Pasar al contenido principal

Hemos probado el Lightyear 0: ¿Vale la pena gastarse 250.000 euros si no recargas en varios meses?

Sólo se fabricarán 946 unidades

El famoso hombre astronauta de Toy Story no tiene nada que ver, ya que este coche sólo adopta los apellidos, pero sí que puede presumir de ser el primer modelo de producción (en una serie limitada de 946 unidades) que puede estar varios meses sin enchufar. Ahora bien. Este vehículo solar y eléctrico vale 250.000 euros. ¿Te merece la pena? Vamos a probar el Lightyear 0.

Seis años ha sido el tiempo en el que se ha diseñado y desarrollado, aunque la iluminación y detalles interiores se fabricaron antes. Los cofundadores del proyecto relatan que todo comenzó con la participación en un concurso de energías alternativas en Países Bajos y “tras los buenos resultados”, decidieron “ir más allá” y seguir desarrollando la movilidad con energías renovables. 

Diseño e interior

Ahora que la palabra SUV bombardea todos los concesionarios, sorprende que se hayan vuelto a recuperar elementos de diseño ya utilizados en los 60, explotados por algunos diseñadores durante casi los treinta años posteriores en diferentes marcas de coches… y dejados de lado cuando llegaron los años 90. Pues bien, ¡ahora vuelven! 

Un conjunto en forma de gota (con mayor anchura delante que detrás), dos volúmenes para una berlina de más de 5 m para una caída muy prolongada desde el pilar B, con un frontal bajo,  tapacubos con ruedas muy finas (si comparamos con la actualidad), de 19" (175/60 R19) y un eje trasero carenado (recuerda a los Citroën ID/DS, GS, CX, BX y XM) son claros ejemplos.

El interior, al ser todavía de preserie, ha de pulir algunos ajustes y eliminar el pulsador rojo de emergencia.

Galería prueba Lightyear 0, el coche solar eléctrico.

Pero había que ir más allá y por eso se han incluido soluciones más sofisticadas para ese mismo reto de la eficiencia energética: los tiradores de las puertas -sin marco- no son escamoteables, como en otros coches actuales (sobre todo de marcas generalistas); los retrovisores se han cambiado por  pequeñas cámaras exteriores. 

El espejo interior también es novedoso. La razón es evidente: como pasa en las furgonetas con portón de chapa, el panel solar que va en lugar de la luna posterior impide la visibilidad hacia atrás. A pesar de lo que te hemos contado, el índice de penetración aerodinámica es del 0,19. Hay una pequeña penalización en la habitabilidad de las plazas traseras. 

Echa un vistazo: así es el Ioniq 6 completamente eléctrico

En la parte trasera nos encontramos tres plazas reales con buen espacio para las rodillas, aunque no tanto para los pies. Tiene el espacio justo para las rodillas respecto a los asientos delanteros. Lo malo es que tiene poco espacio para meter los pies debajo del conductor o del copiloto (es probable que se deba a la posición de la batería, situada en horizontal, en el suelo del vehículo). 

La pérdida de espacio se palía con un maletero grande que cubica, sin abatir asientos, 640 litros. A eso le debemos añadir el portón trasero, que es gigante y da acceso al maletero de una manera cómoda.

El modelo preserie se nota en su parte delantera donde la calidad es mejorable. Los asientos son cómodos, entre comillas; los materiales son de origen reciclado y no animal -se añaden algunos acrílicos producidos con impresoras 3D-; y una separación central elevada que deja espacio (sin túnel de transmisión porque esta no existe) a huecos portaobjetos de 12 litros en total.

Gobierna la parte central una serie de teclas físicas e independientes para seleccionar el cambio. De ellas sobresale un display de 10,1” para infotainment, consumo energético o los grados de retención (y regeneración energética) que tienes. Esta pantalla es un complemento a la del cuadro que hay tras del volante y las de los retrovisores (que deseo que reflejen menos en la versión definitiva).

Así funcionan sus motores y estas son sus prestaciones

Estábamos deseando subirnos al Lightyear 0 y hacerle una primera prueba porque es muy raro encontrar un coche solar y eléctrico a la vez -con independencia de su precio- y que, encima, declare que puede estar varios meses sin enchufar. ¿Qué secretos esconde para conseguir una tamaña ambición?

Tras una carrocería con paneles de fibra de carbono, encontramos una batería de 60 kWh y 350 kg que alimenta cuatro motores independientes (uno en cada rueda, con lo que es un coche de tracción 4x4). De esta forma se genera una potencia combinada bastante efectiva para un conjunto de 1.575 kg- de 130 kW (equivalentes a 170 CV) con un par total de 1.720 Nm. 

El motor eléctrico va acoplado en cada una de las ruedas

Sus ‘pilas’ se recargan enchufando el coche directamente a la red, como cualquier eléctrico puro. Y según la nota facilitada por la compañía, con 1 hora de carga podrías contar con 32 km en un enchufe doméstico de corriente alterna; 200 km, en uno público de mayor intensidad, 200 km/h; y hasta 520 km/h en una toma de carga rápida de corriente continua. 

Pero el rasgo diferenciador de este Lightyear 0 es, sin lugar a dudas, que recarga la batería también con la energía del sol, gracias a 5 metros cuadrados de células fotovoltaicas con una tecnología patentada por el fabricante que se disponen sobre el capó, el techo y bajan hasta la tapa del maletero. 

Esta empresa holandesa garantiza que si su autonomía ronda los 625 km/h con la batería llena sin más, en días muy luminosos podría recargar hasta 70 km/h más sin enchufarse a la red. Eso quiere decir que en los periodos del año más soleados, en países como España o Portugal, sería factible conducir durante meses sin repostar. 

Lanzo una pregunta a los ideólogos de este proyecto: ¿”Si se quedará totalmente a cero de carga? ¿Podría moverse sólo con energía solar?”. A lo que contestan: “Bueno, en teoría podrías ir avanzando lentamente, a unos 0,8 km/h con las placas. 

Pero no tendría sentido ir a una velocidad tan baja por una cuestión práctica y de seguridad vial, claro. Lo mejor sería pararse y dejar que el coche se cargara un rato, tiempo que depende del sol del momento".

Comportamiento dinámico

Ahora os cuento la curiosa manera de abrir la puerta: meto la mano en el hueco que tiene, pulso un botón blandito y engomado, y abro la puerta. Para cerrar, la coloco en su posición y el coche la ‘succiona’ despacio y ajusta, con suavidad. 

Al volante, las sensaciones es que todo está en una disposición correcta, pero...Al pulsar la Directa y accionar el acelerador, me llama la atención que la respuesta en un coche eléctrico y con ese par, sea tan perezosa. 

Esa pereza llega, en parte, a través de la dureza de su dirección al maniobrar a baja velocidad. ¡Y eso que monta cuatro ruedas muy estrechas! Declara oficialmente que pasa de 0 a 100 km/h en 10 segundos. Y una vez que el velocímetro va cogiendo alegría, el volante va respondiendo con algo más de soltura.

Prueba Lightyear 0, el coche solar eléctrico.
El interior, como buena preserie, todavía tenía que pulir ajustes y eliminar el pulsador rojo de emergencia

 Cuando te incorporas de una carretera a una autovía, por ejemplo, sus 5.083 mm de largo (su anchura es de 1.972 y su altura, de 1.445 mm), dificultan la maniobra, con lo que tienes que abrirte un poco más de la cuenta para conseguir girar en un ángulo recto sin verte obligado a detenerte, realizar peligrosas maniobras o dar marcha atrás. 

Poco a poco, este modelo presenta su faceta ahorradora (su consumo oficial es de 10,5 kWh 100 km). La temperatura exterior en Navarra, en carreteras secundarias y pueblos cercanos a Tudela, va siendo cada vez más alta y el Lightyear 0 -cuya aplicación de desarrollo propio en el móvil me dice que hoy lleva recargados con el ‘astro rey’ unos 73 km- se desliza con relativa comodidad.

Hay un detalle que no me gusta. Oigo un poco de ruido mecánico que deja espacio a una notable rumorosidad aerodinámica a pesar de su bajo CX y de apagar el climatizador intencionadamente. Las cosas como son. Hay que reconocer que deberán mejorar un poco el aislamiento acústico, así como los reflejos de los ‘displays’ interiores. 

Y ya puestos a pedir, le diríamos a la compañía que incorpore algún botón físico más para tener acceso más directo a la refrigeración, al ordenador de viaje (que aquí es especialmente entretenido por mostrarte en tiempo real lo que consumes, su procedencia y lo que ahorras o regeneras) y, sobre todo, a los modos de conducción. 

Con los citados modos de conducción puedes regular el grado de retención en un par de niveles (ya que no tiene nada parecido, por el momento, a lo que en otros fabricantes se conoce como i/e-Pedal de máxima retención para que puedas acelerar y frenar en atascos sólo con el pie derecho). Los encontrarás como Normal y Light. 

Después de sortear un repecho en el que selecciono la posición más dinámica a 100 km/h, cambio al modo Light (que en otros coches se llama ‘Sail’) para llanear ‘a vela’. Y es aquí donde se nota especialmente que, con una retención mecánica prácticamente nula, el ‘Cero’ continúa por inercia y va perdiendo muy poca velocidad a medida que recorre metros. ¡Aplausos para ti, Buzz!

A pesar de que la prioridad en este coche es la eficiencia y no la deportividad, soy como un niño pequeño y me lanzo a jugar con los badenes y resaltos y pasar un par de rotondas un poco alegre para testar la ‘pisada’. 

En modo normal doy fe que la retención es correcta, el tacto de freno, neutro, y la suspensión es confortable pero firme y sin llegar a ser seca (se nota la falta de ‘goma’ al enlazar apoyos en curva).

Prueba Lightyear 0, el coche solar eléctrico.
Detrás hay tres plazas reales con buen espacio para las rodillas, aunque menos para los pies

Precio/Rivales

Cuando paramos, desconectamos el coche, pulsamos dos veces el botón y seguimos jugando con los consumos y demás datos en la app. Pero mejor no cogerle cariño a este coche al que cuesta comparar con modelos similares en el mercado -que funcione como 'Plug-in' y tenga a su vez paneles solares así para extender la ya destacable autonomía de la batería-. 

En primer lugar, porque sólo habrá 946 unidades a la venta. Y en segundo, porque veo casi imposible reunir los 250.000 euros que cuesta (con una garantía de 8 años o 200.000 km). Aparte de que se me irían los ojos a otros coches mucho más pasionales por ese precio, pero con el logo de Ferrari, Lamborghini o Porsche

Pero ojo. Si todo esto te parece desorbitado para tu bolsillo, tranquilidad: en función de cómo vayan las ventas del Lightyear 0, el fabricante holandés planea lanzar entre 2024 y 2025 un nuevo modelo que también esté electrificado y con paneles fotovoltaicos... pero más pequeño y más asequible. Éste rondaría los 30.000 euros. 

Y además

Buscador de coches