Pasar al contenido principal

Mercedes se carga el SLC. ¿Cuál es el próximo?

Reinventarse o morir.

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

La desaparición del Mercedes SLC parece un hecho y los chicos de Carbuzz explican por qué. Hay muy pocos fabricantes, por no decir ninguno, que puedan expandir su línea de productos antes de que se encuentren atados, víctimas de una burbuja que han creado ellos mismos y en la que residen demasiados modelos… que dan a los clientes más opciones de las que necesitan.

Las marcas alemanas son especialistas en esto, con coches asequibles como escalón de entrada a la gama destinados a los compradores más jóvenes y con SUV… bueno, con SUV destinados a todo el mundo (echa un vistazo a la lista de SUV de 2017 y te darás cuenta de su volumen). Es evidente que necesitan espacio para todo eso. Por ello, han salido a la caza de coupés y descapotables completamente innecesarios (en opinión de nuestros amigos americanos).

Según un informe de Automobile Magazine, la dinastía germana de coches deportivos y turismos va a sufrir un severo recorte, ya que muchos de los modelos de nicho dejarán de producirse. Y entre ellos se habla del Mercedes SLC, un reemplazo para el SLK cuya esperanza de vida no es superior a un año; al parecer, verá la guillotina cuando termine su ciclo de producción.

No se puede decir que algo así pille de sorpresa, puesto que la compañía alemana ya cuenta con el AMG GT Roadster, el GT C y los Clase S Coupé y descapotable. Eso deja el SLC como un vehículo de nicho, un nicho muy pequeño.

Así, Mercedes ha redirigido sus planes hacia una plataforma compartida para la próxima generación del AMG GT y el SL. El primero seguirá siendo un biplaza descapotable, pero el segundo se transformará en un 2+2, perdiendo su techo duro retráctil en favor de uno de lona. Y así el Mercedes Clase S cuenta con un rival amable dentro de su propia casa.

Si esta primera parte del plan sigue adelante, posiblemente podemos esperar que los Clase S Coupé y Convertible sean exterminados, dicen en Carbuzz; los reemplazarán versiones de los Clase E y Clase C. Quizá estos cambios parezcan complicados e innecesarios desde fuera, pero la compañía ya ha probado que la reinvención con el fin de prepararse para lo que venga es la forma de vender más coches.

Lecturas recomendadas