Pasar al contenido principal

Dos españolas han convertido su furgoneta en una minicasa para recorrer el mundo por 10.000 euros

Déborah García y Iratxe Goikoetxea en su furgoneta camperizada.
¡Bravo por ellas!

Hay momentos en la vida en que te sientes perdido y tienes que reflexionar sobre cuál será el siguiente paso. Hay una frase famosa que dice: "Si no te gusta, cámbialo". Así que cansadas de alquileres con precios estratosféricos y una vida corriente, eso es exactamente lo que han hecho estas dos jóvenes españolas. 

No te pierdas: Tipos de autocaravanas, ¿cuál se adapta más a ti?

Déborah acaba de terminar su primer libro, e Iratxe es una arquitecta apasionada por el diseño. Juntas están a punto de emprender probablemente la mayor aventura de sus vidas hasta el momento: recorrer el mundo en una furgoneta camperizada.

Esta idea de vida nómada que puede resultar una locura para muchos comenzó con un post-it, una idea en un trozo de papel que, con el tiempo, fue cobrando más sentido hasta que se ha convertido en una realidad. 

 

Una nueva forma de vida por 10.000 euros

Furgoneta camperizada.
Interior de la furgoneta camperizada.

 

Estas jóvenes vascas han dejado todo atrás: sus casas, su ropa e incluso sus trabajos para dedicarse en cuerpo y alma a este proyecto y, a partir de ahora, tendrán que aprender a vivir con lo imprescindible

"Hemos hecho una especie de Marie Kondo; llevarnos y usar solo aquellas cosas que son realmente necesarias", cuentan.

Este proceso no ha ocurrido de la noche a la mañana, sino que es el resultado de muchos meses de esfuerzo y de trabajo. Tras darle muchas vueltas, en marzo de 2019 compraron una furgoneta y comenzaron a camperizarla, pero no sin antes estudiar y planear toda la transformación.

"Ha sido un proceso muy duro, ya que teníamos que trabajar entre semana en una oficina y el fin de semana en la furgoneta", añaden.

Como muchos otros sueños y planes, este se vio obligado a pausarse por la crisis del coronavirus, pero tras el desconfinamiento y después de un año de reformas, Déborah e Iratxe han conseguido terminar su furgoneta. 

"Este proyecto no es un capricho. No es una furgoneta para utilizarla en vacaciones o los fines de semana, es nuestra casa. Por eso le hemos dedicado tanto tiempo y atención".

Pero, ¿cuánto cuesta este cambio de estilo de vida?

"10.000 euros, 5.000 cada una", explican las españolas. "Hemos pasado estos años ahorrando, cuestión que solo ha sido posible porque vivíamos con nuestros padres y gracias a esa red de apoyo familiar hemos podido guardar algo de dinero".

 

El proceso de camperización

La idea de pasarse al mundo camper puede parecer muy llamativa, pero si quieres personalizarla a tu gusto, tienes que saber de antemano que vas a tener muchos quebraderos de cabeza.

Por eso, es importante buscar referencias de otros campers. De este modo, sabrás que estilo se adapta mejor a tus circunstancias. Ellas, por ejemplo, se han inspirado en una familia de viajeros, @nomadic__van.

"Teníamos claro que teníamos que tener bastante espacio de almacenaje, para llevar todo lo necesario para viajar durante un año al menos", comentan. "Así que nos decidimos por una Peugeot Boxer L4H3, una de las más altas del mercado".

Mucha gente se preguntará como es la higiene en una furgoneta así. En otras palabras, ¿cómo te duchas y cómo haces tus necesidades sin ocupar muchísimo espacio?

Déborah e Iratxe tuvieron la genial de idea de situarlos en la entrada de la puerta trasera. De ese modo, si la abres, quedan ocultos tras la misma, dando algo más de privacidad. 

El váter supone una parte esencial en el día a día, por lo que han puesto uno químico de emergencia dentro de la furgoneta, ya que planean usar servicios públicos en mayor medida.

 

Furgoneta camperizada.
Baño de la furgoneta camperizada.

 

En cuanto a la instalación del agua, han colocado un depósito de 90 litros que distribuye el agua a toda la furgoneta, donde una bomba que genera presión, les permite ducharse y fregar los platos. 

Para conseguir agua caliente, disponen de un calentador específico de gasoil.

Además, la autosuficiencia también ha sido un pilar fundamental en los valores de estas dos jóvenes vascas. Por ello, han colocado placas solares para recargar baterías y así poder usar las luces, y demás aparatos electrónicos. 

"Para nosotras era muy importante ser lo más autosuficiente posible".

 

Adaptar sus capacidades a las aptitudes requeridas, todo un reto

Furgoneta camperizada.

Camperizar una furgoneta no implica solo decidir qué muebles comprar y dónde colocarlos, sino que lleva un proceso de electricidad, fontanería, mecánica y carpintería muy complejo.

"Para mí creo que ha sido más complicado que para Ira. He tenido hasta que aprender hasta escuadrar", comenta Déborah. "Soy muy teórica y me ha costado visualizar las cosas que íbamos haciendo".

Sin embargo, para Iratxe ha sido mucho más fácil gracias a sus estudios de arquitectura y diseño. Sin embargo, destaca que tener conocimientos sobre algo y ponerlos en práctica son "dos cosas muy diferentes", por lo que tampoco ha supuesto un camino de rosas para ella.

 

Una mirada hacia el futuro

Por ahora, Déborah e Iratxe no tienen claro a dónde les llevará su nueva furgoneta. Sin un destino claro y con todo el tiempo del mundo por delante, quizás comiencen la aventura haciendo un viaje beta a Galicia o Bretaña, para poner a prueba su nueva casa con ruedas.

"Por ahora podemos compaginar el trabajo con la vida nómada, lo cual nos da una libertad enorme para hacer lo que queramos", explican.

"No estamos buscando el nirvana ni mucho menos, estamos pensando en alcanzar una especie de sentido a la vida", añaden. "Somos conscientes de que esta simplemente es una forma más de las muchas que existen a la hora de decidir cómo vivir".

Si estás pensando en dar el paso o simplemente quieres conocer las próximas aventuras de esta pareja, puedes seguirlas desde su Instagram @flaneuse.es.

"Ten paciencia y, si necesitas ayuda, siempre hay gente dispuesta a echar una mano. El mundo de campers es muy solidario". 

Buscador de coches

Y además