Duelo de superventas: Kia Sportage contra Nissan Qashqai

Llega el momento de enfrentar a dos tipos muy duros...

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

¿Qué tenemos aquí?

Se trata de un enfrentamiento entre dos auténticos titanes del mercado. Por un lado tenemos al Nissan Qashqai, que fue quien inauguró el segmento SUV y pronto quedó convertido en una referencia para cualquier fabricante... y en el salvador de la marca de caer en la ruina más absoluta -todos los días los directivos de la firma japonesa le rezan al llegar a la oficina-. Frente a él está el Kia Sportage, la apuesta del constructor coreano por el segmento de moda que ahora ha recibido una puesta al día de lo más interesante. 

¿Y eso de superventas?

Por si no lo has notado -no creemos que no te cruces al día con al menos cinco unidades de cada coche enfrentado hoy aquí-, tanto el modelo de Nissan como el de Kia son verdaderos best sellers -aprende, Dan Brown-: sólo en España en 2016 se han vendido 16.470 unidades del primero por las 12.405 del segundo. Sí. Como rosquillas... 

¿Y cuál es la mejor apuesta?

Está claro que el éxito del Nissan Qashqai no ha durado tantos años por ser un mal coche: está bien hecho, tiene un diseño atractivo, y el ser humano es un animal gregario. Tiende a ir donde está la masa. Pero eso no significa que el Kia Sportage sea un peor coche. De hecho, el nuevo modelo es más atractivo, está mejor terminado y ofrece una buena habitabilidad interior. Y es distinto a lo que estás harto de ver en el aparcamiento del centro comercial... 

¿Cómo van en movimiento?

Otro Kia que no va nada mal... nuevo Kia Optima GT

Está claro que si buscas un coche de este tipo no antepones las sensaciones al volante sobre otras cosas. De hecho, prácticamente relegas el tacto de conducción a uno de los últimos lugares de la lista de prioridades. Pero debes saber que ninguno de los dos coches que ves en esta prueba va nada mal: son agradables de conducir, tienen suficiente confort de marcha y, aunque no se acercan a la efectividad de un compacto tradicional, su comportamiento es adecuado en prácticamente cualquier situación. ¿Quieres un ganador? Podríamos decir que el Qashqai tiene algo de ventaja... pero muy poca. 

Hablemos de interiores...

Los habitáculos de los coches coreanos se han puesto muy al día con respecto a las exigencias del cliente europeo, y el Sportage no es una excepción: ofrece una buena calidad de acabado aunque en algunas zonas se nota que el presupuesto no daba para demasiados alardes. Lo mejor que tiene es su espacio interior y su maletero, más grande que el de su rival nipón. 

El Nissan Qashqai, por su parte, ofrece un interior bastante amplio con una calidad aparente muy conseguida. Además su sistema multimedia es más intuitivo y su navegador funciona muy bien. Y tiene mucha tecnología a bordo como las cámaras de 360 grados -para ver cómo rozas el coche de al lado al aparcar desde distintos ángulos, como en el fútbol- y lo que en la marca llaman el Escudo de Protección Inteligente, que parece desarrollado por el Pentágono. Pero no lo es. 

Hora de hacer cuentas: ¿Precios?

El Kia Sportage que ves en las imágenes está equipado con el acabado GT, que además de unas llantas grandes y bonitas -un accesorio fundamental en cualquier SUV que se precie- lleva tracción total y un motor diésel de dos litros y 136 CV que es capaz de conformarse con engullir 5,2 litros a los 100 km. Su precio es de unos 35.000 euros, que siempre bajan bastante al aplicar los descuentos correspondientes... 

El Nissan Qashqai Tekna ofrece un motor 1.6 de 130 CV -no hay ninguna opción diésel más potente- y con un nivel de acabado similar al de su rival coreano tiene un precio muy parejo: con los descuentos aplicados por la propia marca, el modelo japonés se irá a tu casa por aproximadamente 30.000 euros, que es prácticamente el mismo coste del Sportage... pero con un mejor consumo -una décima más contenido- y algo más de tecnología a bordo.  

Veredicto

Otra batalla de coches molones: Mazda MX-5 contra Mini Cabrio 

Debemos reconocerle a Kia el mérito de atreverse a entrar en un segmento tan complicado como el de los SUV y haber conseguido lanzar un coche tan solvente como el Sportage. Se podría decir que el Nissan Qashqai vence por muy poco en prácticamente todas las áreas fundamentales, pero sin duda la estética más personal del coreano es un valor a tener muy en cuenta. Y tiene más maletero, así que le caben mejor las bolsas de la compra. ¿Vamos al súper?

Lecturas recomendadas