Te presentamos 30 Park Place, el ático más a****nante de Manhattan

Si quieres vivir aquí, prepara 27 millones de euros.

Manhattan, donde se concentran cientos de rascacielos lujosos, tendrá uno más en 30 Park Place, en el barrio de Tribeca. La torre, obra del arquitecto Robert A.M. Stern y promovida por Silverstein Properties, se inaugurará a finales de este año, recogen en elmundo.es.

El edificio cuenta con una altura de 285 metros y posee 82 plantas. Ofrece 157 viviendas de una a seis habitaciones y sólo quedan 12 a la venta, por si te interesa. Pero creemos que preferirás otra cosa: lo mejor de 30 Park Place es su ático, el más exclusivo de todo Nueva York. Si tienes 27 millones de euros, es tuyo.

¿Qué compras con esa leña? Cinco baños, tres habitaciones (así es: más cuartos de baño que dormitorios), biblioteca y cientos de armarios repartidos en 442 m2. Sus cuatro terrazas suman 70 m2 y permiten ver la Gran Manzana en 360º. En la postal no falta el Empire State Building, claro.

Si no te gustan las alturas, puedes bajar a la planta 78, donde está el dúplex más grande y más caro del rascacielos: 30 millones de euros que te darán 600 m2. Pero, si buscas algo más normalito, hay pisos de 150 m2 por unos 5 millones. Piénsatelo, es una ganga…

El complemento perfecto: un yate de lujo

No hay temores, además, de que los locales del edificio se destinen a alguna actividad ruidosa que turbe la paz de los residentes: las plantas bajas se han destinado a un hotel de lujo de la cadena Four Seasons. Contará con 175 habitaciones en las que podrás pasar una noche por 680 euros (2.000, si quieres una suite) y tendrás a tu disposición un mayordomo y un Rolls-Royce para tus compras.

En la torre también vas a encontrar varias zonas comunes para los propietarios. ¿Piscina? Sí, climatizada y con áreas de spa. ¿Gimnasio? También, con máquinas de última generación y vistas sobre el bullicio de Manhattan. ¿Buscas relax? Ve al estudio para practicar yoga. La lista se completa con un comedor privado específicamente ideado para celebrar reuniones, una sala de estar en la que no falta un piano de cola –ellos lo llaman conservatorio- y otra para que los niños jueguen. Me encantaría asistir a las reuniones de vecinos.

Galería: más lujo con el Porsche Panamera 2016

 

Lecturas recomendadas