Primer contacto con el Maserati Levante: el SUV de Italia

Ha tardado en llegar, pero el primer Maserati SUV de la historia ya está aquí: se llama Levante.

8 10

Nuestro veredicto

Un parto largo, ¿eh?

Pues sí, para llegar a esta prueba del Maserati Levante se ha sudado sudor y lágrimas. Te recuerdo que la idea de un Maserati SUV lleva en la cabeza de los directivos de la marca desde hace bien bien 15 años. En 2003 presentaron el Kubang Concept, que en su momento era una idea bastante innovadora: un todo terreno lujoso y deportivo. Hoy es casi una obligación.

¿Ha valido la pena la espera?

Bueno, para salir de dudas deberemos esperar al fina de esta prueba del Maserati Levante. Por lo pronto, te puedo decir que el concepto desde el lanzamiento del Kubang ha dado muchos bandazos, de ahí que haya tardado tanto tiempo su desarrollo. Primero iba a estar basado en el Quattroporte, con un enorme motor V8 delante. Más tarde, con la integración del Grupo Chrysler, se pensó en realizar una especie de Jeep Grand Cherokee recarrozado.

Pero finalmente el Maserati Levante es un coche 100% Maserati: es refinado, rápido y su imagen vuelve a ser su gran baza.

¿A qué te refieres cuando dices 100% Maserati?

Pues me refiero a que la plataforma, el chasis y los motores, todo viene de un Maserati Ghibli 4x4. Se le ha modificado la suspensión, que ahora cuenta con altura variable para conseguir lo mejor de dos mundos: deportividad y precisión en conducción deportiva y a su vez una aceptable capacidad off-road para afrontar caminos.

En cuanto a motores, este Maserati Levante puede montar el propulsor V6 biturbo salido de las mentes pensantes de Ferrari, con hasta 430 CV, o el motor diésel de 275 CV. Hoy toca probar el segundo.

¿Un Maserati Diésel? ¡Qué pereza!

Bueno, quizás a priori sí que no puede ser lo que esperas: un Maserati debe ser gasolina y cautivar por su entrega de potencia y sonido de la mecánica. Pero te aseguro que después de conducir este diésel, la cosa ya no está tan clara. Es uno de los diésel con un sonido más redondo y atractivo, acelera de cero a cien en 6,9 segundos y su eficiencia energética está fuera de toda duda. Esta versión trabaja a las mil maravillas con la caja de cambios automática de ocho velocidades, un combo perfecto para recorrer millas sin darse cuenta.

Pero entonces, ¿dónde ubicamos exactamente al Maserati Levante?

Realmente, el Maserati Levante no busca una competencia directa con el resto de SUV, su idea es ofrecer imagen, exclusividad y distinción. Quizás por planteamiento e imagen de marca, el Porsche Cayenne podría ser su principal rival, el BMW X5 también por dinamismo.

Por tamaño, filosofía y potencia, el Jaguar F-Pace también es un digno rival de este Maserati SUV.

Entonces, ¿este SUV es realmente un deportivo?

El Maserati Levante no solamente es bueno en línea recta: incluso en carreteras reviradas sorprende por su estabilidad y la buena puesta a punto del chasis. Como resultado, consigue evitar casi por completo el substraje y aunque no puede disimular el peso, sí lo consigue con la altura: se siente casi, casi como una berlina.

Eso sí, en autopista es donde este Maserati Levante da lo mejor de sí. Su rodar es estable incluso a altas velocidades y el nivel de confort que consigue es incluso sorprendente. El chasis regulable permite cambiar la orientación de este SUV y, pese a su tamaño, el ruido aerodinámico no molesta, a pesar de contar con puertas sin marco.

¿Y el interior, qué tal es?

Elegante, diría. Y bien fabricado, con materiales agradables al tacto. Incluso, de manera opcional, puede contar con una tapicería realizada en colaboración con el diseñador italiano Ermenegildo Zegna, que aporta un toque exclusivo muy atractivo, además de una sensación al tacto muy agradable.

El exterior no termina de convencerme…¡esa trasera!

Sinceramente, se ve mejor en la carretera que parado en el Salón de Ginebra. Las proporciones en la parte trasera se podrían haber trabajado mejor, pero con estas, consigue que su aspecto no sea tan prepotente como alguno de sus rivales con carrocerías coupé. A pesar de su gran superficie cromada, no es agresivo ni cantoso.

¿Cuándo y cuánto?

El Maserati Levante se pondrá a la venta en España a partir del próximo mes de junio, con un precio que partirá desde los 82.275 euros del diésel hasta los 106.159 euros del V6 con 430 CV.

Quizás también te pueda interesar:

Maserati se hace más verde: todos sus motores cumplen con Euro6

¿Grande y verde? Hemos probado el Volvo XC90 T8 con doble mecánica

Primera prueba del Porsche 718 Boxster

Prueba nuevo Seat León Cupra 290

Una saga de pura diversión: todos los Renault Clio Sport

Prueba Lotus Exige Sport 350

Lecturas recomendadas