Pasar al contenido principal

Prueba Skoda Superb Scout 4x4: todos contentos

Hay vida más allá de los SUV...
Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
Prueba Skoda Superb Scout
8 10

Nuestro veredicto

La prueba del Skoda Superb Scout 4x4 nos sitúa en un segmento muy apreciado pero quizá algo abandonado desde que los SUV tomaran el control del mercado: el de las berlinas familiares. Y este Skoda, además de ser la versión Combi, juega también con otra serie de ventajas.

No te pierdas: ¿Por qué el Skoda Octavia es el modelo más exitoso de la marca?

Mi cometido aquí es explicarte cuáles son y de qué manera podrás beneficiarte de ellas si finalmente decides optar por esta carrocería y esta versión tan particular; pero vayamos por partes y empecemos hablando de su estética. ¿Qué es lo que más llama la atención del Skoda Superb Combi Scout 4x4 de esta prueba?

Se presenta, como no podía ser de otra forma, con los rasgos de diseño característicos que ya conocíamos del nuevo Skoda Superb -faros LED de serie (pueden ser Matrix LED como opción), parrilla modificada, nueva firma lumínica…- pero hay otros detalles que indican que se trata de un modelo particular: es el caso de los paragolpes reforzados o las protecciones de plástico que rodean la carrocería y le otorgan un carácter más robusto.

 

Prueba Skoda Superb Scout

 

Carrocería, por cierto, que se separa 15 mm del suelo para justificar ese apellido Scout que le acompaña y que, junto con la tracción 4x4, pretende ser sinónimo de versatilidad. ¿Creéis que lo conseguirá? Luego profundizaremos sobre esto… 

Lo bueno de la versión campera del Skoda Superb es que mantiene los atributos que hicieron del Skoda Superb un icono: el más destacado, la cantidad de espacio disponible. La versión Combi cuenta con un maletero de 660 litros -líder en el segmento- que puede llegar hasta los 1.950 litros con los asientos traseros abatidos. 

 

Prueba Skoda Superb Scout

 

Además, dentro de su filosofía familiar y como parte del concepto ‘Simply Clever’, ofrece numerosas soluciones prácticas tales como cajones laterales, argollas para colgar bolsas e incluso un tablero plegable para hacer un doble fondo si así lo deseas. Además, como opción se puede elegir el portón con accionamiento eléctrico y apertura manos libres, que nos facilitará mucho la vida cuando vayamos cargados hasta arriba. 

 

Prueba Skoda Superb Combi Scout 4x4: interior

Dada la naturaleza campera de esta berlina familiar, las soluciones útiles siguen estando presentes a bordo. En los reposacabezas de los asientos traseros encontramos, por ejemplo, dos fundas con mantas -por si la escapada al campo te da sueño y quieres echarte una siestecita tras la comida- cortinillas para las ventanillas laterales, soporte para el teléfono móvil anclado a la parte trasero de los reposacabezas delanteros y numerosos huecos portaobjetos en todo el habitáculo; bajo el del reposabrazos central, por ejemplo, se puede incorporar incluso un soporte con cargador para tablet.

Los pasajeros de las plazas traseras -donde podrán viajar tres personas, aunque quien viaje en el centro tendrá que lidiar con el túnel de transmisión- se beneficiarán del gran espacio para las piernas, característico del Superb, pero también de elementos como el sistema de climatización independiente que equipa esta unidad de pruebas o varios puestos de carga de dispositivos con toma de corriente de 230 V y dos puertos USB.

 

Prueba Skoda Superb Scout

 

El puesto de conducción también viene excelentemente preparado para hacer las cosas un poco más fáciles para conductor y acompañante… Sin embargo, al volante, la pantalla del sistema de infoentretenimiento -compatible con Android Auto (por cierto, ¿sabes que ya puedes utilizar Android Auto sin cables en tu coche?) y Apple Car Play- está situada en una posición un tanto baja, lo que obliga a retirar la vista de la carretera si quieres manipularla durante la marcha. 

Eso sí, mi unidad de pruebas del Skoda Superb Combi Scout 4x4 cuenta con el cuadro de instrumentos digital, lo que permite visualizar información relevante como el mapa de navegación, por ejemplo. Su visibilidad es buena, incluso llevando abierto el impresionante techo panorámico que convierte el interior en un lugar diáfano. 

 

El Skoda Superb Combi Scout se comporta como un tiramillas

El Skoda Superb Combi Scout de esta prueba viene equipado con un motor gasolina de 272 CV y 350 Nm entre 2.000 - 5.400 rpm y asociado a un cambio automático DSG de siete velocidades, con levas en el volante. La otra opción disponible sería un diésel de 190 CV con 400 Nm entre 1.900 entre 3.300 rpm (que quizá sea la apuesta si además buscas hacer uso de la bola de remolque opcional), también con cambio DSG y ambas con tracción total. 

Vaya por delante que puede que esta sea una versión más aventurera pero, realmente, se trata de un coche hecho para recorrer grandes distancias en unas condiciones de confort maravillosas. Empuja con fuerza, necesita solo 5,7 segundos para alcanzar los 100 km/h y acelera de forma progresiva, permitiendo viajar a velocidades de autopista con agilidad y suavidad, con una buena insonorización del habitáculo… y cumpliendo incluso con un consumo ajustado a lo que homologa (8,0 litros/100 km), aunque en ciudad estará más cerca de los 9 litros a los 100 km. 

 

Prueba Skoda Superb Scout

 

Sin embargo, aunque quiera transmitir que le gusta la vida fuera de la ciudad, las carreteras de montaña o curvas no son su terreno favorito en cuanto a dinamismo; es cierto que viene equipado con la suspensión de dureza variable, que permite cambiar entre diferentes niveles, pero no está concebido con aspiraciones deportivas, así que siempre prioriza el confort a la deportividad y su chasis y sus más de 1.600 kg de peso te lo harán saber tan pronto como pueda. Tampoco es un drama: relájate y conduce disfrutando del paisaje. 

Si quieres modificar la respuesta del Skoda Superb Combi Scout 4x4 podrás hacerlo a través de sus modos de conducción Eco, Confort, Normal, Sport, Individual y Offroad; este último, como no podía ser de otra forma, es el que marca aquí la diferencia y el protagonista en esta versión, ya que es en el que confiarás cuando decidas abandonar el asfalto.

 

Prueba Skoda Superb Scout

 

Vaya por delante que estamos hablando de ciertas aptitudes lejos de la carretera o en caminos en mal estado, pero no de capacidades todoterreno. Así que básicamente, con el modo Offroad tendrás a tu disposición una suspensión y una dirección más blandas y un mejor control de la tracción para desenvolverte en superficies deslizantes, por ejemplo. 

 

Conclusión

Si tienes familia o muchos amigos con los que disfrutar de tu tiempo libre, el Skoda Superb Scout 4x4 puede ser una alternativa de compra a los SUV muy interesante. Cuenta con un diseño fresco y un interior limpio y con buenos acabados -esta unidad montaba asientos de cuero y Alcantara-, tecnología de última generación y conectividad a bordo, todas las soluciones prácticas que caracterizan a la marca Skoda y dos opciones mecánicas que prometen ser muy resolutivas para lo que el cliente espera; la aquí probada, con una buena respuesta para viajar con soltura durante largas distancias. 

¿Su precio de partida? 39.171 euros para el bloque gasolina más potente y 38.432 euros para el diésel de 190 CV. 

Y además