Pasar al contenido principal

La guía de concepts de Top Gear: Bizzarrini Manta

Tan desconocido como interesante en la historia de los deportivos italianos.

¿De qué año dirías que es el Bizzarrini Manta? ¿1975? ¿1972? Qué va. A pesar de su curiosa combinación de colores verde y naranja brillante, su afilado morro, su larga trasera y su motor central, el Bizzarrini Manta es una creación de los años 60, concretamente de 1968. Impresionante, ¿verdad? Además de su impresionante aspecto, que puedes conocer en detalle en la galería, el Manta llegó en un momento clave para la industria de superdeportivos en Italia.

Te interesa: historia del Lamborghini Miura: ¡pasión por la deportividad!

En 1968, Giorgetto Giugiaro abandonó Bertone y, tras un breve periodo en Ghia, formó su propia compañía: Italdesign. El Manta fue el primer prototipo que salió de la nueva empresa de Giugiaro y demostró ante todo el mundo que ya era una estrella del diseño, real, y no solamente el pupilo de Marcello Gandini. Solamente por ser el primer coche de Italdesign, este Bizzarrini Manta ya es tremendamente especial, pero la historia de Bizzarrini también es digna de película.

Giotto Bizzarrini fundó su propia empresa de 1964, tras llevar muchos años trabajando como ingeniero en otras marcas, incluso fue ingeniero jefe de Ferrari y persona fundamental en el desarrollo del Ferrari 250 GTO.  La historia de Bizzarrini fue una de las más breves de la historia, nació en 1964 y murió en 1969, pero ese breve espacio de tiempo, esta marca tuvo tiempo de presentar coches tan interesantes como el Bizzarrini P538, con cuatro frenos de discos, suspensión independiente y carrocería de fibra de vidrio.

 

 

Otros Bizzarrini ilustres fueron el Bizzarrini 5300GT Strada, con eje trasero De Dion, una carrocería de aluminio y un V8 de 400 CV de origen americano. Pero nosotros nos quedamos con este Bizzarrini Manta: en apenas 40 días, Giugiaro creo un deportivo espectacular, súper esbelto, un chasis tubular, carrocería de fibra de vidrio y un V8 de 400 CV para darle vida. El Manta estaba basado en el chasis de uno de los Bizzarrini P538 de carreras, un coche que había participado en las 24h de Le Mans.

Otra de las peculiaridades del Bizzarrini Manta era su interior: tan ancho que permitió colocar tres asientos, con el puesto de conducción en el central, muchos años antes del McLaren F1, aunque es de justicia decir que Ferrari ya había creado el 365 Tre Posti. Su estética era espectacular y era otra muestra más del talento de Giugiaro: más tarde, Italdesign iba a dibujar leyendas sobre cuatro ruedas como el Volkswagen Golf, el Maserati Bora o el DeLorean DMC-12.

¿Y Bizzarrini? Bueno, su historia como constructor pudo ser breve, pero su contribución a la industria de los deportivos todavía sigue viva. Giotto Bizzarrini fue el padre del V12 que todo Lamborghini ha utilizado desde el Lamborghini Miura hasta el Murciélago, fue fundamental en el espectacular Iso Grifo e incluso fue el creador del Ferrari 250 Breadvan, sí, el coche de reparto más especial de todos los tiempos.

¿Verdad que el Bizzarrini Manta merecería ser algo más conocido? Fue un prototipo único, avanzado, espectacular y que representa lo mejor de la pasión italiana por los coches: una pena que no llevase el V12 que Giotto diseñó para Lamborghini

Lecturas recomendadas