Pasar al contenido principal

Coches míticos de Top Gear: BMW Serie 3 E46

Su diseño, su dinamismo, su calidad. ¿El mejor Serie 3?

El BMW Serie 3 E46 es, junto con el E30, el mejor BMW Serie 3 de la historia. No lo digo yo solo, cuando hice ese artículo, nuestros seguidores en las Redes Sociales estaban de acuerdo. Y es que el BMW Serie 3 E46 creo que ofrece la pasión por conseguir el mayor placer de conducción de los BMW de hace unas décadas con u aspecto y un interior moderno que supone un salto evolutivo bestial desde el anterior BMW E36 y por supuesto desde el mito, el BMW Serie 3 E30.

Te interesa: los 5 BMW que querríamos ver en la calle y que todavía no existen

El BMW Serie 3 E46 llegó en 1998, un momento también de gran cambio con el cambio de década ya en el horizonte. El coche ofrecía un aspecto sensacional con cambios importantes como los nuevos faros con unas ligeras ondulaciones en la parte inferior que le aportaban gran dinamismo, mientras que la trasera ganaba en empaque. Se veía un coche más serio que el E36, más completo y más elegante. Los primeros años solo se ofreció con carrocería sedán y cinco motores de gasolina, dos cuatro cilindros de entre 105 y 118 CV y tres con motor de seis cilindros (con lo difíciles que son de ver hoy en día en el mercado nuevo) con potencias que oscilaban entre los 150 y los 193 CV.

Más tarde llegarían las versiones diésel y también las carrocerías familiar y coupé, estos últimos en el año 2000. Aunque sin duda, la llegada más esperada, fue la del BMW M3 E46, que hizo su aparición en el año 2001. Lo hizo con el motor S54B32 de seis cilindros con 3.2 litros de cilindrada, 24 válvulas y 343 CV con un par máximo de 365 Nm. Era el motor que todos esperaban y la combinación de la bonita carrocería del Serie 3 Coupé con los nuevos aderezos estéticos deportivos obra de BMW Motorsport, lo convirtieron desde el minuto cero en un objeto de deseo.

 

 

El BMW M3 E46 tenía un comportamiento espectacular, basado sobretodo en la puesta a punto radical de su suspensión y de un motor con un comportamiento sensacional: hoy un seis cilindros de 343 CV no tiene esa mala leche. El empuje, la manera de subir de vueltas, el sonido metálico, todo en ese coche enamora y no es de extrañar que su cotización en el mercado de ocasión se mantenga a unos precios considerables: es un mito y los mitos se pagan.

Si el BMW M3 es uno de los M más queridos por los aficionados, su versión más radical, el BMW M3 CSL, se podría considerar como un auténtico Santo Grial de lo que debe ser un BMW M. Llegó en 2003 y era una nueva vuelta de tuerca sobre la base del sensacional BMW M3 E46. El objetivo de la marca eres crear una versión todavía más eficaz, por lo que se trabajó en varios aspectos: el peso, la potencia y ‘punch’ del motor y en su comportamiento dinámico.

El BMW M3 CSL se distingue por el nuevo paragolpes, mucho más racing y heredado de los coches de competición, con un pequeño labio en fibra de carbono realmente atractivo. Montaba también unas llantas BBS de 19 pulgadas que le quedaban como un guante y un alerón trasero integrado en portón que ponía el toque final en la trasera. Los materiales ligeros llegaban a elementos como el portón del maletero, fabricado en fibra de vidrio, o el techo, con fibra de carbono reforzada con polímeros plásticos, la conocida como CFRP.

 

 

El motor aumentó la potencia hasta los 360 CV, mientras que el peso se quedó en los 1.382 kg. Eso sumado a su nuevo sistema de escape, su caja de cambios SMG Drivelogic con Launch Control y su dirección más directa le otorgaban todavía más eficacia y sensaciones al volante. La suspensión, con muelles más cortos y una nueva puesta a punto ponía la guinda al conjunto.

Pero no solo las versiones deportivas del BMW Serie 3 E46 nos conquistaron: ¿quién no ha buscado jamás un BMW 330i Coupé en alguna página de segunda mano? Su motor de seis cilindros y 231 CV le convertían en una alternativa más barata y algo más discreta del M3. Su diseño, su gran chasis, su buena puesta a punto, su calidad interior y una gama de motores sencillamente espectacular hicieron del BMW E46 uno de los Serie 3 mejor vendidos de la historia, con un récord de ventas de la carrocería que alcanzó en 2002 las 561.249 unidades en todo el mundo. 

Hoy, casi 20 años después de su lanzamiento (qué viejos somos) el BMW Serie 3 E46 sigue siendo un coche querido por muchos. Hoy está a medio camino entre ser un coche viejo y convertirse en clásico, algo que sí podemos considerar si hablamos de los M3. Sin duda, uno coche muy especial que seguro que seguirá en los corazones de muchos de nosotros. Un coche que no me importaría para nada tener, especialmente si delante del 3 va una M.

Lecturas recomendadas