Prueba: Toyota RAV4 Hybrid

Es un SUV y es híbrido. O sea, más urbano que campero

7 10

Nuestro veredicto

¿Qué es esto de Toyota Rav4 Hybrid?

Es el primer SUV híbrido de la marca japonesa. Era cuestión de tiempo que la compañía uniera su todocamino compacto, el que originó este segmento hace dos décadas, con una tecnología de la que es abanderada desde hace también 20 años. Y este es el resultado: un SUV de tamaño medio, espacioso por dentro, relativamente silencioso, cómodo y con un motor de 197 CV.

¿Y no llega un poco tarde a los SUV híbridos?

Quizá. El RAV4 Hybrid tiene a los Lexus NX 300h RX 450h en su misma casa, por no hablar de sus rivales alemanes. Pero Toyota siempre ha sido adalid del ‘mix’ motor térmico+eléctrico y, como tal, no hace las cosas a ciegas: ha esperado para ofrecer, además, otras tecnologías asociadas. No tiene mucho que ver aún con esa frikada del sistema híbrido multietapa de Lexus, pero para empezar no está nada mal.

Entonces, ¿Qué tecnologías tiene el Rav4 Hybrid?

Para empezar, estamos ante el Toyota RAV4 más potente vendido jamás en Europa gracias a sus 197 CV. Los saca de un motor de gasolina de 2,5 litros (tiene 152 CV) y un propulsor eléctrico de 105 kW (143 CV). No se trata de sumar ambas cifras, ya que estos elementos no funcionan a la vez. Bueno, esto en sí no es innovador, pero sí curioso. Como curioso es que utilicen un motor de gasolina de dos litros y medio para un modelo tan... ¿verde? La clave está en que se trata de un modelo global y en que utiliza un eficiente ciclo Atkinson que es es más eficiente que el Otto. Como es demasiado complicado, mejor te lo explico en otro momento (vamos, que no tengo ni idea de lo que significa).

Un rival de armas tomar: el Volkswagen Tiguan 2016

Lo que sí es novedad en Europa es un Toyota híbrido 4x4. En estas versiones hay un motor eléctrico en las ruedas traseras de 50 kW (68 CV), por lo que ambos ejes no están unidos de forma mecánica. Es decir, se pone en marcha el tren posterior en momentos puntuales, como en las arrancadas, las pendientes o en superficies deslizantes. Se trata de la tracción E-Four: tiene la ventaja de un ahorro de combustible mayor que el asociado habitualmente a los AWD (All Wheel Drive): si el 4x2 gasta 4,9 l/100 km, el 4x4 tiene un consumo oficial de 5,1 l/100 km. Y también aumenta la capacidad de remolque del modelo hasta los 1.650 kg.

El Toyota Rav4 Hybrid tiene un cambio automático con seis velocidades (establecidas artificialmente) con función secuencial. El manejo no deja de ofrecer esa sensación de los CVT de que pisas y aquí no pasa nada... salvo que aparece más ruido en el habitáculo. El ‘mapeo’ del acelerador ha sido modificado para que la entrega de potencia sea más lineal, más natural y se reduzca la rumorosidad. Todo esto está bien para circular tranquilo en ciudad. Pero se resume en que hay bastantes ocasiones en las que buscas algo más de respuesta.

Será entonces cuando recurras al manejo secuencial, que mejora la respuesta del acelerador, o al modo ‘Sport’, otra de las novedades del RAV4 Hybrid. Este programa de conducción se suma al normal, al eléctrico (verdaderamente útil al circular por ejemplo en un garaje) y al Eco. En Sport la verdad es que responde con gracia, pero insisto en ello porque es una faena, el ruido desluce un el excelente trabajo de insonorización que se ha llevado a cabo.

Muy bien. Y al volante, ¿qué?

La verdad es que el Rav4 Hybrid es muy cómodo. En un viaje tranquilo por autopista el confort es la nota dominante. El tarado de la suspensión es tirando a blanda, y eso se une a unos neumáticos de perfil bajo (y baja fricción). Cuando vas a velocidades contenidas no sientes nada, pero a la mecánica parece que le cuesta ganar fuerza. Su peso lo hace más torpe que sus hermanos de gama y provoca que aumente el consumo por encima de las cifras oficiales. A pesar de todo, las prestaciones que da la marca son buenas: según Toyota, pasa de 0 a 100 km/h en 8,3 segundos. Y es que, oye,197 CV son muchos CV y cuando están lanzados, van a por todas.

¿Puedo sacarlo al campo?

Como cualquier otro SUV, mejor dejarlo en caminos sencillos y sin muchos alardes; especialmente en las versiones 4x2 que solo ofrecen como ventaja una mayor altura libre al suelo. Ideal para subir bordillos elevados, pero poco más.

¿Qué hay de la seguridad del Rav4 Hybrid?

Me alegro de que lo preguntes. Siempre hablamos de la falsa sensación de seguridad que ofrecen estos vehículos debido a su postura de conducción elevada, pero Toyota ha cuidado este apartado dando estabilidad y aplomo a la pisada del RAV4 Hybrid.

Más allá de eso, ha incluido un montón de sistemas interesantes, englobados en el Toyota Safety Sense. Por primera vez, un modelo de la marca incorpora cámara y radar en esta especie de ‘escudo protector’ para proponer el dispositivo pre-colisión con detección de peatones. A esto hay que sumar el avisador de cambio involuntario de carril, el control de crucero adaptativo y de las luces de carretera y el reconocimiento de las señales de tráfico.

Siempre es útil…

Efectivamente, como el nuevo monitor de visión panorámica, que da una imagen de 360º ‘a vista de pájaro’ del coche y la muestra en la pantalla central para que ‘afinemos’ en las maniobras a baja velocidad.

¿Y en cuanto a su diseño?

Va en los gustos de cada uno. Hay algunos cambios, como las llantas, un embellecedor en el portón trasero, la prominente parrilla central… Y en el interior tenemos una sensación de mayor calidad percibida. Los precios del Toyota RAV4 Hybrid son competitivos y oscilan entre los 29.890 y los 38.990 euros. Los responsables de la marca están tan seguros de su apuesta que planean que el 80% de los RAV4 vendidos corresponda a versiones híbridas. Casi nada…

¿Más sobre híbridos? No te puedes perder...

¡¡¡¡Morgan lanzará modelos híbridos a partir de 2019!!!!

Los BMW M híbridos llegarán más pronto que tarde. En serio

Lecturas recomendadas