Pasar al contenido principal

El Maserati Ghibli diésel… ¿te conviene?

Aunque no te lo creas, se vende mucho. Por algo será.

Tu primera pregunta, como buen petrolhead, debería ser: ‘Pero… ¿existe un Maserati Ghibli diésel?’. Pues sí, amigo: no sólo está a la venta, sino que las variantes de gasóleo son las que acaparan el 75% de las matriculaciones de la marca. Ya lo sé, nosotros también lo hemos flipado.

Sea como fuere, el Ghibli diésel es el escalón de entrada a la gama de la berlina, por el que piden 76.500 euros. No es barato, es Maserati. Y si lo comparas con los 103.900 euros del S Q4, seguro que lo ves con otros ojos.

Por este precio (el más asequible) te llevas un coche precioso, con un reparto de peso ideal (el mítico 50/50) y que planta cara con solvencia a rivales de la talla del BMW Serie 5, el Jaguar XF o el Mercedes-Benz Clase E. Es más exclusivo que éstos, aunque el británico, por ejemplo, lo supera en los apartados de amabilidad con sus ocupantes y de agilidad, gracias a la puesta a punto de su amortiguación. Pero todo esto ya te lo contamos en la prueba del Maserati Ghibli diésel.

Allí te hablamos de los datos de su motor de gasóleo, que es lo que nos interesa. Tiene 275 CV y un par de 600 Nm; son cifras muy respetables que, trasladadas a la práctica, significan que mueven con mucha soltura el vehículo. Pasa de 0 a 100 en 6,3 segundos y su velocidad máxima es de 250 km/h. En otras palabras: las prestaciones de este Maserati diésel son más que aceptables… y, además, vienen acompañadas de un consumo medio oficial de 5,9 l/100 km.

¿Cómo juega esto a tu favor? Evidentemente, cuidando de tu bolsillo. Si realizas viajes largos por autopista, tu economía acabará notándolo. Pero aquí debes ser honesto contigo mismo y preguntarte… ¿de verdad si te gastas la leña que cuesta el Maserati Ghibli diésel estás pensando en ahorrar? ¿Cuántos kilómetros vas a hacer en esta elegante berlina cada año; los suficientes para que merezca la pena?

Top 10: los 250 km/h que menos gastan.

Ahora, echemos un vistazo a las opciones de gasolina: un 3.0 V6 con 349 CV, que va de 0 a 100 en 5,5 segundos, y otra unidad con la misma configuración, pero que ofrece 411 CV y pasa de 0 a 100 en 4,8 segundos. Cuesta 103.900 euros, como comentábamos más arriba, si añades la tracción total. Las sensaciones, evidentemente, son mucho más… bueno… sugerentes, por decirlo así. ¿Hola? ¿Has leído el dato sobre el precio? Ajá, lo suponía. Nosotros también lo tendríamos claro, pero créenos: el Ghibli diésel cuenta con sus seguidores… y no es por casualidad. Sigue siendo un Maserati.

Lecturas recomendadas