Pasar al contenido principal

Los tres mejores coches de carreras que ha conducido Fernando Alonso

Alonso probando el Hilux del rally Dakar
¡Ya nos gustaría a nosotros!

Fernando Alonso ha conducido monturas impresionantes a lo largo de toda su carrera. No hay más que ver su garaje particular, en donde tiene o ha tenido algunos de los coches con los que muchos soñamos. Y en comparación con los que ha competido, son prácticamente una broma a pesar de ser coches deportivos. Equivalente a tener un juguete para nosotros. Por eso hoy hemos querido hacer un repaso a los tres mejores coches de carreras que ha conducido Fernando Alonso. Para que veas de qué pasta está hecho el asturiano.

Renault R26

Renault R26

Es uno de los mejores coches de carreras de Fernando Alonso, si no el mejor. O a lo mejor también es que le tenemos mucho cariño. Pero el Renault R26 fue el coche con el que el piloto español se consolidó y ganó su segundo campeonato del mundo. Con el número 1 en la parte frontal, destacaba por el sistema Mass Dumper. Se trataba de una tecnología que se situaba en la zona delantera y que regulaba el reparto de pesos. Con ello se conseguía más estabilidad y también que los neumáticos se desgastasen menos. Cuando se retiró, debido a que fue declarado como ilegal, a Schumacher no le dio para vencer a Alonso. Un cochazo.

McLaren MP4-22

La temporada que Alonso corrió con el McLaren MP4-22 fue una de las más convulsas y tensas de su carrera. Llegó a la escudería británica con la solera de ser el número 1. Sin embargo, un jovencísimo Lewis Hamilton ocupó las preferencias del equipo y se vio una lucha entre ambos pilotos, pertenecientes al mismo constructor. Algo un tanto extraño, por decirlo finamente. Al término de dicha temporada, Alonso quedó tercero, empatado a puntos con su compañero inglés, que quedó segundo, y a tan solo un punto de Raikkonen y su Ferrari. Una historia para no dormir.

Ferrari F10

En el año 2010, por fin llegó Fernando Alonso a Ferrari, quizá la escudería con más solera de toda la parrilla. Se encargó de conducir un maravilloso Ferrari F10, si bien al término de la temporada acabó en segunda posición. Un puesto realmente satisfactorio, pero que supuso una decepción con respecto a las expectativas generadas al principio del año. Y es que se suponía que el binomio formado entre Alonso y Ferrari sería capaz de llevárselo todo por delante, pero las cosas no siempre salen como uno piensa... Al final fue Sebastian Vettel quien triunfó en esa temporada.

Y además

Nuestros mejores vídeos