Pasar al contenido principal

Mercedes C63 AMG 2007: ¿es esta la mejor generación de su historia?

Pasan los años y cada vez es más atractivo.
Imagen de perfil de Raul Salinas
sedan deportivo motor v8 circuito familiar

Mercedes es especialista en crear coches deportivos emocionantes, especialmente interesantes son aquellos que esconden su potencial en elegantes y clásicas carrocerías. Lobos con piel de cordero. El Mercedes C63 AMG 2007 es posiblemente uno de los ejemplos más interesantes y, personalmente, uno de los mejores AMG de los últimos años y el mejor Mercedes Clase C AMG de la historia. ¿Por qué? Aquí te doy mi punto de vista.

Vamos a analizar este vehículo en profundidad y os voy a dar mi opinión sobre el Mercedes C63 W204, teniendo en cuenta lo que ofrece y cómo lo ofrece, que es lo más importante. El C63 AMG de 2007 fue el primero en incorporar esta denominación, ya que su imponente motor alcanzaba los 6.208 centímetros cúbicos. Un nombre que hoy nos parece histórico en la marca de la estrella pero que apenas tiene 12 años. 

 

Diseño del Mercedes C63 AMG 2007

Lo primero que debo decir es que el Mercedes C63 AMG W204 fue un modelo clave en términos de diseño. Supuso la evolución de la discreción hacia algo más llamativo, donde la deportividad era cada vez más evidente. Hasta la fecha, los Mercedes Clase C firmados por AMG eran discretos. Los Mercedes C43 AMG W202 o los Mercedes C55 AMG W203 eran diseños muy limpios y sin grandes florituras. Lobos con piel de cordero.

 

Missing multimedia.

 

Sin embargo, el Mercedes C63 AMG 2007, el más deportivo y potente de la historia, llegó con una estética más llamativa y diferente respecto al resto de la gama. Destacaba su frontal, con grandes tomas de aire centrales y los faros antiniebla integrados en el lateral. también pequeñas tomas de aire en el lateral del faldón y un imponente paso de rueda ensanchado. Los dos nervios sobre el capó, junto con unos faros ligeramente oscurecidos, hacían de ese frontal algo intimidan.

En la zaga destaca la cuádruple salida de escape, con un difusor integrado y un ligerísimo y elegante alerón sobre el portón trasero. En la vista lateral, las llantas de aleación de 19 pulgadas y dos diseños (cinco radios o multirradio) destacaban y ponían la guinda  aun conjunto súper atractivo.

Quizás el elemento que peor ha sobrevivir al paso del tiempo es el diseño del interior, un diseño demasiado sencillo y sin demasiados detalles deportivos, más allá de unos asientos tipo bucket absolutamente sensacionales, de los mejores que he probado: ¡dos auténticos butacones donde el confort y el agarre lateral están asegurados!

 

Un motor y un comportamiento explosivo

El diseño es espectacular y es lo que da el punto diferenciador al vehículo. Una deportividad perfectamente ajustada, con un aspecto intimidante y un motor y un comportamiento que no se quedan atrás. Con un motor V8 atmosférico de 6,2 litros, es uno de los mejores motores de los últimos años creados en Affalterbach. Un sabor sedoso, un sonido que pone los pelos de punta y una manera única de subir de vueltas.

 

sedan deportivo motor v8 circuito familiar

 

Genera 457 CV a 6.800 vueltas y su par máximo alcanza los 600 Nm a 5.000 vueltas, aunque entrega 500 Nm constantes entre las 2.000 y las 6.250 vueltas. Es un motor progresivo, que conforme sube de vueltas, mejora y mejora hasta decir basta. El sonido es de lo mejor de AMG y su caja de cambios, aunque puede lastrar ligeramente al conjunto, no es tan mala como se podría esperar de ella. Acelera de cero a cien en 4,5 segundos y su velocidad máxima está limitada a 250 km/h.

Además de su motor atmosférico, hay que destacar también su tracción trasera, lo que convertía a este sedán en un auténtico devorador de neumáticos. Sin embargo, su comportamiento no es nervioso y gracias a un peso contenido (1.730 kg), en curvas se comporta sorprendentemente bien. Para parar a la bestia utiliza frenos delanteros con discos de 360 mm con pinzas de seis pistones, así como frenos traseros de 330 mm con pinzas de cuatro pistones.

Quizás una de sus particularidades más evidentes es que consigue un alto grado de confort en sus desplazamientos. Su suspensión es firme, pero no resulta incómoda en ningún momento. Se siente refinado en su rodar y eso hace que se sienta como un Mercedes pata negra. Es agradable para viajar y cuando quieres diversión al volante, la puedes conseguir. Su eficacia está fuera de toda duda.

Por todo esto, creo que el Mercedes C63 AMG es el mejor Clase C firmado por AMG de la historia y uno de los sedán deportivos más atractivos del Siglo XXI. Estéticamente consigue mucho sin necesitar de grandes estridencias, su interior es refinado, de calidad y confortable, mientras que su comportamiento es excitante y explosivo. El precio del Mercedes C63 AMG W204 parte en torno a los 25.000 euros, aunque para encontrar una unidad realmente interesante deberás volar por encima de los 30.000 euros. ¡No es dinero para un coche tan espectacular! 

Y además