Pasar al contenido principal

Eléctricos olvidados: Ford Focus electric

Ford Focus Electric

Sí, en serio: existió

La respuesta de Ford al Nissan Leaf: un Focus eléctrico de tercera generación con una batería de 23 kWh (que luego se actualizó a 33 kWh) en lugar de un motor de gasolina o diésel. El compacto se lanzó en EEUU en 2011 y llegó Europa en 2013 como una imagen casi como la de un Focus normal, salvo por un frontal más aerodinámico.

Los 50 coches eléctricos que vamos a tener en 2021

El Ford Focus Electric se construía en los Estado Unidos (para los estadounidenses) y Alemania (para los europeos) y permaneció a la venta hasta 2018 (2017 en Europa). Algunos miles encontraron casas en Norteamérica, pero ¿aquí? Una cifra que deja claro que no terminó de cuajar: solo se vendieron 61 en toda Europa en el año 2016...

¿Qué tipo de tecnología utilizó?

Ford Focus Electric

Las primeras unidades tenían una batería de iones de litio refrigerada por líquido de 23kWh fabricada por LG Chem que podía cargarse a una velocidad máxima de 6,6 kW. En Europa, Ford anunciaba una autonomía de 162 km, pero la EPA americana decía que lo más realista eran 76 millas (122 km). Por eso, en 2017 se amplió su capacidad a 33,5kWh (con la opción de carga rápida CCS hasta 50 kW). Ford subió el alcance a 225 km y la EPA, a 185.

Al igual que los coches eléctricos disponibles hoy en día, el Focus Electric tenía frenada regenerativa que  podía capturar el 95 por ciento de la energía perdida y podía comunicarse con una aplicación especial "MyFord Mobile", que permitía a los propietarios establecer tiempos de carga y climatizar el interior de manera remota.

¿Era rápido?

No, pero tampoco lento. Está en la línea de los Skoda Citigo, VW Up o Seat Mii eléctrico. El Focus eléctrico tenía 145 CV y 250 Nm, pero pesaba 1.700 kilos, por lo que el 0 a 100 km/h se quedaba en 11,7 segundos con una máxima de 137 km/h.

Ford Focus Electric

¿Qué precio tenía el Focus Electric?

Bueno, esto es parte del problema que tuvo este coche. Cuando se lanzó en España en 2013, el Ford Focus Electric tenía un precio de 39.990 euros sin las ayudas del PIVE de entonces, que lo dejaban en 32.990 euros: el doble de lo que costaba un Focus de gasolina normal.

En ese momento, el Nissan Leaf más barato que podía comprar costaba algo menos de 26.000 euros con las ayudas incluidas y tenía más autonomía: 199 km (los modelos de antes de 2013 se quedaban en 175).

Ford Focus Electric

El Focus Electric se fabricaba en las mismas líneas de producción en que el Focus normal. De hecho, Ford invirtió unos 16 millones de euros para preparar su fábrica en Saarlouis, Alemania, para el Focus Electric, dándole “la flexibilidad de reaccionar a la demanda del mercado con mayores volúmenes de producción”. Volumen de producción que en realidad nunca necesito...

Escogemos los mejores coches eléctricos para 2021

¿Qué coches eléctricos fabrica Ford ahora?

Solo uno. Se llama Mustang Mach-E y, por si aún no lo sabes, no lleva el emblema de la marca americana porque lo quieren difernciar como una especie de submarca. Pero más allá de operaciones de marketing que confunden, lo cierto es que es realmente muy bueno. 

Mustang Mach-E

También es cierto que es de los pocos que no ofrece eléctrico más pequeño al estilo del Renault Zoe, Nissan Leaf, Peugeot e-208, VW ID.3, etc. 

La llegada de un modelo de este tipo está prevista a medio plazo y utilizará la plataforma MEB de Volkswagen y debería llegar en 2023. También se están preparando el Ford F-150 y la Transit totalmente eléctricos. 

Para 2030, todos los Ford vendidos en Europa serán completamente eléctricos

¿Por qué falló?

Su precio fue sin duda un factor. Los 7.000 euros de diferencia con el Leaf tiraban demasiado, aunque el Focus era probablemente un producto más agradable en conjunto (y sin duda por fuera).

Ford Focus Electric

Sin embargo, también se topó con otro tipo de impedimentos. Volviendo al Nissan, se diseñó como eléctrico desde el principio y el Focus, evidentemente no.

Eso hizo que los ingenieros tuvieran dificultades para hacer que el motor eléctrico y la batería encajaran en espacios que no estaban diseñados para acomodarlos. Por eso, si abres el maletero de un Focus Electric, verás que gran parte del espacio de carga está ocupado por la batería.

Y por último, la gente no lo conocía: nadie puede querer algo que no sabe que existe, por muy caro o barato que sea

¿Qué aprendimos de él?

Lo principal, que los vehículos eléctricos necesitan una plataforma a medida, o al menos una plataforma diseñada teniendo en cuenta las posibilidades de electrificación. 

Sí, es posible solucionar el problema mediante la ingeniería, como por ejemplo el Mini Electric, por ejemplo. El hecho de que el eléctrico tenga la misma cantidad de maletero y espacio interior que el normal es de agradecer. Pero Ford no pudo realizar el mismo truco con el Focus Electric: la tecnología necesaria tampoco existía hace una década. 

Sospechamos que su sucesor espiritual hará las cosas de manera diferente al Ford Focus Electric. Y seguramente acabará triunfando...

Coches eléctricos e híbridos

No hay duda de que los coches eléctricos e híbridos son el futuro, nos guste o no. Aquí tienes información con lo que te interesa... aunque a veces no sea lo que quieres oír.

Buscador de coches

Y además