Las mujeres que compitieron en la F1: heroínas de la velocidad

Todo un ejemplo de superación, valentía y amor por el mundo del motor dominado por hombres. Bravo por ellas.

Imagen de perfil de Javier Prieto

Desde Top Gear nos sumamos al Día de la Mujer recordando a las féminas que han competido en la F1. Se trata de auténticas pioneras y heroínas que supieron abrirse paso en un mundo dominado y reservado para los hombres. 

No te pierdas las apasionantes hazañas de María Teresa de Filippis, Lella Lombardi, Divina Galica, Desiré Wilson y Giovanna Amati. Bueno, sin olvidarnos de nuestra añorada María de Villota y de Tatiana Calderón, recientemente fichada por Alfa Romeo-Sauber como corredora de desarrollo.

La valentía y pasión de todas ellas por el motor les permitió hacer realidad un sueño con forma de volante. Y aunque no condujeron los mejores fórmulas 1, demostraron tener las mismas virtudes -y defectos- que sus colegas masculinos. Así lo reconocieron por aquel entonces solo algunos de los mejores pilotos, como Juan Manuel Fangio.

 

De Filippis, la primera piloto en la F1

Si hubiera que destacar a una sola de las mujeres que compitieron en la F1, ésa sería sin duda María Teresa de Filippis. La napolitana fue la primera piloto en correr en la máxima categoría. Con un carácter indómito y una personalidad arrolladora, derribó un muro -machista- invisible que dejaba a las damas fuera de la pista. Tras adquirir cierta experiencia en diversas especialidades, llegó al Mundial en 1958. Participó en cuatro Grandes Premios de la temporada con el Maserati 250F conducido un año antes por el Campeón del Mundo de 1957 Juan Manuel Fangio.

El mito argentino sentía mucho respeto por la calidad de su colega italiana. Tanto es así que le preocupaba que ella rodara tan al límite. Debido a eso, solía decirla que levantara un poco el pie. Era evidente que si María Teresa había captado la atención profesional de Fangio, la sobraban talento y arrojo para ir muy rápido. No te olvides que en época, cada carrera era un cara o cruz con la muerte, por lo que su actitud tenía un mérito increíble. Precisamente, el fallecimiento de su colega, Jean Marie Behra la impactó hasta tal punto que se retiró para siempre.

 

 

Behra falleció el 1 de agosto de 1959 con un coche cedido por De Filippis. Por tanto, ese monoplaza -Porsche- debía haberlo conducido ella en aquel aciago GP de Alemania disputado en el Autódromo de Avus, Berlín. En total participó en cinco grandes premios, obteniendo como mejor resultado un meritorio décimo puesto en el GP de Bélgica 1958. La pionera de la F1 nos dejó en enero de 2016 a los 89 años.

Por último, te contamos una anécdota para que veas lo caballerosos que eran los hombres en esa década. Se dice que la italiana no pudo tomar la salida en el GP de Francia de 1958 porque el director del certamen se lo prohibió. Adujo para ello que el único casco que una mujer debía usar era el de la peluquería. Lo dicho, payasos en el Gran Circo, ha habido unos cuantos...afortunadamente son una raza casi en extinción.  

 

Lombardi, la única mujer que puntuó en la F1

Desde la retirada de De Filippis, hubo que esperar 15 años hasta la llegada de otra corredora y compatriota, Lella Lombardi, a la Categoría Reina. Debutó en el GP de Gran Bretaña 1974 y en la temporada siguiente pasó a ser la única fémina que puntuó -hasta la fecha- en una cita de F1.

 

 

Sucedió en el GP de España 1975 disputado en Montjuic, Barcelona, donde Lombardi logró medio punto al terminar sexta. La prueba se suspendió por el grave accidente de Rolf Stonmelen, tras el cual no se volvió a correr en dicho trazado. Lella participó en un total de 17 Grandes Premios con las escuderías Brabham, March y Williams, despidiéndose de su pasión en el GP de Austria 1976. Falleció en 1992 con tan solo 51 primaveras a causa de una larga enfermedad. Su figura dentro del club de las 5 mujeres que compitieron en la F1, fue capital.

 

Divina Galica, una corredora polivalente 

Divina Galica era una británica que desde muy joven había demostrado portar los genes de la velocidad en la sangre. Así, participó en los Juegos Olímpicos de Invierno de 1964, 1968 y 1972 en diversas modalidades de esquí donde batió un récord al alcanzar los ¡199,5 km/h! Después de sus hazañas blancas, quizás porque en la nieve no podía ir lo rápido que quería, se pasó a las cuatro ruedas. Y en el GP de Gran Bretaña 1976 se convirtió en la cuarta de las 5 mujeres que compitieron en la F1.

 

 

Coincidió con Lella Lombardi en el día en el que ésta dijo adiós al paddock. Divina no tuvo suerte en su efímero paso por la F1 donde se inscribió en tres pruebas. Pero no te pienses que Galica era manca, demostró su pericia en otras disciplinas como las 24 Horas de Le Mans. Así es la vida. 

 

Desiré Wilson 

Una audaz sudafricana llamado Desiré Wilson es la cuarta de las 5 mujeres que compitieron en la F1. Primero intentó clasificarse sin éxito con un Williams para el GP de Gran Bretaña 1980. Sin embargo dejó huella de su calidad ganando en ese mismo año una carrera del Campeonato Aurora de F1 que tuvo lugar en Brands Hatch. Se despidió del Gran Circo en el GP de Sudáfrica 1981 -cita no oficial- a los mandos de un Tyrrell.

 

 

Giovanna Amati, la veloz romana 

Giovanna Amati sintió en su juventud la llamada de la gasolina y la goma quemada. Antes de aterrizar en la máxima categoría, la romana se enroló en la Fórmula Abarth, Fórmula 3 y Fórmula 3000. Llegó a la F1 en 1992 al volante de un decadente Brabham.

 

 

Se presentó a 3 Grandes Premios siendo el de Brasil su última aparición. Con Amati se cierra, de momento, el círculo de las 5 mujeres que compitieron en la F1. Esperamos que pronto lleguen nuevas sucesoras.

 

María de Villota, nuestra añorada piloto

En este repaso de las pilotos de la F1 no hemos querido dejar de mencionar a nuestra añorada María de Villota. Con los genes por la velocidad heredados de su padre Emilio, excorredor de F1, se inició en el mundo del karting a los 16 años. Participó en diversas disciplinas automovilísticas como la Fórmula Toyota, F3 española,  ADAC Procar Serie 1 y Superleague Formula.

 

 

En 2011 representó a Renault y al siguiente año fichó como probadora de Marussia F1 Team. Precisamente en 2012 sufrió un desgraciado accidente en el aeropuerto inglés de Duxford al chocar su monoplaza con un camión estacionado. Falleció un año después a consecuencia de las secuelas de la colisión. Nunca la olvidaremos.

 

Tata Calderón, la última en llegar

El pasado 6 de marzo se ha hecho oficial el fichaje de la colombiana Tata Calderon por la escudería Alfa Romeo-Sauber donde ejercerá las labores de piloto de pruebas en 2018. La deportista de 24 años escala un peldaño más en su sueño de competir en el Gran Circo, puesto que en la temporada anterior militó fue corredora de desarrollo, también con el equipo suizo.

 

 

Su talento y velocidad, tras cosechar una notable actuación en el campeonato World Series Formula V8 2017, ha convencido a los responsables del equipo. En esta nueva etapa la de Bogotá compaginará las labores en Sauber con su presencia en la GP3 Series como piloto titular con la formación helvética Jenzer Motorsport.

 

 

 

Lecturas recomendadas