Los mejores ‘RS’ de la historia

Las siglas RS han decorado el nombre de algunos de los coches más emocionantes de todos los tiempos. Hoy recopilo alguno de los mejores.

¿Raúl Salinas? Más bien Racing Sport. Bueno, en cualquier caso, las siglas RS, históricamente, siempre han decorado o han sido protagonistas en nombrar algunos de los coches más alucinantes de la historia. Dos letras que significan deportividad, efectividad y diversión. Desde un pequeño Renault Sport hasta coches nacidos en el circuito.


Renault Megane RS Trophy R

Cuando piensas en las siglas RS, muchos pensarán de manera casi automática Renault Sport. El departamento más deportivo de la marca francesa protagoniza el nombre de algunos de los Renault más apasionantes de la historia.

Sin duda, el Renault Megane RS Trophy R, es posiblemente el Renault Sport más brutal, emocional y apasionante de la historia de la marca. Un coche que parece sacado de un rally y cuyo comportamiento te pone los pelos de punta. Seguro que muchos preferís otros Renault RS, aquí cada uno que se quede con su favorito.

Porsche 911 GT3 RS

Porsche y RS son sinónimo de brutalidad y efectividad máxima. He elegido el último Porsche 911 GT3 RS por ser el más moderno y uno de los deportivos favoritos en la redacción de Top Gear. Pero cualquier otro me podría servir: desde un Porsche 911 GT2 RS hasta un clásico de altura, como por ejemplo un Porsche 718 RS 60 Spyder.

Con su motor trasero atmosférico de cuatro litros y 500 CV, el último RS es una máquina espectacular. Toda esa potencia, a diferencia de los 911 Turbo, se envía a las ruedas traseras, pero pese a ello, la aceleración sigue siendo estremecedora: de 0 a 100 en 3,3 segundos y 322 km/h de velocidad máxima.

Audi RS6

Otro gran protagonista en la utilización de las siglas RS es Audi. Lo utiliza para denominar las versiones más radicales del departamento Audi Sport. Nació hace ya años con el Audi RS2, una versión radical, desarrollada junto a Porsche, del Audi 80, aunque nosotros somos fans del Audi RS6.

Concretamente de la última versión Performance que llega con, agárrate, ¡605 CV! Cuando nacieron estas versiones RS, se consideraban lobos con piel de cordero, no obstante, a día de hoy, tienen un aspecto estético tan fiero que ya adelantan lo que esconden bajo el capó. 

Ford Focus RS

Y la cuarta y última marca mítica en utilizar las siglas RS. Ford tiene varios coches míticos con esta denominación, desde los Ford Escort RS Cosworth hasta el actual Ford Focus RS. En cualquier caso son sinónimo de deportividad y efectividad, tanto antes como ahora.

No obstante, la última evolución del Ford Focus RS nos ha dejado novedades importantes, como la incorporación de la tracción integral. Gracias a ello, el coche es ahora más rápido y mucho más eficaz. No hace falta decir que estéticamente, cualquier miembro de la familia Ford RS es digno de estar en un póster en cualquier habitación.

Chevrolet Camaro RS

El Chevrolet Camaro RS (en este caso significa Rally Sport) nació hace décadas como un kit de equipamiento especial en el Camaro. En 1966 empezaba la comercialización del primer Camaro y poco después ya estaba disponible la versión RS, que constaba con luces y pilotos específicos, el emblema RS y una pintura metalizada exclusiva.

El Camaro RS estuvo en el catálogo de la marca hasta la anterior generación que llegó a España. En el caso de la generación moderna también se trataba de un kit de equipamiento aunque en la actualidad solamente disponible con el motor V6, ya que el V8, la versión SS, ya disponía de su propio acabado estético.

Donkervoort D8 GTO-RS

Termino esta lista con dos coches menos conocidos en el mercado español. El primero es el Donkervoort D8 GTO-RS y, como ya te esperas tras ver esta lista, se trata de la versión más radical del ligero biplaza holandés Donkervoort D8. Para quien no lo conozca, se trata de un sucesor espiritual del Lotus Seven, donde la ligereza y efectividad están por encima de todo.

Gracias a la sobredosis de fibra de carbono, consigue un peso sobre la  báscula realmente bajo: 695 kg. Bajo el capó equipa el motor de cinco cilindros y 2,5 litros de otro integrante de la familia RS: el Audi TT RS. Gracias a numerosos cambios en la mecánica se consiguen extraer 380 CV. ¡Es capaz de acelerar de cero a cien en 2,8 segundos! Una máquina muy seria.

Veritas RS III

Y termino esta lista con un coche que pocos conocerán: el Veritas RS III. Este coche se hizo más o menos popular en el año 2009. Presentado en el Salon Privé de Londres, fue nombrado ‘Best Super Car’ en dicho evento. Se trata de una berlinetta radical, sin techo ni parabrisas, que busca rememorar la historia de una marca con un gran bagaje tras la Segunda Guerra Mundial, aunque tuvo un éxito notable en los años 50 elaborando deportivos radicales sobre la base de coches BMW.

Para esta reedición se utilizó una fórmula similar. Aunque la plataforma era propia, el motor era de origen BMW: concretamente el V10 de cinco litros del BMW M5 con 500 CV: era capaz de acelerar de cero a cien en 3,4 segundos. 


 

Lecturas recomendadas