Pasar al contenido principal

11 razones por las que necesitamos un nuevo Toyota Supra

Nuestras plegarias parecen haber sido escuchadas, pero vamos a insistir un poco más…

Imagen de perfil de Redacción Top Gear
Teaser Supra

Ya te hemos contado que el nuevo Toyota Supra podría estar muy cerca: la marca nipona ha registrado el nombre en Estados Unidos y en Europa. Y al equipo de Top Gear le hace especial ilusión, ya que hablamos de un coche icónico, de esos que ocupan un lugar destacado en nuestros corazoncitos.

No sólo nos lo parece a nosotros (por muy petrolhead que seamos, sabemos que somos más y que los hay peores); hasta los ingenieros de la compañía japonesa están presionando para que esta denominación legendaria regrese. “Es histórica”, dicen. Estamos de acuerdo.

No te pierdas: El nuevo Toyota Supra, ¿filtrado en una revista japonesa?

Por eso el nombre Toyota Supra debería ser para el coche deportivo que el fabricante desarrolla en estos momentos junto a BMW. Bueno… pensamos que se lo merece a tenor de lo poco que se ha ido filtrando hasta ahora: su diseño estará inspirado en el concept Toyota FT-1, visto en el Salón de Detroit de 2014, pesará menos de 1.400 kg (o eso pretenden sus responsables) y los motores vendrán de la casa alemana.

¿Todos? No; ten en cuenta que en este proyecto se encuentra la empresa impulsora de la tecnología híbrida en los automóviles, así que podemos esperar una potente versión con mecánicas térmicas y eléctricas firmada por la casa nipona. Lee otra vez la palabra “potente” para no desquiciarte.

 

 

Con estas características, la que sería la quinta generación del Toyota Supra podría ser una de las novedades del Salón de Ginebra 2018. En Top Gear queremos aportar nuestro granito de arena para que –si es posible- se aceleren las cosas y nos regalen un Supra que nos emocione como los anteriores, dotados de carisma, potencia, un precio asequible…

Destacaban en las carreras y en el día a día, estaban bien construidos, cada detalle se había pensado mucho. Si quieres más razones, aquí tienes once que terminarán de convencerte. Si es que no estabas convencido ya. ¿Estás listo para desear al que será uno de los coches nuevos del año -creemos- más esperados? 

 

1. Por sus cifras

 

Toyota Supra (I)

 

Ofrecía 330 CV, 251 km/h y un 0 a 100 km/h en 4,9 segundos y lo mejor, costaba solo algo más de 42.000 euros. El Toyota Supra fue más rápido que el Ferrari 348TS y por el mismo precio, podías comprar uno automático para ir al trabajo y uno manual para el fin de semana… 

 

2. Por ser un coche de competición muy serio

 

Toyota Supra (II)

 

Ganó en las ‘Swiss Mountains Races’, acabó en decimocuarta posición en Le Mans, subió a Pikes Peak, fue realmente competitivo en la SCCA americana y dominó en el Campeonato Japonés de GT entre 1995 y 2003. Así se las gastaba el Toyota Supra… 

 

3. Por ser tuneable

 

Toyota Supra (III)

 

El motor 2JZ-GTE twin-turbo podía ser modificado para producir más de 1.000 CV de potencia… Solo bastaba con abrir el capó, añadir algunas partes procedentes de Japón durante varias noches y tenías un coche capaz de completar el cuarto de milla en diez segundos. 

 


4. Por su cabina orientada al conductor

 

Toyota Supra (IV)

 

El interior del Toyota Supra parece estar sacado de un coche de competición de un solo asiento… pues toda la instrumentación está situada hacia el conductor. El cuentarrevoluciones es gigantesco y está en el centro, como si estuvieras en un viejo Porsche 911. 

 

5. Por estar relacionado con el 2000GT

 

Toyota 2000GT

 

Es una especie de 2000GT, gracias al motor de seis cilindros delantero y la tracción trasera Grand Tourer tan característica en la historia de Toyota. Y esto es, obviamente, brillante.

 

6. Por ser un coche dócil… si sabías cómo llevarlo

 

Toyota Supra (V)

 

Al contrario que el Nissan Skyline o el Honda NSX, no hubo ningún tracción integral. Fue como una especie de guía ‘petrolhead’ a la carta. Motor central, cambio en el centro y ruedas traseras direccionales. Sin embargo, para que nadie acabara contra una parada de autobús, su comportamiento se suavizó mucho.

 

7. Por el comportamiento del turbo

 

Toyota Supra (VI)

 

El Toyota Supra tenía una configuración twin-turbo que actuaba de manera secuencia, de manera que el retraso del turbo tan común en otros atmosféricos japoneses desaparecía. El 90% del par máximo estaba disponible desde 1.300 rpm y hasta 4.500 rpm, antes de que cortara a 251 km/h. 

 

8. Porque era muy querido

 

Toyota Supra (VII)

 

Desde abril de 1978 a julio de 2002, la producción total del Toyota Celica Supra y del Toyota Supra fue de 593.337 unidades. Para el mercado de los supercoches japoneses eran cifras realmente impresionantes.

 

9. Por su ligereza

 

Toyota Supra (VIII)

 

Toyota se tomó muy en serio de lo reducir el peso del Toyota Supra. Tenía capó de aluminio, travesaño delantero de aluminio y suspensión de aluminio, entre otras. El volante era de aleación de magnesio, el tanque de gasolina era de plástico y tenía un ‘spoiler’ trasero inyectado por gas. Incluso las fibras de la alfombra eran huecas para ahorrar peso… Con esto se consiguieron 91 kg menos en comparación con su predecesor. 

 

10. Por ser un coche de película 

 

Toyota Supra (IX)

 

‘Fast and Furious’ convirtió al Toyota Supra MkIV en uno de los coches más reconocibles del planeta. El que ves en esta imagen es el que Paul Walker condujo en la primera película, y se vendió por varios cientos de miles hace unos años. Considerando que la productora pretende seguir adelante con la saga… necesitaremos un nuevo Toyota Supra en ella.

 

11. Porque dio la gloria a Toyota

 

Toyota Supra (X)

 

Toyota tiene al Prius y al nuevo Toyota Auris en la carretera, pero ¿a quién tiene cubriendo el hueco en la pista? Puedes pensar que ahí está el Toyota GT86, pero no es lo mismo… Ahí solía estar el Supra, que además contribuyó a mantener la industria del tuning alrededor del mundo. Por nuestro bien, Toyota, construye uno ya.  

Conoce toda la información sobre la gama de Toyota en nuestras fichas

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear