Esta es la resurrección del Jaguar XKSS: ¿Ahora crees en los milagros?

No puede ser más ‘cool’. No. De ninguna manera.

El Jaguar XKSS nació con un objetivo claro: crear una versión de calle del Jaguar D-Type. Efectivamente, un carreras-cliente similar al que podría ser a día de hoy, por ejemplo, el Aston Martin Vantage GT12. Un modelo casi de carreras con un objetivo claro: poder disfrutar de la conducción más deportiva durante todos los días del año, sin tener que acercarse al circuito más cercano: el deportivo favorito de Steve McQueen, ¿hace falta decir algo más?

Te interesa: el Jaguar XJ220 recupera sus ruedas originales gracias a Pirelli y Jaguar Classic

El Jaguar XKSS iba a ser tremendamente exclusivo: se planteó una serie de 25 ejemplares, con las modificaciones necesarias para poder circular por la calle sin problema. Parabrisas, puertas, espacios para guardar una pequeña maleta de mano, pero con cambios mecánicos muy justos. Un auténtico coche de carreras para gentleman drivers. Pero su historia no siempre fue plácida. Durante la producción de los 25 ejemplares, nueve de ellos fueron completamente destruidos en un feroz incendio en la planta de Browns Lane, nueve ejemplares que iban a ser destinados a EEUU y que hicieron que la serie se quedase ‘a medias’: solamente 16 jaguar XKSS fueron vendidos.

La reciente creación del departamento Jaguar Classic ha dado una solución brillante a este proyecto. En 2014 reprodujeron un Jaguar E-Type absolutamente maravilloso, fabricado desde cero y con un precio estratosférico. Más tarde llegaría la gran noticia que hoy nos ocupa: iban a completar la serie del Jaguar XKSS, lo que significa volver a producir los nueve chasis que fueron calcinados.

 

 

18 meses de investigación y mucho trabajo ha terminado con un resultado brillante. Te recomiendo que eches un vistazo a la galería para admirar a esta joya de la automoción, un remake absolutamente respetuoso con el original y que hará llorar de emoción a los ‘petrolhead’, especialmente a aquellos que adoran a los clásicos ingleses en general y de Jaguar en particular.

Los nueve Jaguar XKSS serán fabricados completamente a mano, por auténticos artesanos del automóvil y siguiendo, paso por paso, los plazos que se realizaron en 1956. Los moldes originales de la carrocería del Jaguar XKSS se perdieron con el paso del tiempo, por eso Jaguar los ha vuelto a fabricar sobre la base de los Jaguar XKSS originales. Las carrocerías fabricadas con una aleación de magnesio, igual que en 1957, se fabricarán sobre estos nuevos moldes mediante un tradicional proceso manual de montaje de cadena. Las maquetas realizadas en ordenador fueron fundamentales también para calcar la fabricación del chasis.

El chasis se ha llevado a cabo con la colaboración de Reynolds, uno de los fabricantes de bastidores más famoso del mundo. Para confeccionar las nuevas piezas del chasis se han utilizado las medidas del sistema imperial, en lugar del sistema métrico decimal: incluso los bastidores y los tubos del chasis están soldados en bronce, tal y como se hizo con el XKSS original. Esta pasión por la originalidad también se puede apreciar en otros detalles, como los frenos de disco Dunlop con bomba Plessey y neumáticos Dunlop con llantas remachadas de aleación de magnesio.

 

 

El motor del Jaguar XKSS también es exactamente el mismo seis cilindros en línea de 3.4 litros, que sigue enamorando con sus 262 CV, una cifra irrisoria para nuestros tiempos, pero más que brutal para aquellos tiempos. Jaguar le ha instalado también los carburadores Weber DC03. ¡Perfecto!

En el interior, Jaguar ha revisado en profundidad los mapas originales del coche y se ha realizado una copia exacta: incluyendo el cuadro de mandos original o el tratamiento del cuero. Detalles que marcan la diferencia. “todo, desde la madera hasta el volante, incluyendo el grano del cuero de los asientos o el salpicadero, es precisamente tal como lo habríamos visto en 1957.” Afirman desde Jaguar Classic.

 

 

Jaguar afirma que los únicos cambios respecto al original han tenido que ver con aspectos de seguridad, como por ejemplo el tanque de combustible, que se ha realizado en un material más resistente que el del Jaguar XKSS de hace más de medio siglo. Más de 10.000 horas de mano de obra han  permitido devolver a la vida uno de los coches más especiales de la historia, una joya cuyo precio de más de 1,3 millones de euros parece justificado en cada céntimo. Ahora te toca decidir a ti si es más ‘cool’ comprar un hiperdeportivo híbrido actual o un descapotable de 262 CV de 1956. Yo no digo más.

 

No te lo puedes perder:

Eagle Spyder GT: el sucesor espiritual del Jaguar E-Type

Jaguar F-Type SVR: el más especial

Restaurado el Ferrari 225e: ¡el renacido!

Un espectacular Mercedes 540K: estrella en la subasta de Arizona

A subasta el último Lamborghini Diablo de los 'viejos tiempos'

Lecturas recomendadas