Pasar al contenido principal

Ferrari Testarossa vs Ferrari F40, dos mitos cara a cara

deportivos 80 lujo altas prestaciones superdeportivo italia
Dos coches de una misma época, dos iconos, dos maneras de entender la deportividad.

Tanto el Ferrari Testarossa como el Ferrari F40 son iconos del automóvil, dos de los coches más especiales nacidos de la fábrica de Ferrari. No es habitual que dos coches, de una misma marca, de un mismo periodo histórico, consigan un impacto tan importante. ¿Qué tienen de especial? ¿Por qué nos conquistaron? ¿Se puede elegir entre uno y otro? Hoy vamos a repasar algunos de los aspectos de ambos coches para poder decidir con mayor criterio. 

Y es que entre estos dos coches deportivos podría salir el Ferrari moderno más importante de la historia. O el más mítico al menos. Dos coches que llevaron la fama de Ferrari a un nuevo nivel, dos coches que protagonizaron muchos pósters en las paredes de los adolescentes de los 90. ¡Dos auténticas joyas con ruedas!

Un diseño muy afilado

Ferrari Testarossa

El Ferrari Testarossa en cuanto a diseño creo que es más importante para Ferrari que el F40. Me explico: el Testarossa nació en 1984 y considero que fue el salto definitivo de Ferrari hacia la modernidad. Sus líneas afiladas cautivaron, así como su concepto de súper GT de lujo. Era algo nuevo y algo revolucionario. Un superdeportivo con motor de 12 cilindros, rapidísimo y de altísimas prestaciones pero también apto para viajar rodeado de lujo.

El concepto GT es el más importante en la historia de Ferrari y el Ferrari Testarossa fue clave en su modernización. Eso sí, su arquitectura es única, con el motor en posición central trasera. Fue algo revolucionario y creo que en cuanto a diseño es más potente que el F40, que al fin y al cabo buscaba la máxima espectacularidad y radicalidad.

Sin duda, el diseño del Ferrari F40 es todo un icono en el mundo del automóvil, pero sus líneas rectas y afiladas eran una evolución de las del testarossa: quizás en este sentido puede tener más importancia histórica el Ferrari 288 GTO. Mucho se dice que el Ferrari F40 es el primer hiperdeportivo de la historia, y puede ser así. No me pidáis que elija uno por simple cuestión estética porque no puedo. Por importancia histórica, creo que el Testarossa se lleva el punto del diseño.

Interior

Ferrari F40 LM GTC

El concepto de GT de lujo en Ferrari es clave. Es la mejor marca del mundo creando coches que combinan la máxima deportividad, precisión y emoción al volante con el lujo clásico. Por ejemplo, el Ferrari 812 Superfast es un buen ejemplo. El interior del Ferrari Testarossa es muy interesante: mucho cuero, mucho lujo pero la postura al volante te deja claro que estás en un superdeportivo.

Por ejemplo, los pedales están desplazados hacia la derecha y tienen un tacto muy deportivo. Lo mismo ocurre con el cambio. Quizás ciertos elementos son más refinados que el radical F40, pero lo cierto es que el interior del Ferrari Testarossa tiene un sabor muy deportivo.

Ahora bien, el del F40, ¡es casi el de un coche de carreras! Simple, básico, espartano: sus backets de abrazan y las sensaciones que transmite antes de empezar a rodar te ponen los pelos de punta. Cuando arrancas el V8 detrás de tu cabeza las pulsaciones se disparan. El Testarossa tuvo algunos problemas serios de calidad, mientras que el F40, al ser tan espartano y radical, fue más eficaz. Es difícil elegir ganador en esta categoría, pero creo que me quedo con el sabor tan radical del F40.

Tecnología

mapa tecnico motor tecnologia

Ambos coches eran lo mejor de lo mejor en su categoría y su tiempo. El Ferrari Testarossa fue muy avanzado a su época con el uso del motor de 12 cilindros a 180 grados con inyección Bosch K-Jetronic y encendido electrónico. Era el motor más potente en un coche de producción masiva y la cantidad de tecnólogía utilizada, como la lubricación por cárter seco o el embrague de doble plato, le hicieron ser una referencia tecnológico de su tiempo. 

También a nivel aerodinámico se trabajó mucho, así como la refrigeración del habitáculo, buscando mejorar el confort de los usuarios con la incorporación de nuevos radiadores en la parte trasera. El Ferrari F40 era un coche de carreras con matrícula y quizás lo más impresionante de su desarrollo es que se realizó en un tiempo récord. 

En 13 meses el coche pasó de ser un folio en blanco a convertirse en un icono. Enzo Ferrari estaba en sus últimos días y no quería morirse sin ver el coche de calle ideal. Nicola Materazzi fue el encargado de su desarrollo y Leonardo Fioravanti del diseño, trabajando para Pininfarina. 

El F40 era un escaparate tecnológico para Ferrari, de su capacidad para crear el mejor coche de calle de la historia. Chasis tubular derivado de la competición y reforzado con materiales como la fibra de carbono o el kevlar. Un motor V8 con doble turbocompresor IHI, uno por bancada de cuatro cilindros, con el que alcanzar los 100 km/h desde parado en 4,1 segundos y alcanzar los 324 km/h.

El Ferrari F40 también tenía una aerodinámica muy trabajada, con efecto suelo y un gran downforce generado principalmente por su gran alerón trasero. El Testarossa fue una evolución de un concepto existente, mejorado al máximo con la más moderna tecnología. El F40 fue una obra de arte de la tecnología creada en apenas 13 meses desde cero. Mi punto va para él.

Motor

deportivos lujo tecnologia escape

Es muy interesante comprobar como dos coches de una misma época contaban con motores tan diferentes. Eso es algo que hoy en día con el control de gastos actual ya no sería posible y es una pena, porque dentro de una misma gama podía haber productos completamente diferentes. Hoy las opciones se reducen a dos motores: V8 o V12.

El Ferrari Testarossa montaba un motor V12 plano a 180 grados (no confundir con un motor bóxer) evolucionado de su antecesor, el Ferrari 512BBi. Es un motor atmosférico con mucha fuerza, muy sedoso y con un sonido celestial. Un motor con un tacto muy deportivo y emocionante. Gracias a sus 390 CV era capaz de alcanzar los 300 km/h, todo un hito para la época. El coche deportivo de producción de referencia.

El motor del Ferrari F40 es una de las cosas más bestias que se ha desarrollado. Ferrari utilizó dos turbocompresores IHI para dar una patada en el culo a su V8 de 2.9 litros, un propulsor relativamente pequeño. Alcanzaba 478 CV de potencia y un comportamiento explosivo, propio del Grupo B. A bajas vueltas estaba algo falto de fuerza, pero cuando los turbos entraban en acción más allá de las 3.500 vueltas, la patada es descomunal.

Me resulta muy difícil elegir entre estos dos motores. El motor de 12 cilindros del Testarossa me encanta por su sabor, por su posición central trasera y por lo refinado que puede llegar a ser, sin perder nunca un ápice de deportividad. Pero el motor V8 biturbo del F40 es rabia pura, sensaciones, competición, pasión. Un motor súper exigente para un coche súper exigente. Tiene que haber un empate aquí.

Precio y revalorización

ibiza lujo deportivos aleron

El Ferrari F40 fue un éxito abrumador: lo que en un primer momento iba a ser una serie limitada a 400 ejemplares (acorde con su nombre) terminó superando los 1.000 ejemplares. La demanda fue absolutamente brutal y los primeros ejemplares se dispararon de precio en los primeros meses, a manos de especuladores. Ferrari quiso zanjar el asunto y fabricaron finalmente 1.315 unidades. 

Y eso que el Ferrari F40 era el coche más caro del mundo en su tiempo. Costaba el doble que el Testarossa, hablamos de 40 millones de pesetas de 1988, 400.000 dólares americanos. ¡Una fortuna! Sin embargo, se llegó a superar el millón de dólares en medio de la vorágine y la locura especuladora por este modelo. Hoy en día el Ferrari F40 es el hiperdeportivo de la marca más barato, ya que su producción finalmente fue mucho mayor: a día de hoy supera el millón de euros y su cotización vuelve a estar al alza.

El Ferrari Testarossa tenía un precio mucho más moderado y su producción también fue muy alta en los muchos años que estuvo a la venta. Pese a ser un icono, su revalorización ha sido bastante baja y hoy en día se pueden encontrar ejemplares por debajo de los 100.000 euros. ¡Menos de su precio nuevo en los años 80! Por eso el F40 gana sin dudarlo este apartado.

Conclusión

deportivo lujo 80 faros escamoteables

El Ferrari F40 es el superdeportivo más importante de Ferrari. Muchos lo consideran el primero: su diseño es un icono y todo lo que le rodea tiene cierto aura de leyenda. Un coche súper especial que tiene que ganar esta comparativa. El Ferrari Testarossa es un icono en Ferrari y sin duda, un coche clave en la historia de la marca italiana. Pocos coches pueden hacerle sobra, pero el F40 es uno de ellos. 

  • Diseño - Testarossa
  • Interior - F40
  • Tecnología - F40
  • Motor - Empate
  • Precio y revalorización - F40

El punto del diseño se lo he dado al Testarossa por una simple razón: la importancia histórica que tuvo dentro de la marca. El F40 era un producto único y diferente, más exclusivo, pero fue el Testarossa el que supuso una verdadera revolución estética en Maranello. Dos coches que dejan claro que los años 80 fueron gloriosos para los coches deportivos y de altas prestaciones. ¡No dejes de leer mi prueba del Ferrari F40! Un coche único para entretenerse en tiempos de confinamiento.

Y además

Nuestros mejores vídeos