener cuidado según el lugar dónde vayas a correr… Porque si lo haces en una zona de cuestas con una gran inclinación te puedes llevar una desagradable experiencia en los bajos como está. 

Mira esto: VÍDEO: ¡Desde dentro! Así funciona el Autopilot del Tesla Model 3

Asciende por una cuesta a mucha velocidad y justo en la cima, cambia la inclinación y se convierte en una pronunciada bajada. El coche vuela por el aire de la inercia y acaba golpeándose los bajos contra el asfalto. Ese tipo de golpe que hace que pongas cara de dolor cuando lo ves… 

Y además