35 años de la famosa gresca entre Piquet y Salazar en el GP Alemania 1982

¿Qué la F1 no es un deporte de contacto? Pues, no te pierdas los mamporros que Nelson Piquet le propinó a Eliseo Salazar, después de que ambos chocaran en el GP de Alemania 1982. Quizá, cuando veas las imágenes cambies de opinión.

Imagen de perfil de Javier Prieto
Piquet vs Salazar, en el GP Alemania 1982

Estos días se cumplen 35 años de una de las peleas más sonadas del Gran Circo. El combate entre los boxeadores tuvo lugar el 8 de agosto de 1982 en el GP de Alemania. El ring elegido por los contendientes de la velocidad fue el antiguo Circuito de Hockenheim.

Riete un rato con la pelea de pacotilla de dos pilotos de la Nascar

Por cierto, ¿sabías que ese asfalto germano fue el escenario de otro 'incidente' similar en la F4 alemana? Sin duda tiene imán para las movidas entre los competidores.

El primer asalto de la pelea sucedió cuando el líder de la prueba, Nelson Piquet se disponía a doblar al chileno Eliseo Salazar. Éste, no facilitó la maniobra, a pesar de que los comisarios de pista le mostraron las banderas azules y se hizo el remolón a la hora de dejarse superar.

Como resultado de esta torpe y desafortunada maniobra, los dos monoplazas colisionaron quedando fuera de carrera.

 

 

Entonces, el campeón brasileño se bajó de su coche con los ojos inyectados en sangre. Se abalanzó sobre su rival -y víctima- para propinarle una combinación de empujones, puñetazos y patadas. Pero las escasas artes marciales y pugilísticas de Piquet quedaron al descubierto en aquella deplorable acción.

Porque -afortunadamente- sus torpes mamporros emulaban los tortazos de un Bud Spencer con artrosis. También le lanzó a su rival un directo a la mandíbula... o mejor dicho al casco que protegía la cabeza de su enemigo. Porque Eliseo, ante la que se le venía encima, no se había desposeído de este elemento de protección, nunca mejor dicho.

 

Piquet le tira una patada a Salazar

 

Después el carioca trató de propinarle una patada en las partes nobles. Pero, el torpe movimiento, más propio de un Chuck Norris sesentón que de un joven corredor, terminó perdido en el aire. Y mientras, Salazar, quizá por respeto al que siempre había sido su ídolo, no se defendió de los golpes. Finalmente, los púgiles se marcharon sin mayores consecuencias que el bochorno de las imágenes de la tangana retransmitidas por televisión.

Por cierto, y aunque tras lo sucedido parezca increíble, esta parejita malavenida tenía una estrecha relación antes del incidente. Y es que cuando Eliseo llegó a Inglaterra encontró en Nelson a un mentor que le ayudó a llegar a la Categoría Reina. Pues, vaya manera de agradecérselo que tuvo su pupilo, el primer y único corredor chileno que ha competido en la F1.

Piquet y Salazar

 

Quizá por un castigo divino a  su lamentable agresión, Nelson no pudo revalidar el título mundial en esa temporada de 1982. Y tuvo que jo.....se  y esperar a 1983 para conseguirlo. Después de aquel choque de personalidades, los dos protagonistas firmaron la paz.

Piquet tuvo tiempo de conseguir una tercera corona en 1987. Y su fiel protegido Salazar, abandonó en 1983 el Gran Circo para participar en otras disciplinas automovilísticas. De hecho, se convirtió en el primer piloto de la historia en competir en las pruebas consideradas más importantes del motor: el GP de Mónaco de F1, las 24 Horas de Le Mans, las 500 Millas de Indianápolis y el Rally Dakar.

Por cierto, si quieres ver otro episodio friki, no te pierdas la invasión de pista del GP de Alemania 2000: Un modo temerario de reclamar el finiquito ¡Lo vas a flipar!

 

Lecturas recomendadas