Prueba: Lexus RC 300h. No es un híbrido cualquiera

El Lexus RC 300h es un coupé híbrido y premium, como anuncia la marca, que por primera vez asocia estos tres términos. ¿Qué se esconde bajo su carrocería?

8 10

Nuestro veredicto

¿Qué es esto?

El Lexus RC 300h, que amplía el mercado de los coches híbridos. Además, es coupé y premium (por si no lo habías notado). Lo que quizá no sabías es que, por primera vez, esos tres términos van de la mano en la marca. Y eso sí hay que destacarlo.

Muy bien, habíamos visto sus dos puertas.

El estilo de la carrocería está claro. Y resulta atractivo: es muy similar al RC F, el ‘tope de gama’, un deportivo que a su vez toma elementos de la superestrella de Lexus, el LFA. Sus líneas destacan y sugieren un dinamismo implícito.

¿Lo cumple?

Ahora iremos a eso. Estábamos en la noción ‘premium’. Además de en la construcción exterior (en la que el fabricante asegura haber empleado técnicas reservadas hasta ahora a los concepts), la calidad se percibe claramente en el habitáculo, con materiales nobles y acabados sin fisuras extrañas. Sus asientos están forrados en un cuero suave, perfecto al tacto. Se ajustan a tu cuerpo como si fueran el molde de tu sitio en un monoplaza. A partir de ahí, mandos electroestáticos para controlar el aire acondicionado (que las órdenes de uno sólo de tus dedos sean obedecidas es muy placentero), botones por todas partes y una pantalla central que muestra la información de forma clara. Tienes un touchpad, similar al de un ordenador portátil, para desplazarte por las distintas opciones. Y eso en un coche queda muy pintón, pero en este caso distrae, ya que los menús no son muy intuitivos.

Ummm, vale, muy bonito para el conductor. ¿Y el resto de pasajeros?

En las plazas traseras, como buen coupé, no esperes mucho espacio para la cabeza; si eres alto, procura no pasar allí más tiempo del necesario. Eso sí, para las piernas hay una amplitud razonable.

Nos queda el tema híbrido...

No me he olvidado. Dejando atrás lo obvio (motor eléctrico más propulsor térmico), estás ante un coche de 223 CV. Y eso debería ser suficiente para que, unido a su imagen, te lanzases a recorrer puertos de montaña. Eres joven, justo lo que busca Lexus para el RC 300h, y dinámico, así que no puedes pedir más. En teoría. Porque el modelo se muestra un poco perezoso en las salidas de los semáforos y le cuesta lanzarse. Pero, una vez lo hace, te descubrirás llevando velocidades de crucero muy sensatas. Todavía mejor: vas muy relajado, ya que la rigidez de su carrocería y la puesta a punto de la amortiguación se encargan de que la pisada de este vehículo sea muy firme, aplomada, transmitiéndote la sensación de que todo está bajo control. Y lo está, aunque ruedas por una autopista y afrontas curvas amplias, el terreno en el que más cómodo se encuentra este coche.

Perdona... ¿Autopistas? ¿Para su propulsión trasera?

Tranquilo. No es que no puedas ir a carreteras más retorcidas para disfrutar de su 'todo atrás'; es simplemente que allí seguirá mostrando su exquisito respeto japonés: ni un mal gesto, ni un movimiento fuera de lugar mientras desarrolla su trabajo con eficiencia.

Oh, eficiencia. Eso me interesa.

Su gasto oficial de carburante es de 4,7 l/100 km. El motor eléctrico empieza a empujar suavemente cuando arrancas para dejar paso al térmico. Un generador decide cómo mezclar la potencia de ambos según las condiciones del momento. Mientras, una caja de cambios secuencial de seis marchas opera sin que apenas lo percibas -también puedes tomar el mando desde las levas en el volante- para tenerte entre algodones: ni tirones, ni ruidos.

Ajá. No parece muy acorde a su imagen.

No te confundas, ya que no pretende ser un deportivo, pese a sus líneas. Pero si quieres un poco más de sal, opta por el modo de conducción Sport (justo al lado del Eco y el Normal), que cambia la iluminación del habitáculo a un estimulante color rojo. La dirección tensa sus tendones, el acelerador se vuelve más sensible… Ya sabes cómo va esto. Subirás otro escalón en dinamismo con el Lexus RC 300h F Sport, el acabado deportivo del modelo, que añade el programa Sport +, una amortiguación específica y el sistema AVS (Suspensión Variable Adaptativa). Además, su parrilla es más ancha y más baja y su interior lleva elementos de aluminio para que el ambiente sea más deportivo. Ah, y puedes jugar con el reloj del cuadro de mandos móvil, tomado del LFA. Ojo, que distrae.

Muy bien. Háblame entonces del precio. ¿Qué tecnología adquiero?

El equipamiento es más que completo en cualquier versión: navegador, equipos de sonido que van ‘in crescendo’ hasta la marca Mark Levinson, dispositivo VDIM (trabaja sobre la dinámica, tracción y estabilidad del RC 300h), sistema pre-colisión, control de crucero adaptativo… Los precios comienzan en 45.900 euros. Es híbrido, es coupé, es premium. Y es Lexus.

No te pierdas...

¿Sabes porqué el Lexus RC 200t no vendrá a España?

Lexus de hidrógeno: ¡confirmado!

Sistema Multietapa Híbrido de Lexus: así funciona.

Los BMW M híbridos llegarán más pronto que tarde. En serio.

¡¡¡¡Morgan lanzará modelos híbridos a partir de 2019!!!!

Lecturas recomendadas