Pasar al contenido principal

El Toyota AE 86 fue el precursor del GT86, y no otro

Difícil de encontrar actualmente... ¡y muy cotizado!
Toyota AE 86

Puede que pienses que, según lo visto en los últimos años, Toyota ha sido un fabricante que siempre se ha dedicado a hacer coches híbridos. Pero no. Si la marca japonesa tiene en su oferta un par de coches deportivos es porque cuenta con una herencia importante a la hora de elaborar automóviles de esos que nos ponen los pelos como escarpias. Y precisamente hoy me apetece hablarte de uno de ellos, el Toyota AE 86, que fue el precursor del actual Toyota GT86. Con un abuelo tan molón, ¿cómo no iba a emocionarnos este coupé nipón? Atento, porque el Toyota AE 86 tiene lo suyo.

Toyota AE 86, el abuelo del GT86

¿De verdad no sabías cuál era el modelo que había detrás del Toyota GT86? No puedo creerlo. Un concepto de vehículo deportivo de esas características tenía que tener detrás un coche como el Toyota AE 86, al que también se le conoce como Hachiroku, Toyota Corolla Levin, Toyota Trueno... Es una de las mayores leyendas del drift vistas jamás, y es seguro que por eso el GT86 ha sido concebido con un peso contenido, un cambio manual (abstente de conducirlo con el automático) y un sistema de propulsión trasera.

Todo empezó en 1983, con el lanzamiento de la quinta generación del Toyota Corolla. Debes saber que lo de Toyota AE 86 le viene del código interno por el que se le conocía en la marca. De hecho, 'hachiroku' es cómo suena fonéticamente el número 86 en japonés. Pero bueno, no me voy por las ramas: junto a esta nueva entrega del Corolla fueron presentados otros dos modelos deportivos de propulsión trasera, uno con tres puertas y faros escamoteables conocido como Trueno, y otro con dos puertas y faros estándar, que fue nombrado Levin (o rayo, si lo traducimos al castellano).

Toyota AE 86 trasera

Como pasa con todos los coches, había varios niveles de equipamiento. Los más equipados tenían, curiosamente, un motor menos potente. Pero adelantos como el aire acondicionado o la dirección asistida. Por otra parte estaban los más deportivos, con un diferencial de desplazamiento limitado de serie... y sin las 'comodidades' de los considerados de lujo. Eso sí, según el país, la dotación de serie del Toyota AE 86 cambiaba ligeramente.

¿Cuál era el motor del Toyota AE 86?

El motor del Toyota AE 86 fue un bloque de gasolina atmosférico de 1.6 litros y cuatro cilindros que entregaba unos 130 CV, e iba ligado a un cambio manual de cinco velocidades. ¿Lo mejor? El corte se situaba muy cercano a las 8.000 rpm, así que era tremendamente 'estirable'. Como buen atmosférico. Y claro, esos potros empujaban de lo lindo sus menos de 1.000 kg. El resultado fue un 0 a 100 en menos de 9 segundos y alcanzar casi los 200 km/h de velocidad punta.

Pero en esencia, la filosofía especial del Toyota AE 86 no era otra que ir de lado. Motor frontal, propulsión trasera y un reparto de pesos cercano al 50-50 le convertían en una máquina de derrapar. Tanto es así que al modificarlo para las competiciones de drift se podía conseguir una zaga tan liviana que con solo frenar y girar ya se descolocaba. No obstante, era muy fácil de manejar y por lo tanto un estupendo coche escuela. A día de hoy es muy difícil encontrar uno en buenas condiciones y a precio razonable, y mucho más en nuestro país. ¿Y a ti qué te parece? ¿Te gusta el Toyota AE 86?

Y además