Pasar al contenido principal

¿Cómo es viajar en un Mercedes EQS? Lo comprobamos

Mercedes EQS
Mark Riccioni

¿Cumple realmente lo que promete?

Texto original de Ollie Kew

Lo que es fascinante -e incómodo- sobre el Mercedes EQS es que existe para tomar el relevo de la barcaza indulgente y llevarla al futuro alimentado por baterías. Mercedes todavía fabrica Clases S y la séptima generación solo ha estado a la venta durante aproximadamente un año. 

Con el nuevo EQS, Mercedes está intentando algo que la mayoría de los fabricantes de automóviles no han podido lograr en las últimas cinco décadas: construir un rival duradero para, literalmente, la Clase S de automóviles de lujo.

Esto necesita de algún tiempo para reflexionar. Unas ocho horas deberían valer. La versión más amplia del nuevo buque insignia de Benz que puedes comprar también es la menos costosa: el EQS 450+, que solo vacía la gran batería de 107kWh con un motor trasero.

El reclamo oficial es una monstruosa cifra de 730 km de autonomía máxima. Suficiente, a simple vista del planificador de rutas de Google Maps, para moverse entre las respectivas capitales de Escocia e Inglaterra sin visitar un cargador público y ser tentado por un pálido café instantáneo. 

Pero esta historia de manejar un eléctrico de largo recorrido no es como todas las demás, porque no estoy haciendo nada para ayudar. El aire acondicionado está encendido y la atmósfera purificada y perfumada. Se cargarán los dispositivos, se masajeará mi trasero, se calentará y, de hecho, se ventilará. A veces, todo a la vez.

Nadie comprará una expresión de 100.000 euros de lo último en suntuosidad alemana de cero emisiones y esperará conducir con un paño en su regazo para desempañar las ventanillas. El EQS de Mercedes no tiene que funcionar como una berlina fiable, sino como un expreso libre de estrés. Pero los coches eléctricos todavía no se combinan con el término ‘libre de estrés’.

Las cosas empiezan bien. Recojo el EQS de la sede central de Mercedes en South Midlands. Ha sido preparado al detalle y hay una llamada de alarma muy temprana: el tablero predice con orgullo una resistencia sospechosamente épica de 780 kilómetros

La suerte no está de nuestra parte

Mi plan es viajar a Edimburgo, tomar algunas fotos después del anochecer de lo que es fácilmente la mejor cabina de automóvil nocturna en la Tierra, enchufarlo durante la noche y dormir profundamente antes de un tramo relajante hacia el sur mañana.

El universo no está de acuerdo, y unos cientos de metros al norte de la frontera, el único neumático trasero izquierdo de un EQS en el Reino Unido se convierte en un panqueque fofo en cuestión de segundos. La pared lateral está rota. M*****.

Mis colegas portadores de cámara y yo valientemente nos enfurruñamos en nuestro coche de apoyo S400d hacia el McShelter más cercano de Berwick-upon-Tweed. La ayuda llega un par de horas más tarde y el neumático ya está parcheado. Nada de esto es culpa del EQS, pero de repente tenemos que llegar a Edimburgo a toda prisa. Estoy cansado e irritable.

Ubicado en los reposacabezas del EQS, su personalidad de mayordomo se pone a trabajar en mi estado de ánimo gruñón. Este no es un automóvil en el que puedas estar tenso. La noche temprana y las tarjetas de memoria repletas de tomas ingeniosamente iluminadas son una fantasía lejana, pero pienso con optimismo en llegar a Admiralty Arch, mi meta elegida 640 km al sur.

Sin embargo, llevarlo al campamento base ha alterado las matemáticas. La carga prevista es de 620 km. Resuelvo que subirá más adelante, cuando nos preparemos y vayamos hacia abajo desde el mirador del Castillo de Edimburgo hacia los límites de la ciudad.

Nos unimos a la A1, una ruta más directa, aunque media hora más lenta, que es mucho más bonita y evocadora que la aburrida M6. Vamos a 120 km/h y nos quedamos allí, adelantando camiones y pasando Nissan Leafs y Jaguar I-Paces acampados desesperadamente en su estela.

El EQS es una magnífica trituradora a distancia. Podrías profundizar en el por qué: tiene una distancia entre ejes de 3,2 metros, un récord mundial de deslizamiento aerodinámico y ninguna combustión de combustible victoriana que interrumpa el ambiente. Pero eso degrada el efecto, como un ilusionista explicando el truco o un cómico aclarando el chiste.

Es tan pacífico como un Rolls-Royce Phantom. Un Clase S no puede hacer esto. No tan bien. Además, el lujo no es solo metal táctil, sino también pieles ricas y madera de buen gusto, algo con lo que el EQS está exquisitamente adornado. 

Se trata de un ahorro de tiempo, de medidas de reducción de esfuerzo. Desde que conduje el EQS, me preocupa que otros coches no me abran las puertas cuando toco la maneta, o que se cierren de nuevo apretando el pedal del freno. Y la mayoría de los otros eléctricos no son tan completos en el mapeo de cargadores que ofrecen...

En Inglaterra, la eficiencia se mantiene constante en 5,8 km por kWh. Es casi el doble de lo que obtuve de un Audi e-tron a principios de este año, pero aún me faltan 130 km para alcanzar la autonomía reclamada y se agota en Brent Cross, no en The Mall. Marco el control de crucero de nuevo a 110 km/h y pongo el aire acondicionado en modo Eco. Es un lujo un poco más responsable.

Un coche distinto de otras berlinas

A diferencia de un Rolls o un Maybach, este es un coche para estar en la parte delantera, no reclinado en los asientos traseros -ciertamente espaciosos- donde los amplios pilares traseros te envuelven en un capullo de privacidad. 

No es porque sea de ninguna manera una máquina entretenida de conducir: es simplemente rápido y la suspensión se enfoca en el cumplimiento propio de la vieja escuela, en lugar de ser alérgico al balanceo de la carrocería.

Interior del Mercedes EQS
Mark Riccioni

No, querrás estar en el asiento del capitán para tener el mando de la pantalla Hyperscreen. En realidad, son tres pantallas separadas bajo un marco de 55“ de vidrio antideslumbrante endurecido.

Pero es imperfecto por ahora: la representación del menú está en el límite de lo que los procesadores pueden soportar, y la mitad de las características del pasajero están atenuadas cuando estás en marcha para evitar la distracción del conductor. Pero, como declaración de intención tecnológica, es una pieza central sensacional.

Los píxeles que cuentan son los amarillos, que muestran una advertencia crítica de la situación de la batería, con un alcance de 50 km restantes y con 72 km para la meta. No quiero bloquear una calle importante de Londres un viernes por la tarde. No quiero la indignidad de presentar el EQS en Gran Bretaña con una avería. Se merece algo mejor.

Mercedes EQS
Interfaz del Mercedes EQS.
Mark Riccioni

Lo rescato en Hatfield, después de haber recorrido 600 km en silencio. El Hyperscreen obedientemente ubica los cargadores locales, filtrados por la velocidad de carga, los que realmente funcionan y los que no están ocupados. Es correcto en todos los frentes.

Entonces, incluso cuando el viaje se volvió tenso, el EQS absorbió la ansiedad. Es una combinación fabulosa del lujo tradicional, con el que Tesla solo puede soñar, y una intención adecuada de construir un coche eléctrico creíble.

Todos los eléctricos son idealmente grandes, rápidos, pesados y extrañamente silenciosos. Es lógico pensar que el mejor tipo de vehículo eléctrico no es un automóvil deportivo, ni un todoterreno, ni siquiera un hatchback familiar: es una berlina plutocrática

El EQS aprovecha eso al máximo. ¿Es suficientemente bueno para recorrer 645 km sin detenerse? No exactamente. ¿Es lo suficientemente bueno como para continuar donde lo deja el Clase S? Indudablemente.

Datos técnicos de

Mercedes EQS 2022 450+
Ver otros acabados de Mercedes EQS
  • Precio

    0

  • Tipo de Motor

    Eléctrico

  • Cilindrada

    - cc

  • Par motor

    568 Nm / -

  • Potencia

    333 cv / -

  • Cambio

    Automático

  • Tracción

    Trasera

  • Capacidad maletero

    610 L / 1.770 L

  • Aceleración 0-100

    6,2 s

  • Velocidad máxima

    210 km/h

  • Consumo oficial

    0 l/100km

  • Garantía

    2 años

  • Tipo de combustible

    -

Etiquetas:

Motor Berlinas

Y además

Buscador de coches