Pasar al contenido principal

La DGT admite que un radar en la A-66 estaba mal colocado y devolverá el dinero de las multas

Radares en cascada, como funcionan y qué multas te pueden poner
Casi 16.000 euros

El radar de La Bolgachina lleva tiempo siendo noticia y no para bien. El dispositivo está mal ubicado, porque ha sido colocado justo detrás de una señal de fin de prohibición de la limitación de velocidad. La DGT asume su error y anuncia que devolverá el dinero de las sanciones.

El cinemómetro está colocado en la A-66, a su paso por Oviedo, concretamente a la salida del túnel de La Bolgachina, en dirección León.

La Unión de Consumidores de Asturias está entre las asociaciones y conductores que han decidido denunciar y solicitar la anulación de las multas impuestas por este radar. En su denuncia aseguraban que , "teniendo conocimiento exhaustivo de las irregularidades en las denuncias que provienen del citado radar, la DGT está mirando literalmente para otro lado, con el único objetivo de seguir recaudando, provocando la absoluta indefensión de los miles de usuarios y usuarias de la vía y que han sido sancionadas de forma ilegal".

Fue un conductor quien alertó de la situación

El pasado 22 de octubre, el diario La Nueva España se hizo eco de las irregularidades destapadas por Samuel Morán, ingeniero gijones, que había sido reiteradamente sancionado por el radar del túnel La Bolgachina. Dado el número de denuncias acumuladas, a Samuel no le cuadraba que saliendo del propio túnel ya le denunciasen por ir a 98 o 100 Kms/h, cuando era especialmente cuidadoso con la velocidad, al ser consciente de la ubicación del radar.

El conductor recurrió entonces sus sanciones solicitando que la DGT mostrase los certificados de calibración del radar y otras pruebas técnicas.

El radar está mal situado

Sin embargo no ha sido ni un problema metrológico y una mala aplicación del margen de error lo que ha dado lugar a la anulación de las multas.

Tras analizar los informes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, de la empresa suministradora del radar y de la Demarcación de Carreteras del Estado en Asturias, Tráfico ha resuelto «sobreseer y revocar de oficio los expedientes sancionadores iniciados como consecuencia de los excesos de velocidad detectados por dicho radar». 

¿La razón? Admite que el radar estaba mal situado, pues lo habían colocado justo detrás de una señal que pone fin a la limitación a 90 km/h dejando circular a un máximo de 120 km/h. A pesar de esta señal, el dispositivo estaba regulado para multar a quienes circularan a más de 90 km/h.

Devolverá el dinero de oficio de casi 16.000 multas

Realizadas las comprobaciones y admitido el error, la DGT anuncia que devolverá el dinero de las casi 16.000 multas puestas por este radar (15.866 para ser exactos). También los puntos que hayan restado. 

Lo hará de oficio. Para ello, Tráfico se pondrá en contacto con los afectados por carta certificada, para comunicarles la situación. En aquellos casos en los que la multa ya haya sido abonada, incluirá un impreso para solicitar la devolución del importe.

También han confirmado que el radar de La Bogalchina ya no existe, que ha sido cambiado de ubicación y que incluso han procedido a retirar la caja (ya sabes que hay muchas cajas vacías de radares en las carreteras...) y la señal que alertaba de la ubicación del medidor de velocidad.

Más:

DGT

Buscador de coches

Y además