El jefe les sube el sueldo y ellos le regalan un Tesla Model S

Los empleados de la empresa estaban tan agradecidos por el aumento de sueldo que deciden regalar a su jefe el coche de sus sueños.

Dan Price no es un jefe cualquiera, de eso no cabe duda. El pasado año salto a la fama tras renunciar a un sueldo de más de un millón de euros para reinvertirlo en sus empleados, a los que duplicó el sueldo hasta los 70.000 dólares al año. Tras semejante acto de generosidad, los empleados decidieron que debían agradecérselo de alguna manera. ¿Con cuál? Pues con una de cuatro ruedas: le regalaron su coche favorito, un precioso Tesla Model S azul.

Te interesa: 7 claves para entender todos los detalles del Tesla Model 3

Y es que al parecer, todos los trabajadores de Gravity Payments, la empresa que dirige con mano de chocolate Dan Price, adoran a su jefe. Yo les entiendo: que te doblen el sueldo sin motivo aparente tiene que ser motivo de adoración infinita, así que me parece lo más normal del mundo que haya tan buen rollo en esa oficina como en una tarde de verano en Port Aventura.

En su momento, esta acción casi heroica mandó al estrellato a este joven CEO, hoy vuelve a la actualidad de todo el mundo ya que el karma le ha devuelto al jugada. Como te decía, y puedes ver en el vídeo que tienes arriba, los empleados, agradecidos, decidieron hacerle una gran sorpresa: se fueron al concesionario Tesla y decidieron comprar el coche favorito del jefe: un Tesla Model S valorado en 70.000 dólares, justamente el nuevo sueldo que todos ellos cobrarán a partir del año que viene.

 

El momento de la sorpresa es emocionante y el directivo no pudo contener las lágrimas. “¡Todavía no me lo creo! Nunca imaginé que algo así pasaría: los empleados de Gravity han estado ahorrando durante los últimos seis meses y me han comprado el coche de mis sueños. Un nuevo y precioso Tesla Model S azul. Todavía en ‘shock’. ¿Cómo puedo empezar a dar las gracias?” Comentaba Dan Price. ¿Agradecimiento o peloteo? Venga va, voy a dar un voto de confianza esta vez. ¡Grande Dan Price y grandes sus empleados! 

 

Lecturas recomendadas