Pasar al contenido principal

Llega a un taller, busca su coche ideal y lo roba sin más. ¡Vaya tela!

Los mecánicos todavía no pueden creer lo que vieron sus ojos.

robar coche taller

Robar un coche en un taller no es lo más normal del mundo: generalmente, los coches están controlados por los mecánicos y un ladrón considera demasiado arriesgado entrar en un taller de coches para mangar, delante de mucha gente y a plena luz del día, un coche. ¡Hoy te traigo la excepción que confirma la norma! Ha ocurrido en Queensland, Australia, y el vídeo de este robo en un taller, que puedes ver bajo estas líneas, te va a dejar con cara de tonto.

Te interesa: roba más de 100 Jeep usando el software oficial de la marca

Estamos en un gran taller, con numerosos vehículos en su interior. Parece el típico establecimiento serio de una cadena comercial, nada que ver con el taller clandestino que falsificaba Ferrari. En un momento determinado, un joven, vestido con pantalones cortos y toda la parsimonia del mundo, entra en el concesionario. Lentamente, empieza a mirar varios de los coches parados, probablemente comprobando cuáles de ellos tienen las llaves puestas.

 

 

Finalmente encuentra un Holden Commodore sedán de color rojo que tiene buena pinta: llantas negras, techo solar y un diseño muy interesante. Sin pensarlo dos veces, entra en su interior como Pedro por su casa, lo arranca y comienza a retroceder de allí como si nada hubiese pasado. Parece que el único que es consciente de lo que está pasando es un mecánico algo más veterano que viene corriendo desde la parte interior e intenta abrir la puerta.

 

 

Hábilmente, el ladrón ya ha bloqueado las puertas e imagino que los propios mecánicos no pueden creer lo que está pasando. En un par de segundos, el coche ya está saliendo por la puerta del taller con la mayor tranquilidad del mundo: ¿no es el robo de un coche más relajado que has visto en tu vida?
 

Lecturas recomendadas