Pasar al contenido principal

Utilizan un Porsche por 25.000 euros como gancho para robar a un pensionista

Le sustrajeron 28.000 euros.

Imagen de perfil de Álex Morán
Porsche Panamera

¿Alguna vez habéis oído aquello de “demasiado bonito para ser verdad”? Puede parecer una expresión un tanto pesimista, pero lo que suele ser es bastante realista. Cuando nos encontramos ante una situación así, normalmente es que hay una “tarita” escondida y en el mundo de la compraventa de vehículos es habitual que se trate de un timo. Lo que os traemos en esta ocasión es un caso un tanto extremo: utilizaron como gancho un Porsche realmente barato y acabaron propinando una paliza a los compradores, además de robándoles los 28.000 euros en efectivo que llevaban con ellos.

 

Un vendedor gallego puso un anuncio en varias páginas de segunda mano, con una oferta bastante jugosa: un Porsche Panamera en buen estado, con pocos kilómetros y por un precio de 25.000 euros. Quizá era demasiado interesante como para ser algo lícito y seguramente muchos posibles compradores se olieron que aquello no era trigo limpio, pero un interesado e Huelva no estuvo tan avispado.

De hecho, éste contacto con el vendedor, con el que habló por Whatsapp e incluso en persona, lo que fue suficiente para cerrar la compra. Le dijeron que el coche estaba en Monforte, Galicia. Así, el comprador cogió su furgoneta y se fue al lugar indicado junto a su cuñado, llegando a las 11:30 de la noche.

Sin embargo, una vez allí, recibió un mensaje en el que el decían que el Panamera estaba en otro sitio, del que le mandaron la dirección. Ésta resultó ser la de una vía apartada y sin salida en la que estaban esperando cuatro hombres (uno de ellos con el que habían hablado en Huelva) dentro de un Ford azul. Los timadores salieron de su vehículo y fueron a por los dos compradores, exigiéndoles que les dieran el dinero mientras les propinaban una paliza.

El interesado llevaba 28.000 euros en metálico, le fueron sustraídos. Además, tanto él como su acompañante acabaron con numerosas heridas. El comprador es un pensionista que había llevado todos sus ahorros consigo, puesto que su idea era invertirlos en el Porsche para luego venderlo en Andalucía y sacar más dinero por él.

Fuente: La Voz de Galicia

Y además