Vídeo: la feroz subida a Pikes Peak 2016 de Romain Dumas

La cámara interior de Romain Dumas en Pikes Peak 2016 es impresionante. Y mareante.

Ganar Pikes Peak 2016 tiene mucho mérito. Pero vencer cuando sólo han pasado cinco días desde que has subido al primer escalón del podio en las 24 horas de Le Mans es toda una proeza (piensa que en una jornada se completan los mismos kilómetros que a lo largo de toda una temporada de F1). Aunque Romain Dumas no se cansa de estar tras el volante, por lo que parece.

Dumas llevó a la gloria su Porsche en la carrera francesa, junto a sus compañeros de equipo Marc Lieb y Neel Jani. Se montó en un avión y voló a Colorado antes de que el confeti hubiera sido limpiado. Su objetivo: convertirse en el ganador de Pikes Peak 2016.

Para el centenario de la prueba americana, Dumas pilotó su barqueta, confeccionada a medida, Norma M20 RD Limited, con la intención de convertirse en el rey de la colina. ¿Su coche? Se trata de un prototipo construido específicamente para esta subida serpenteante. Ya había apuntado maneras, pues participó con éxito en los últimos años y ganó en 2014. Pero en 2016, el equipo de Romain reconstruyó el vehículo por completo.

El peso se rebajó hasta los 610 kg, aumentó la potencia del motor Honda para dar un ratio CV/kg de 1:1, se montó una caja de cambios secuencial más rápida y un sistema de cuatro ruedas motrices que llegaba por primera vez. El esfuerzo mereció la pena, pues en Pikes Peak, donde sólo hay una oportunidad, Dumas recorrió el trazado de 19,99 km en 8:51.445 segundos. Eso equivale a una velocidad media de 130,8 km/h… en una carretera pública sin guardarraíles y con caídas monstruosas.

El bueno de Romain se ha convertido en la segunda persona en la historia que alcanza la cima de la colina en menos de 9 minutos. El primer piloto que lo consiguió fue otro francés igualmente rápido, Sebastien Loeb. Quizá lo recuerdes porque hace un par de años no sólo batió el récord en Pikes Peak: lo pulverizó gracias a un crono de 8:13.878 segundos (o lo que es lo mismo, 145,7 km/h de media en las 156 curvas de la carrera hacia las nubes).

Pero ya está bien de números, pues seguramente necesites comprobarlo por ti mismo. Da al play en el vídeo de arriba y echa un vistazo a la cámara onboard de Romain Dumas en la Pikes Peak 2016. Creemos que estarás de acuerdo en que la forma en la que la barqueta deja caer su potencia y acelera de una horquilla a otra es insultantemente ridícula.

 

 

Lecturas recomendadas