Conducimos los Ford Fiesta más rápidos

Todo el mundo adora los Ford Fiesta más rápidos (nosotros incluidos). Y la marca nos ha dejado las llaves de su colección para que los conduzcamos.

Los Ford Fiesta más rápidos
8 10

Nuestro veredicto

Todos conocemos a alguien que tiene un amigo dueño de uno de los Ford Fiesta más rápidos… incluso puede que haya uno en su garaje. Son divertidos para cualquiera y su relación calidad/precio es imbatible. Por eso, cuando la marca nos invitó a su Centro de Herencia (un hangar en las profundidades de Essex) con el fin de que nos pusiéramos al volante de algunos de los modelos antiguos más ágiles, casi besamos sus manos.

Todo esto es en honor del Ford Fiesta ST200, la última versión del actual ST, que tiene el doble de potencia que el primer XR2. Es el progreso, ¿eh? Pasarán un par de meses antes de que lo conduzcamos, pero, si se parece a la mayoría de sus ancestros, será un auténtico desmadre.

Ford Fiesta XR2 MK2 (1989)

Ford Fiesta XR2 MK2, frontal
Nos gustan los faros tipo 'rally' del Fiesta XR2.

¿Qué es esto?

No es el primer XR2, pero sí el que todo el mundo recuerda. Apareció en 1984, un año después de que se lanzase el revisado Fiesta MK2, y supuso un éxito de ventas. Ford añadió a su monótono modelo llantas de aleación, faros antiniebla tipo ‘rally’ y mucho trabajo en la carrocería, además de un nuevo escape y un motor 1.6 para que todo cuadrase.

Ford Fiesta XR2 MK2 (1989)

Ford Fiesta XR2 MK2, trasera
El Fiesta XR2 no tenía unos frenos muy efectivos.

¿Cómo es conducirlo?

Adecuadamente divertido y libre de responsabilidades, ya que no da ninguna concesión a la modernidad. Esa mecánica 1.6 se merece subir de vueltas, lo que hace con una efervescencia muy satisfactoria cuando se acerca a la zona roja. Sabe mostrarse lo suficientemente tranquila como para que no tengas que temer por los puntos de tu carné y también lo suficientemente ágil para no ser tediosa.

La dirección sin asistencia es rapidísima y transmite muy bien lo que sucede entre las ruedas y el asfalto -en comparación con las electrónicas de hoy en día-… Pero si necesitas aparcarlo con cierta urgencia, más vale que tengas unos músculos en los brazos bien desarrollados. El Ford Fiesta XR2 se muestra ligero (porque lo es), honesto, mecánico y, por ello, te implica agradablemente en su conducción. Puedes ganar velocidad en las curvas… pero atento, ya que este Fiesta es de una época anterior a los frenos efectivos. El apartado de quejas nos lleva a la postura al volante (como en casi todos los Ford ‘prestacionales’, es demasiado alta) y a su diseño, un poco burdo.

Puede que no se haya revalorizado como un VW Golf GTI o un Peugeot 205 GTi, pero el Fiesta XR2 es muy divertido. Y, por su precio en el mercado de segunda mano, es la forma más barata de conducir un Ford antiguo y rápido.

Ford Fiesta XR2 MK2 (1989)

Ford Fiesta XR2 MK2, interior
No hay dirección asistida, por lo que debes estar fuerte para aparcar...

Ficha Técnica: Motor de 1.597 cc, 4 cilindros en línea, 97 CV, cambio manual de 5 marchas, velocidad máxima de 180 km/h.

Ford Fiesta XR2i MK3 (1993)

Ford Fiesta XR2i MK3, frontal
El peso que añade respecto a su predecesor hace que este Ford Fiesta parezca adormilado.

¿Qué es esto?

Un sucesor del XR2 MK2, pero con inyección directa. Viene de ese período de los 90 en el que muy pocos compraban compactos deportivos… Más bien, los robaban. Las primeras versiones tenían uno de los antiguos propulsores 1.6, pero desde 1992 los XR2i equipaban una mecánica nueva, una 1.8 16v, que se ajustaba a unas normas de emisiones más restrictivas. Como su predecesor, cuenta con paragolpes especiales; sus llantas y faros van acordes al aumento de potencia. El que ves en las fotos es de 1993, lo que significa que tiene el motor grande (pero no más potente).

Ford Fiesta XR2i MK3 (1993)

Ford Fiesta XR2i MK3, trasera
Los paragolpes y llantas eran específicos de esta versión.

¿Cómo es?

No tuvo un recibimiento brillante en su época y, habiendo conducido el XR2 MK2 justo antes, coincidimos. Parece adormilado al lado de su ‘ancestro’, lo que admitimos que ya esperábamos debido al peso añadido. Sigue sin ofrecer dirección asistida, lo que está bien, pero no nos gusta la ‘pesadez’ que empaña esta sensación. Es una fracción de segundo más rápido, pero no entrega la potencia de forma tan precisa y dramática. A cambio, sus frenos son funcionales, lo que ya es una gran mejora.

Ford Fiesta XR2i MK3 (1993)

Ford Fiesta XR2i MK3, interior
Su dirección es un poco 'pesada'.

Ficha técnica: 1.800 cc, 4 cilindros en línea, 106 CV, cambio manual de 5 marchas, velocidad máxima de 186 km/h.

Ford Fiesta ST (2006)

Ford Fiesta ST 2006, frontal
El Fiesta ST de 2006 llevaba un motor atmosférico. Bien.

¿Qué es esto?

El primer Fiesta que llevó el logo ‘ST’ y el primer Ford que dejó de hacerlo sin haber anunciado sus caballos o cuántas válvulas tenía (sin contar el Mondeo ST CDTI, que nosotros no contamos). A ver, 150 CV no eran tantos, ni siquiera en 2004. Y, además, la marca confiaba en la calidad de su chasis, no en potencia pura, para hacer del ST un ganador.

Ford Fiesta ST (2006)

Ford Fiesta ST 2006, trasera
Este Fiesta fue el primero que llevó el logo 'ST'.

¿Cómo es?

Se trata de uno de los últimos compactos deportivos atmosféricos, antes de que todo se volviera turbo. En comparación, su motor de 2 litros es lineal y predecible, aunque quizá peca de ser poco emocionante para un coche como éste. La dirección, con asistencia hidráulica, tiene más peso y da más información que la actual. La palanca de cambios también es muy decente y rápida. Al igual que los otros tres modelos que hay en esta prueba, te obliga a sentarte en una posición demasiado elevada. Quizá aquí se nota más, pero eso no evita que te diviertas con él. Es bueno, pero no será reverenciado en los años venideros.

Ford Fiesta ST (2006)

Ford Fiesta ST 2006, interior
La postura de conducción del Fiesta ST es demasiado elevada.

Ficha técnica: 2.000 cc, 4 cilindros en línea, 150 CV, cambio manual de 5 marchas, velocidad máxima de 207 km/h.

Ford Fiesta ST (2016)

Ford Fiesta ST 2016, frontal
El nuevo Ford Fiesta ST nos gusta mucho. Muchísimo.

¿Qué es esto?

El Ford Fiesta ST actual y uno de nuestros compactos deportivos favoritos… incluso tres años antes de que fuera lanzado.

Ford Fiesta ST (2016)

Ford Fiesta ST 2016, trasera
Es preciso, juguetón, ágil... Nos encanta.

¿Cómo es?

Excelente. Por su precio, el placer de conducción que te da el Fiesta ST en una carretera secundaria es imbatible. Se muestra preciso, juguetón, ágil y ansioso. Nuestra única queja es la dirección: aunque es rápida y efectiva, no transmite información.

Ford Fiesta ST (2016)

Ford Fiesta ST 2016, interior
La dirección apenas transmite información.

Ficha técnica: 1596 cc, 4 cilindros, turbo, 184 CV, cambio manual de 6 marchas, 223 km/h.

Lecturas recomendadas