Te presentamos el yate Sibelle de Heesen, por 17 millones de euros

Si te decides a cambiar el asfalto por el agua, he aquí una posibilidad…

Aunque fue lanzado en 2008, el yate Sibelle de Heesen (fabricante holandés de estos súper-barquitos-de-capricho) todavía tiene importantes cualidades que te harán desearlo… A pesar de tener seis años ya, dicen nuestros amigos de gtspirit.com.

Vídeo: Así es el yate de un billonario. Una mansión flotante.

Como cualquier otro yate de Heesen, está construido para soportar el paso del tiempo, por eso cuenta con un casco de aluminio y cubiertas de teca. Sibelle ha pertenecido a un propietario privado desde su entrega, que lo utilizaba para su uso particular, y ha pasado por todas sus revisiones y por un escrupuloso mantenimiento con el fin de mantener intactas sus condiciones de primera categoría.

¿Por qué te contamos todo esto? Sencillo: por primera vez, el Sibelle de Heesen está a la venta… por el módico precio de 17 millones de euros. El interior y el exterior fueron obra de Omega Architecs, quienes se encargaron de que la personalización encargada por sus dueños se llevara a la cabo tal y como fue pedida. Incluso mejor: los materiales son neutros para permitir a su próximo propietario cambiarlos en cualquier momento.

La longitud del yate Sibelle es de 44 metros; pesa 458 toneladas. En sus tres cubiertas hay cinco camarotes espaciosos (una suite, dos habitaciones dobles y dos con camas gemelas), por lo que puede albergar hasta 10 pasajeros.

Asimismo, este yate de lujo ofrece múltiples posibilidades para el relax y la diversión en sus salones y zonas de televisión. Ni siquiera falta un beach club, con sauna y una plataforma plegable para disfrutar del sol.

El Sibelle cuenta con dos motores diésel de 2.720 kw cada uno, lo que le permite alcanzar un máximo de 28 nudos (51 km/h). La velocidad de crucero es un poco más baja: 48 km/h. No son cifras a las que estemos acostumbrados. Pero para ir sobre el agua, en lugar de sobre el asfalto, entendemos que no está nada mal…

Fotos: Black Swan, el yate que te hará olvidarte del Bugatti Chiron

 

Lecturas recomendadas