¿Qué pasaría si estás 45 minutos a 200 km/h en un Tesla Model 3?

Tesla Model 3

Gustavo López Sirvent

No habrá sobrecalentamiento, pero sí se acabará la batería...

Los filósofos de la vida, eruditos del saber y cuñados varios se ceban a boca llena con aquello de que la perfección no existe. Y así lo ha demostrado Tesla, donde sus ingenieros tienen bastante trabajo con el sobrecalentamiento de sus aclamadas baterías eléctricas. ¿Qué pasaría si conduces un Tesla Model 3 a 200 km/h durante 45 minutos seguidos? Razón, aquí...

Este exceso de calor en las pilas eléctricas implica una pérdida de rendimiento y hace imposible extraer las máximas prestaciones del vehículo de forma estable en el tiempo. Por eso, el youtuber Bjørn Nyland ha realizado una serie de pruebas con el Tesla Model 3 en las autopistas (Autobahn) alemanas.

Allí realizó pruebas poniendo el coche a velocidad constante de 200 km/h durante tres cuartos de hora. Lo que dura una parte de un partido de fútbol sirvió para que el Model 3 no experimentara sobrecalentamiento en ningún momento y mantuviera la velocidad sin problemas. 

Ahora bien, existe una pequeña mácula sin importancia (activamos ironía). La autonomía del coche disminuye a pasos agigantados: saliendo con un 100% de carga, al final del trayecto al coche apenas le queda un 11% de batería a pesar de ser uno de los coches eléctricos más eficientes del mercado. Si lo piensas bien, es probable que en el uso diario no estés tanto tiempo a esa velocidad...

El Tesla Model 3 de última generación ha dejado atrás el problema del sobrecalentamiento gracias a que se ha instalado un nuevo sistema de refrigeración más evolucionado (frente a los dos tubos de refrigeración por módulo de los Model S y Model X de 100 kWh, el Model 3 cuenta con un total de siete), lo que unido al Track Mode, le otorga un enfriamiento más agresivo. 

De esta manera, el rendimiento en carretera es mucho más eficiente en ese aspecto. No tanto en el del alcance, como decíamos hace un momento.

Las pruebas que se han realizado con los Model S y Model X no han sido de lo más satisfactorias, puesto que apenas pudieron completar unas pocas vueltas a un circuito antes de comenzar a desfondarse. 

Por su parte, el Model 3 ha demostrado en varias ocasiones que puede mantener un elevado ritmo durante largos periodos de tiempo, algo que resultará especialmente útil para aquellos que se compren la versión Performance con el objetivo de participar en track-days, algo que cada vez es más habitual entre los compradores de este tipo de coches eléctricos.

Etiquetas: Tesla