Pasar al contenido principal

Las averías más frecuentes de los coches híbridos

Un buen mantenimiento siempre evita quebraderos de cabeza...

Imagen de perfil de Miguel Lorente
coche hibrido

Las averías de los coches híbridos eléctricos son uno de los temas que más cuestiones se plantean a la hora de pensar en comprar un coche híbrido. La expansión de estos automóviles es inversamente proporcional al tiempo que llevan entre nosotros y muchos posibles compradores desconocen qué problemas tienen los coches híbridos, sobre todo cuando los kilómetros empiezan a acumularse.

Por ello, para informarte sobre las averías más frecuentes, hemos hablado con el taller Motor Cebis, especialista en coches híbridos. Bajo su punto de vista diario, neutral y ajeno a influencias de fabricantes.

 

¿Cuáles son las averías de los coches híbridos más frecuentes?

La tecnología híbrida supone que un vehículo que recurre a un motor térmico sea apoyado por un sistema híbrido que aporte energía aliviando la carga de trabajo del bloque de combustión y así se fomenta el ahorro de combustible (si tienes dudas entre híbrido o gasolina lee este enlace). 

Una de las averías en los coches híbridos enchufables más habitual procede del cableado del sistema eléctrico. A partir de los 60.000 km, los cables acusan el tamaño de una sección menor a la que sería ideal y pueden llegar a quemarse, causando un daño en el equipo eléctrico que podría suponer su cambio completo. Una reparación por sustitución tanto de los cables como de la batería que puede alcanzar un desembolso de unos 7.000 euros, pero si el acumulador no ha sufrido daños podría repararse cambiando el cableado por un precio inferior a los 100 euros.

También puede que haya problemas con el conector de servicio de los híbridos enchufables, ya que, durante la recarga, se calientan y acaban por estropearse o, incluso quemándose. La solución puede ser un cambio preventivo o, si se ha deteriorado, la sustitución por el que utilice la versión no enchufable.

Respecto al conector de servicio, en los Toyota Auris, dada la situación del mismo, bajo la banqueta trasera, y que es un elemento de seguridad al que hay que recurrir (desconectar) en caso de que el coche sufra un accidente, algunos dueños han creído que tenían problemas o una avería en su Auris dado que el automóvil había dejado de funcionar súbitamente. No es así, por el lugar donde se ha instalado, algunas veces se puede provocar la desconexión involuntaria por un golpe fortuito, lo cual no supone ninguna avería en este coche híbrido.

Mucha gente piensa que el equipo de frenado es la responsable de la regeneración energética en los coches eléctricos. Eso es incorrecto. La recarga de los coches híbridos la realiza la caja de cambios cuando retiene, entonces el transeje transforma la energía en electricidad y se envía a la batería. Pero nos indican que es cierto que algunos Toyota Prius han tenido problemas con la bomba electrohidráuluca del ABS, no está directamente relacionado con la condición de ser híbrido pero sí es una de las averías habituales de los Toyota Prius híbridos.

En estos coches también aparecen los problemas con la junta de culata, una avería que se muestra cuando alcanzan o se sitúan en el umbral de los 300.000. Consume agua y necesita ser reparada.

Dado el caso, la peor avería que un coche híbrido pudiera tener vendría de la caja de cambios asociada al inversor que, en estos vehículos, tiene la triple función: la propia en la caja de cambios, la de alternador que genera energía y la de motor de arranque. De ahí que sea una pieza fundamental en los coches híbridos pero con una baja probabilidad de que se estropee.

 

Mantenimiento y recomendaciones para los coches híbridos

Para evitar averías en los coches híbridos, desde el taller Motor Cebis nos hacen hincapié en concienciar a los propietarios de su adecuado mantenimiento.

Por un lado su motor de combustión tiene las mismas necesidades que el de la versión del modelo que no recurre al apoyo en el sistema eléctrico. Por otro lado se remarca que se debe ser consciente de que el sistema eléctrico del coche híbrido necesita revisiones y mantenimiento.

Por ser un elemento vital en un coche, no hay que descuidar el transeje, lubricarlo con el aceite correspondiente y sustituirlo cada 50.000 km.

Volviendo a los problemas de calentamiento, una limpieza regular del sistema de refrigeración de las baterías (en el caso de los híbridos enchufables son dos ventiladores, mientras que los que no son enchufables cuentan con uno) evitaría el sobrecalentamiento que puede provocar daños en el cableado y en la batería.

Además recomiendan mantener libre de suciedad el espacio entre el condensador y el radiador del agua para evitar también el exceso de temperatura y un deterioro de la batería del sistema eléctrico. El coste de esta limpieza estaría por debajo de 100 euros. Un síntoma de una mala refrigeración es el bajo rendimiento del sistema de aire acondicionado y un mayor consumo de gasolina.

 

Averías y problemas en coches híbridos

 

La vida útil de la batería de los coches híbridos no enchufables es de en torno a los 250.000-300.000 km. Entonces habría que sustituirla, como dijimos. A la vez que se cambia este acumulador, es recomendable sustituir la batería de servicio para garantizar un funcionamiento equilibrado.

Tras tratar estos temas, debes entender que, como cualquier máquina, un coche con motor térmico, híbrido o eléctrico, tiene un desgaste y necesita un mantenimiento y reparaciones. Desde este taller se nos recalca la idea de que estos coches tienen los mismos problemas que los tradicionales. Es más, no hay que tener una mayor preocupación por ser un coche con un sistema eléctrico de apoyo, solo saber que necesita unas intervenciones diferentes y complementarias.

Y, como siempre, desde Top Gear, te recomendamos aplicar el sentido común al uso y mantenimiento de un coche como también al mejor de los consejos que te podamos dar: en caso de cualquier indicio, duda o avería, recurre a los especialistas y profesionales.

Lecturas recomendadas