Prueba Ford Ranger 2016: el sheriff de los caminos

Un rutero más que aceptable en carretera y un alumno aventajado fuera de ella: son los dos 'Colt' que esconde el nuevo Ford Ranger 2016 en sus cartucheras.

7 10

Nuestro veredicto

¿Un pick-up. Para qué quiero yo eso?

Vale, está claro que el Ford Ranger 2016 no es el mejor compañero de viaje para disfrutar en carreteras reviradas -para eso ya tienes el Ford Focus RS-. Pero la cosa cambia si trabajas en zonas agrarias y necesitas un vehículo que cumpla en el asfalto, dé la talla fuera de él y, sobre todo, te ofrezca una buena capacidad de carga. Ahí dejarás de preguntarte para qué necesitas un pick-up con tracción a las cuatro ruedas, reductora y diferencial trasero con bloqueo electrónico.

A modo de comparación, es como en el lejano oeste, donde adentrarse en el desierto sin un caballo apropiado era convertirse en pasto de los buitres... Pues algo parecido ocurre en el campo: meterse en determinados caminos sin la montura adecuada puede hacer que nuestro vehículo acabe igual que uno de esos esqueletos de vaca que podían verse en las películas del oeste: empanzado y abandonado a su suerte en un barrizal o en una trialera en la que fuimos demasiado optimistas... Y en este terreno, el nuevo Ford Ranger supera con creces a algunos de los todocaminos más elitistas del mercado, que además cuestan un auténtico pastizal. Y es que cuando el camino se complica es cuando más valorarás tener un vehículo de las características del Ranger: una capacidad de vadeo con una profundidad de hasta 800 mm y con 230 mm de distancia hasta el suelo, ángulos de salida y entrada de 28 y 25 grados, una capacidad de remolque de 3.500 kilos y una de carga de hasta 1.269.

Prueba Ford Ranger 2016

Vale, ¿pero es un caballo percherón en carretera?

Ojo, pese a las anteriores críticas a su comportamiento dinámico, tampoco te lleves a engaños. Los pick-up de ahora no son como los de antes: vehículos rudos que sobre todo servían para hacer el burro en el campo. La cosa ha cambiado y el Ford Ranger 2016, que adopta una nueva suspensión, es un rodador muy digno en el asfalto siempre que seas consciente de sus dimensiones (de 5,28 a 5,36 m) y peso (de 1.931 a 2.167 kg).

El Ranger con motor más potente (3.2 TDCi de 200 CV) tira con bastante soltura de los 2.150 kilos de la versión con doble cabina (hay disponibles Cabina Simple, Super Cab y Doble Cabina) y permite mantener buenas velocidades de crucero. Eso sí, no esperes milagros del acelerador, ya que en cuando la carretera se empina y, sobre todo, a la hora de adelantar, se echa en falta un plus de potencia. Además, las relaciones del cambio tampoco ayudan. Otro apunte del motor del nuevo Ranger: no es que sea precisamente silencioso... Mejores sensaciones transmite la suspensión, que aunque a veces puede resultar un pelín seca, contiene bien los balanceos de la carrocería.
Un último detalle en el apartado mecánico: olvídate del bloque 2.2 TDCi de 160 CV. Se queda corto de potencia, y únicamente me decantaría por él si fuera a realizar desplazamientos que no requirieran ese empuje adicional con bastante frecuencia (adelantamientos en vías de doble carril, etc).

¿Qué más me aporta este sheriff de los caminos?

En primer lugar, el Ford Ranger 2016 luce un lavado de cara en el que destaca especialmente el capó más musculoso, una nueva parrilla trapezoidal y unos prominentes faros. El interior, que también se ha renovado, está presidido por una pantalla táctil central de ocho pulgadas y cuenta con un nuevo panel de instrumentos con displays digitales bicolores que proporcionan información variada del vehículo, el sistema de entretenimiento, el navegador y el climatizador. Especialmente refinado es el habitáculo de la versión Wildtrack, la tope de gama (abajo te cuento todos los acabados disponibles).
Mecánicamente, los dos bloques cuentan con Auto-Start-Stop y dirección eléctrica -demasiado asistida en mi opinión-. Según el fabricante reducen su consumo hasta un 17%: las cifras oficiales parten de los 6,5 y 8,3 litros a los 100, aunque estos números se han superado ampliamente en esta primera prueba del Ford Ranger 2016. Por otro lado, la transmisión de seis marchas puede ser manual y automática, y además hay versiones con tracción a las dos ruedas o a las cuatro.
Otro de los puntos fuertes del pick-up de Ford es su equipamiento tecnológico, poco frecuente en un vehículo de este segmento. Entre sus asistentes se encuentran el sistema de conectividad activado por voz SYNC2, el mantenimiento de carril, el control de crucero adaptativo con alerta delantera, el reconocimiento de señales de tráfico, el asistente de estacionamiento frontal y trasero, el control de estabilidad electrónico con reducción de vuelco y control de balanceo de remolque, el arranque en pendiente, el control de descenso, el control de carga adaptativo -ajusta el control electrónico de estabilidad según el nivel de la carga- y la asistencia de freno de emergencia -proporciona una fuerza adicional al sistema de frenado en caso de emergencia-.

¿Y cuánto cuesta?

Como ya te comentaba anteriormente, el nuevo Ford Ranger se ofrece en tres versiones (Cabina Simple, Super Cab y Doble Cabina) y cuatro niveles de equipamiento (XL, XLT, Limited y Wildtrack). Sus precios oscilan de los 27.100 euros de la versión XL 2.2 TDCI con cabina sencilla a los 38.100 de la Wildtrack 3.2 TDCI Autom. con doble cabina.

Ah, no te olvides de...

Un par de detalles importantes que debes saber. El primero, el Ford Ranger es el único vehículo de su segmento que tiene cinco estrellas Euro NCAP. Y una segunda noticia peor, únicamente puede matricularse como vehículo industrial, así que olvídate de sobrepasar los 90 km/h.

No te pierdas:

- Prueba nuevo Volkswagen Tiguan

- Nissan X-Trail Warrior: el campeón del mundo de esquí

- ¿Un fórmula 1 con cadenas? Max Verstappen disfruta en la nieve

- Vídeo: Red Bull Frozen Rush, coches saltando en la nieve

- Vídeo: Un Porsche 911 SC RS derrapa sobre la nieve en Nürburgring

- Vídeo: por qué necesitas un Audi RS4 para disfrutar en la nieve

- ¿Nieve en Nueva York? Un Jeep Wrangler, unos esquís y a disfrutar

Lecturas recomendadas