Pasar al contenido principal

Ferrari Testa Rossa J: un eléctrico a escala que puedes conducir con 14 años

Réplica del Ferrari Testa Rossa

Una réplica casi exacta del 250 Testa Rossa

¿Alguna vez has soñado con conducir un Ferrari Testa Rossa de los años 50? En la actualidad es un modelo ampliamente codiciado y casi inaccesible, pero puede que la nueva réplica creada por la marca italiana sea para ti. Se trata de una edición limitada a escala del 75% y puede ser conducida a partir de los 14 años.

Está fabricada por Ferrari en colaboración con The Little Car Company, quienes ya crearon hace unos meses una réplica a escala del denominado Bugatti Baby. La propia marca de deportivos ha supervisado las proporciones del coche y las decoraciones, así como el chasis y otros componentes se han creado con los dibujos de diseño originales de este modelo.

El Ferrari 250 Testa Rossa fue uno de los grandes en la competición de los años 50 y 60. Se hizo con 18 victorias y tres títulos mundiales, así como ganó en cuatro ocasiones las 24 Horas de Le Mans. Por ello, merecía un homenaje de alguna forma.

Así, se ha creado un peculiar modelo que replica a la variante barchetta de este modelo y se han seguido muchas técnicas similares a las del coche original. Por ejemplo, la carrocería de aluminio se ha moldeado manualmente y la pintura forma parte de los tonos actuales de los deportivos de la marca italiana.

Como hemos mencionado, se han utilizado los diseños y planos originales del 250 Testa Rossa con el objetivo de lograr un resultado tan fiel como sea posible. Por ello, la geometría del volante y la suspensión es idéntica al coche original. No obstante, hay algunos detalles que se han actualizado o se han tenido que adaptar para este modelo.

Fabricado con componentes de primer nivel

Por ejemplo, el interior cuenta con un asiento que puede albergar a un adulto y a un adolescente y ha sido tapizado en la misma piel que se utiliza en los Ferrari actuales. Por otro lado, el volante ha sido fabricado por Nardi y es el volante con ‘quick-release’ más pequeño de la marca de deportivos. 

Por otro lado, los relojes del cuadro de instrumentos se han actualizado para esta maqueta eléctrica -aunque muestren una apariencia similar- y ahora muestran detalles como el nivel de energía o un marcador que indica el nivel de frenada regenerativa que se está aplicando. Finalmente, los pedales provienen del actual F8 Tributo, la suspensión ha sido fabricada por Bilstein y los neumáticos que envuelven las llantas de 12” han sido fabricados por Pirelli.

90 km de autonomía y modos de conducción añadidos

Con todo, el coche muestra un aspecto casi idéntico al deportivo de hace décadas, pero con detalles que lo actualizan. Uno de los puntos que lo definen, sin embargo, es su propulsión. Tres baterías propulsan el coche con una autonomía de unos 90 km y se puede seleccionar la potencia con los niveles de conducción accionables desde el clásico ‘Manettino’. Así, podemos elegir el modo Novice -1kW y hasta 20 km/h-, Comfort -4 kW y hasta 45 km/h- y los Sport y Race, que entregan toda la potencia y actúan también sobre la respuesta del acelerador.

La réplica del Ferrari Testa Rossa J podrá ser personalizada con 14 decoraciones históricas, 53 colores y decoraciones personalizadas. No está permitido circular con él por carretera, pero probablemente eso no será un problema para sus futuros dueños. ¿Quieres uno? Solo se fabricarán 299 unidades y si quieres hacerte con uno, ve preparando 93.000 euros -sin IVA incluido.

Buscador de coches

Y además