Pasar al contenido principal

¿Quién gana y quién pierde con la entrada de Audi y Porsche en F1?

Ferrari Fórmula 1 GP Arabia 2022 Carlos Sainz
Carlos Sainz en el GP de Arabia Saudí 2022.
Pirelli

La llegada de las dos marcas a la F1 puede tener consecuencias.

La entrada de Audi y Porsche en la Fórmula 1 está muy cerca de ser realidad. Las dos marcas del Grupo Volkswagen ultiman los trámites que las llevarán a la categoría reina a partir de 2026, coincidiendo con la puesta en marcha de un nuevo reglamento de motores. El anuncio oficial podría producirse en tan solo unas semanas.

Si bien todavía no se han hecho pública la estrategia de la entrada de los dos fabricantes a la F1, sí que han salido a la luz algunos detalles preliminares sobre cómo será su presencia en la parrilla. Y esto, como no puede ser de otra forma, tendrá sus costes: ¿Qué pasará con los ambiciosos planes de Porsche en la Fórmula E y en Le Mans? ¿Y con el proyecto de Audi en Le Mans? Lo analizamos.

VÍDEO: Así suena el Audi del Rally Dakar

VIDEO

Así suena el Audi RS Q e-tron de Carlos Sainz en el Rally Dakar 2022

"¡Volkswagen a la Fórmula 1!". Si has seguido la actualidad durante los últimos tiempos, sabrás que este es el rumor más recurrente del Gran Circo. Durante décadas se ha hablado de que Volkswagen, o alguna de las marcas del conglomerado alemán, entrarían en la Fórmula 1 de forma inminente. 

Sin embargo, siempre sucedía como en aquella popular fábula de "Pedro y el lobo". Ni llegaba el lobo ni tampoco Volkswagen a la Fórmula 1... hasta que finalmente lo hizo y pilló a todos por sorpresa. Una de las veces que más cerca estuvo VW de entrar en la F1 fue en 2015, justo antes del estallido del 'Dieselgate'. 

En aquel entonces, Audi y Red Bull llegaron a un acuerdo (a falta de firma) para unir fuerzas de cara a 2018. La escuderia austriaca buscaba desesperadamente sustituir sus motores Renault, y al mismo tiempo trataba de encontrar un socio que le aportara un importante soporte económico en sus horas más bajas. Pero estalló el dieselgate y todo se fue al traste.

Curiosamente, quien trabajaba en Audi en 2015 era Stefano Domenicali, que fue contratado por la marca de los cuatro aros en un cargo del que apenas se dieron detalles pero que podría haber estado relacionado con un análisis de lo que supondría para el fabricante entrar en la F1. Ahora, Domenicali es el CEO y presidente de la F1.

También existió un proyecto para desarrollar un motor en 2008, con vistas a formar parte del campeonato en 2011 y el objetivo de comenzar la lucha por los primeros puestos en 2012. La falta de confianza del entonces presidente de la Junta de Supervisión, Ferdinand Piech, en Bernie Ecclestone, puso fin a la idea.

¿Cómo será la entrada de Audi y Porsche en la F1?

Audi y Porsche quieren estar en la Fórmula 1 de 2026. Solo falta la aprobación del Consejo de Supervisión y el proyecto estará en marcha. Sin embargo, las dos marcas del Grupo VW no entrarán de la mano en la categoría reina del automovilismo, de acuerdo con lo que publica la edición alemana de Business Insider.

Según han informado fuentes de las dos compañías al citado medio, la idea original de Audi y Porsche era desarrollar un motor de forma conjunta, pero la compañía de Stuttgart decidió desmarcarse del acuerdo inicial y llegar a un trato exclusivo con Red Bull. 

Porsche habría decidido aliarse con Red Bull con la idea de invertir una cantidad millonaria (de tres cifras) durante cinco años. El gigante de las bebidas energéticas asegurará así su futuro en la F1 con un socio de enorme reputación, al mismo tiempo que Porsche da el salto a la categoría reina con un proyecto ganador. 

No en vano, Red Bull acaba de volver a la senda del triunfo y la continuidad de su estrella, Max Verstappen, está asegurada hasta 2028. Curiosamente, el asesor de Red Bull, Helmut Marko, fue piloto de Porsche en las 24 Horas de Le Mans, donde corrió con un Porsche 917K con el que logró la victoria en 1971. Esto seguro que también ha ayudado en las conversaciones...

Por otro lado, Audi ha decidido seguir otra estrategia y prefiere hacerse con el control de McLaren para dirigir propia escudería (¿Mclaren-Audi?). La marca alemana estaría interesada en comprar el equipo, algo que ya se rumoreó a finales del año pasado, por más de 500 millones. Esto ya fue negado por McLaren en su momento, y el secretismo en torno a ello continúa siendo máximo.

Siempre según la información de Business Insider, los Consejos de Administración de Audi y Porsche ya han aprobado ambos planes. De esta forma, se ha superado el primer obstáculo, pero todavía faltan algunos pasos, como el siguiente, la aprobación de la Junta Ejecutiva del Grupo, algo que se votará la próxima semana. 

Finalmente, el Consejo de Administración del Grupo tiene que aprobar el plan definitivamente en abril. Según ha indicado una fuente anónima al medio, "todavía hay algunas preguntas sin responder, pero somos muy optimistas". 

La revolución experimentada por la Fórmula 1 en los últimos tiempos ha sido clave para que Porsche y Audi finalmente hayan decidido dar el salto a la categoría reina del automovilismo. Las audiencias, gracias al regreso de intensas batallas entre pilotos y a la introducción del nuevo reglamento técnico de 2022, están creciendo notablemente.

Con el lanzamiento de la serie Drive to Survive, que se emite temporada a temporada en Netflix, el campeonato se ha acercado a nuevas generaciones. Y, además, la popularidad de la F1 está aumentando exponencialmente en Estados Unidos, donde el año que viene habrá tres carreras, un mercado importante para las marcas.

¿Quién gana y quién pierde?

Audi LMDH
Audi

La entrada de Audi y Porsche en la F1 también tiene consecuencias en otros campeonatos y proyectos en los que ambos están implicados. La primera ya se rumorea y, aunque no hay confirmación oficial, parece que Audi no participará en las 24 Horas de Le Mans 2023 con el nuevo prototipo LMDh que estaba desarrollando desde hace meses. 

El proyecto de de Le Mans ahora podría quedar en manos de otra marca del Grupo VAG. Además de en la F1, Audi también continuaría con el programa de competición en el Rally Dakar, cuya andadura acaba de comenzar con el Audi RS Q e-tron electrificado.

Porsche, por otra parte, está implicado en la Fórmula E, donde recientemente logró su primera victoria. Entraron en el campeonato en 2019 y el objetivo de la marca no es otro que ganar y aprender en la competición sobre movilidad eléctrica, un sector al que Porsche ha transmitido su ADN deportivo con el lanzamiento del Taycan.

Lo que no queda nada claro es si Porsche, que acaba de firmar su compromiso con la nueva era de la Fórmula E, continuará en el campeonato eléctrico más allá de 2026. Siguiendo lo que ha hecho Audi, la lógica indica que no solaparán dos programas internacionales de tal magnitud y se centrarán en el más potente, que es la F1. 

Porsche también está desarrollando un LMDh, como Audi, pero la diferencia es que ellos cuentan con el apoyo de la estructura americana Penske. El prototipo ya ha realizado una serie de pruebas en pista y no hay nada que indique que vaya a paralizarse.

Una vez se confirme la entrada de Audi y Porsche en la F1, está claro que el gran ganador en todo esto será la propia F1, que cumple el objetivo de involucrar de una vez por todas al Grupo Volkswagen y dota de más fabricantes oficiales a su parrilla. Y, al mismo tiempo, también ganan los aficionados: si Porsche y Audi entran en el campeonato, van a ir a por todas.

Etiquetas:

Fórmula 1

Y además

Buscador de coches