Pasar al contenido principal

¿Cómo hubiera sido un Ford Mustang Europeo?

Ford Mustang europeo

Ghia se entretuvo jugando con un Mustang Mk3 en 1979 y este fue el resultado

La tercera generación del Ford Mustang entró en producción en 1978 y, lamentablemente, perdió todo el atractivo del ‘muscle car’ original; en esto tuvo mucho que ver la insistencia de Ford en ahorrar dinero dando vida a un gran número de coches desde la misma plataforma. Por supuesto, nadie volvería a cometer ese error.

Alfa Romeo Giulia GTA

Coches deportivos

Los coches deportivos nos hacen soñar despiertos: grandes prestaciones, promesa de sensaciones al volante, de una conducción sin igual. Los hay grandes, pequeños, bonitos, feos, caros y baratos. Pero todos ellos tienen en común una cosa: si merecen la pena, están aquí. ¡Sigue el link!

Pero, ¿crees que un Ford Mustang europeo podría haberlo mejorado? El Ford Mustang Mk3 no era el más bonito, desde luego que no, pero aún así logró vender 400.000 unidades en el primer año de producción.  ¿El motivo? Pues porque, precisamente, el público americano pensaba que se parecía más a los coches de Europa. 

Te interesa: Los rivales del Ford Mustang

Entonces, si tanto querían parecerse al Viejo Continente, ¿por qué no dejaron que los europeos lo hicieran? Es así cuando salta a la palestra el Ford Mustang RSX (Rallye Sport Experimental), que debutó en el Salón de Chicago de 1979 y fue diseñado por Ghia en Turín. Y Ghia, todos sabemos, tenía una gran experiencia en marcas como Volkswagen, Volvo o Alfa Romeo.  

Para desarrollarlo (o, digamos, mejorarlo) acortaron en 15 cm la distancia entre ejes del Ford Mustang, logrando a cambio un aspecto rechoncho que más bien recordaba a un Stratos. Era también 2 cm más ancho y se instaló un alerón trasero enorme para mejorar la estabilidad. 

Ford Mustang europep

¿Te han dado ganas de rizar tu flequillo y unirte a Los Ángeles de Charlie con solo verlo? Es normal. Su estilo setentero estaba bien logrado, aunque sí te fijas, esos pilotos traseros abarcando todo el ancho del Mustang europeo vuelven a estar muy de moda… 

El interior estaba diseñado con buen gusto y con aires deportivos; el salpicadero de ante evitaba deslumbramientos, los asientos estaban acolchados en cuero negro y tenía una palanca de cambios montada el salpicadero con la que los americanos no hubieran sabido qué hacer. Y solo dos plazas, por cierto, ya que habían eliminado las plazas traseras en beneficio de una distancia entre ejes más corta. 

Ford Mustang europeo

Un viaje a las entrañas del Ford Mustang europeo

El Ford Mustang europeo con firma Ghia se movía gracias a un motor turboalimentado de 2.3 litros y 4 cilindros, que puede sonar divertido, pero luego descubres que es el motor del Mustang de acceso a gama y fue heredado del Ford Pinto. 

Producía unos rabiosos 90 CV y  160 Nm de par y se combinó con una caja de cambios manual de cuatro velocidades. Curiosamente, este motor (introducido en 1974) todavía funcionaría en 1997 en las entrañas del Ford Ranger.

Por cierto, la idea era añadir puertas de vidrio, pero en realidad lo que hicieron fue pegar un poco de acrílico negro sobre las puertas normales y corrientes. Puedes probarlo en tu coche si quieres una actualización fácil y barata. 

La verdad es que nadie sabe que fue exactamente del Ford Mustang europeo, pero parece que el Mustang RSX Concept podría estar guardado en un archivador en la sede de Ford en Dearborn, o bien en la parte trasera del garaje de Jay Leno o como medio de transporte de visitantes en el Área 51. Lo que sí sabemos es que nunca llegó a la producción. 

Lo mejor es que aquellos que cayeron rendidos a sus virtudes solo tuvieron que esperar cinco años para que apareciera la Sierra XR4. Me gusta mucho más.

Buscador de coches

Y además