Este es el nuevo Eagle Spyder GT: ¿la mejor réplica del mundo?

Y probablemente también una de las más caras.

El mundo de las réplicas de clásicos está dando un giro inesperado: coches como el Eagle Spyder GT son un buen ejemplo. Coches completamente nuevos, que combinan lo mejor de la esencia del pasado y lo mejor de la tecnología moderna. Construcción artesanal, el máximo mimo y un resultado adorable. Algunas marcas han llegado más lejos, como la propia Jaguar, que se ha atrevido directamente a resucitar un modelo, el Jaguar XKSS. Parece que el nuevo Aston Martin DB4 GT va a seguir ese camino.

Te interesa: Jaguar E-Type Lightweight, subastado por 6,9 millones de euros

Sin duda es polémico, ya que los amantes de los clásicos no creo que estén muy satisfechos con esto. El Eagle Spyder GT es la interpretación moderna del Jaguar E-Type Lightweight, la versión  más ligera de este mítico deportivo inglés. Un ejemplar en buen estado, original, puede alcanzar los seis millones de euros. Por eso no es de extrañar que aquellos millonarios que quieran disfrutar de una joya de este nivel, uno de los coches más bonitos de la historia, sin arruinarse, pueden ir a los chicos de Eagle y llevarse a casa una réplica perfecta, tan perfecta que probablemente, como coche, será incluso mejor.

Pero sí, no deja de ser una réplica: bajo el capó, el seis cilindros en línea que le han insertado produce 340 CV y 460 Nm de par. Gracias a su peso ligero, es capaz de alcanzar los 100 km/h desde pardo en menos de cinco segundos y la velocidad máxima roza los 300 km/h. Sin duda un coche excitante en todos los sentidos.

 

 

Para asegurar que cada Eagle Spyder GT sea único, cada ejemplar será diferente: ¿cómo se consigue eso? Con la máxima artesanía. El monocasco de aluminio, la caja de cambios de aluminio, el motor de aluminio y otros componentes realizados en magnesio se realizan de manera única y artesanal, no hay dos igual. No obstante, cuenta con tecnología dinámica de primer nivel para que en carretera sea infinitamente mejor que su original: una barra antivuelco ajustable en el eje delantero, amortiguadores Öhlins regulables o frenos AP Racing que convierten este clásico moderno de 1.029 kg en un coche dinámicamente impecable: ¡y un auténtico deportivo ligero!

Ahora viene la mala noticia: su precio. La artesanía máxima, el lujo por los pequeños detalles, toda la tecnología que incorpora, se paga. La exclusividad y su pequeña producción, también: en España tendrás que pagar un millón de euros para terminar con esta joya en el garaje, aunque como te decía, uno original puede superar los seis, así que al final tampoco sale tan mal la cosa, ¿no te parece?

Lecturas recomendadas