Pasar al contenido principal

¿Las baterías intercambiables son la solución a las eléctricas de larga duración?

La empresa Ample es la única que fabrica estas 'pilas' modulares

Una vez leí que la innovación constante es la única forma de mantenerse competitivo, porque ninguna ventaja es sostenible en el largo plazo. Y parece que las baterías de alta capacidad de los coches eléctricos van a tener un duro competidor si no empiezan a innovar. Se empieza a barajar con fuerza la opción de las baterías modulares o intercambiables como solución a esas pilas de larga duración.

Las baterías de alta duración permiten viajes largos sin recarga, pero sin embargo, el tiempo de espera para recomponerlas también es grande (a pesar de los cargadores rápidos), que, además, degradan su capacidad. 

Si a eso le sumamos que el coste y el peso del paquete de baterías se suman a esa sensación de desperdicio, igual tenemos un problema que las baterías modulares e intercambiables podrían evitar.

De momento, la única empresa que las comercializa es Ample, que divide su actuación en dos partes principales. La primera es el empleo de una arquitectura modular que permite que los vehículos que ya están en el mercado puedan hacer uso de la segunda parte: la estación de intercambio de baterías.

Para ello ha desarrollado unos módulos del tamaño de una caja de zapatos que caben en cualquier coche eléctrico, al igual que las pilas AAA encajan en un mando a distancia, independientemente de quién las venda. 

Para utilizar estos módulos, los vehículos tienen que estar adaptados o venir de fábrica con esa compatibilidad. Los fabricantes de automóviles no tienen que modificar el diseño de sus vehículos, solo tienen que dividir sus grandes baterías en módulos. Independientemente del vehículo, Ample puede agregar o quitar baterías modulares según la forma y el espacio disponible.

El proceso automatizado extrae los módulos descargados y los reemplaza por otros en menos de 10 minutos sin necesidad de que el conductor baje del vehículo. Los módulos extraídos se trasladan a la zona de recarga para que puedan ser incorporados a otros vehículo.

Además, el propietario de un vehículo eléctrico que realiza pocos kilómetros cada día puede elegir que autonomía disponer para sus necesidades. Eso reduciría considerablemente el peso del vehículo aumentando su autonomía. 

Contras a tener en cuenta

Pero al igual que hay pros, también hay contras. Dicen que las formas de carga convencional, cada vez más rápidas, harán que el cambio de batería sea innecesario en un futuro próximo. Cambiar no es tan económico como parece, porque para cada coche el sistema de cambio necesita tener al menos dos baterías (una en el coche y otra en la estación). 

Y otro problema con el que se pueden encontrar los fabricantes de baterías intercambiables es la estandarización, que obligaría a los fabricantes de automóviles y/o fabricantes de baterías a renunciar a algunas de sus tecnologías únicas de baterías y adaptarse a estas nuevas modulares.

Etiquetas:

Vídeo

Y además

Buscador de coches