Las 4 carreteras sin límite de velocidad. De nada

Los paraísos terrenales de Top Gear.

Cada vez quedan menos carreteras sin límite de velocidad. Hemos llegado a esta reflexión tras la noticia del estado australiano que pretende acotar los kilómetros por hora a los que se puede circular por una vía en la que, durante años, los conductores han dado rienda suelta a los caballos de sus vehículos (puedes verla pinchando aquí).

Pero, más allá de nuestras suposiciones, los suspiros emitidos y los comentarios sesudos -algunos más que otros- que recomiendan prudencia en cualquier situación y poner el pie a tabla sólo si sabes (no si CREES que sabes), queríamos comprobarlo. Queríamos, tras un encendido debate, saber qué sitios sobre la faz de la tierra permiten pisar el acelerador a fondo y alcanzar la velocidad máxima que marca tu velocímetro (o la clásica limitación automática a 250 km/h). Así que nos hemos puesto a trastear por internet y hemos encontrado lo que sospechábamos… y alguna sorpresa.

7 coches para meterte en Nürburgring y disfrutar como un niño.

Ojo, hablamos de carreteras abiertas al tráfico, no de esos lugares a los que llevas tu coche para hacer unas tandas. El Circuito de Nürburgring, por mucho que nos guste -a nosotros y a las marcas de coches, que lo monopolizan buscando un récord tras otro-, no vale en este ranking. Y resulta que no hay tantas vías… ni tienen que ver unas con otras. Es decir: una carretera sin límite de velocidad no se decide por una característica determinada, no ha de contar con una condición específica. El legislador dispone y, en el caso de Alemania, con sus famosas autobahn, los conductores acatan con un sentido común asombroso. Quizá por eso funciona el frágil equilibrio.

Es el caso más cercano; para los otros ejemplos que te proponemos, tendrás que ir un poco más lejos. Pero, si eres amante de la velocidad, seguro que merecerá la pena. A menos que allí tengas que alquilar un tricilíndrico…

 

Lecturas recomendadas