Prueba: El nuevo Ford Focus RS te alegrará el día

El Ford Focus RS te puede llevar al límite. Podrás llevártelo al circuito o comprar el pan dando una vuelta tranquila por la ciudad. Tú eliges.

Imagen de perfil de Redacción Top Gear
9 10

Nuestro veredicto

¿Qué coche es?

A menos que hayas estado viviendo en una cueva los últimos meses, no me creo que no sepas de lo que te estoy hablando. La publicidad que rodea el lanzamiento del Ford Focus RS 2016 ha sido brutal, con vídeos virales como el de Ken Block o el último que nos ha mostrado Ford, en el que Stig nos enseña los distintos modos de conducción del coche. Hay muchas ganas de coche.

El Ford Focus RS es el último coche de la marca en llevar las siglas RS de Rally Sport, acrónimo reservado para que la gente ajena a los circuitos pueda conducir coches con potencias y reacciones similares a los vehículos destinados a la competición. ¿Cómo funcionan los 350 CV con tracción a las cuatro ruedas a un precio irresistible de poco más de 40.000 euros?

Ahora te cuento más sobre su tecnología.

El Focus RS lleva un motor de cuatro cilindros turbo de 2,3 litros con 350 CV y 470 Nm de par, combinado a su vez con un cambio manual de seis velocidades que me ha encantado. Amortiguadores adaptativos y cuatro modos de conducción para jugar: Normal, Sport, Track y Drift. Del Normal no hace falta dar explicaciones, en cuanto al Sport ya empieza a modificarse la respuesta del motor, dirección, sonido del escape y sistema de tracción total. En el Track el comportamiento es aún más agresivo, y además se desconecta parcialmente el ESP y se endurece la suspensión. Por último con el Drift, lo que más trabaja es el sistema de tracción total, que envía más potencia a las ruedas traseras y permite el deslizamiento de forma controlada.

Ford Focus RS frontal
El nuevo Ford Focus RS tiene hasta cuatro modos de conducción para llevar los caballos bajo tu control.

¿Puedo derrapar como el señor Block?

Sí, siempre y cuando seas responsable con el uso de tu pie derecho y, bueno, tengas sus manos (o algo parecido). Todo empieza con un revolucionario sistema de tracción a las cuatro ruedas, desarrollado por una compañía llamada GKN. Puede enviar hasta el 70% a la parte de atrás y canalizar hasta el 100% del mismo a la rueda izquierda o derecha. En comparación, el sistema Haldex del Golf R sólo puede enviar el 50% del par en la parte trasera.

En el modo Drift toda la fuerza está en la parte trasera, pero se suaviza para permitir más movimiento, abriendo sobreviraje y potencia de forma controlable. El sistema controla constantemente todo, de forma que si detecta alguna anomalía o peligro, el ESC intervendrá. Es una sensación única, porque a diferencia de otros coches potentes de tracción trasera, aquí el 30% de par que sigue en la parte frontal te permite conducir sin miedos y de forma más estable.

¿Tengo que conducir por todas partes haciendo derrapes?

Claramente no. En el modo Sport o Track todo es más neutral, pero puedes seguir disfrutando de igual manera de las virtudes del coche. Aún así te diré que el modo Track es mejor dejarlo para los circuitos, porque hay una gran diferencia entre la configuración de los amortiguadores más blandos y más firmes...

¿Corre mucho y es rápido?

Muy rápido, de hecho. Ford dice que hace el 0-100 km/h en 4,7 segundos y alcanza una velocidad máxima de 265 km/h, que es mucho, pero en realidad no es más veloz que un Honda Civic Type R en línea recta, a pesar de tener 40 CV y tracción a las cuatro ruedas de ventaja. Sin embargo, mientras que el par del Honda llega de repente, el Focus golpea más rápido y durante más tiempo. Lo único que retrasa el tirón es tener que usar el embrague y la mano para cambiar de marcha manualmente. Un doble embrague haría al RS más rápido aún, pero la caja manual era más atractiva, por lo que los ingenieros se decantaron por ella.

Ford Focus RS Interior
El interior podía haber tenido un aire más deportivo y radical.

Suena como si fuera casi perfecto.

No del todo, tiene algunos defectos. Nuestro coche de prueba estaba equipado con los asientos de tipo bacquet, y según te sientas los notas muy altos, con lo que es difícil encontrar una postura cómoda al volante. Ford ya está trabajando para dar una solución a esto, pero ten cuidado si te planteas esta opción. Tanto en el interior como en el exterior todo es correcto, pero quizás un poco aburrido. Se pueden echar en falta elementos más radicales como vemos en otros coches similares que den al conjunto un aire más agresivo, más deportivo aún.

Aún así, pasadas unas horas llevando al límite al Focus RS y jugando con sus modos de conducción, esos pequeños problemas desaparecen y hacen de él un coche realmente bueno.

No te pierdas:

- Prueba: 3.200 kms por Europa en el nuevo Ford Focus RS

- Mountune quiere meter mano al Ford Focus RS: ¡objetivo RS3!

- Vídeo: ‘The Stig’ nos enseña lo mejor del nuevo Ford Focus RS

Lecturas recomendadas