Pasar al contenido principal

Camiones camuflados de la DGT: uno de sus conductores nos cuenta cómo funcionan

Camión Camuflado Guardia Civil

Nuestros compañeros de Autobild.es se adelantaros a todos al anunciar que la DGT había decidido poner a prueba la efectividad de furgonetas y camiones camuflados para vigilar las carreteras. Meses después, cuando la presencia de este nuevo método de vigilancia es de sobra conocido, en la sección de motor de Axel springer España hablado con uno de los agentes que conducen los camiones camuflados de la Guardia Civil para conocer toda la verdad sobre su funcionamiento.

Con Miguel, que lleva años trabajando como agente de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, hemos charlado sobre el dónde, el cuándo y el cómo de los camiones camuflados. También de las reacciones de los conductores que descubren que han sido descubiertos desde este método de vigilancia y de las opiniones de los agentes sobre su nueva herramienta de trabajo.

Coche patrulla vs camión camuflado

"El servicio entre un turismo uniformado (con colores y señalización de la Guardia Civil de tráfico) y un camión camuflado no tiene nada en común", explica Miguel.

Una de las principales diferencias viene marcada por el cuándo se detecta la infracción:

  • Con el turismo uniformado quedan impunes infracciones que el agente no observa en el momento y que dejan de cometerse una vez que el conductor descubre su presencia (el uso del móvil, por ejemplo). 
  • Con un camión con colores comerciales los conductores se ven sorprendidos en el momento en que cometen la infracción, porque no se percatan de su presencia.

Pero más importante es la función de cada uno:

  • Con el coche patrulla se puede realizar un control, vigilancia, auxilio de accidentes y vehículos averiados. También se puede proceder a la parada e identificación del conductor infractor para su posterior denuncia.
  • El camión camuflado únicamente sirve para observar infracciones 
Camión Camuflado Guardia Civil

El camión detecta; el patrulla, multa

Los camiones camuflados de la Guardia Civil están equipados exactamente igual que cualquier camión de esa categoría de uso habitual. "La única salvedad es que llevamos un equipo de transmisiones para estar en comunicación tanto con los compañeros notificadores como con la central", explica Miguel.

En su interior, los agentes van uniformados: "en perfecto estado de policía, tal y como salimos a diario de servicio".

Dadas sus características, es más fácil encontrar los camiones camuflados en autovías y autopistas. El vehículo de apoyo, es decir, el patrulla rotulado circula a un kilómetro por delante aproximadamente. "Al observar la infracción desde el camión, el agente se lo hace saber a los compañeros que se encargan de dar parada, identificación y notificación de la sanción al infractor".

Otro dato: cada camión camuflado trabaja unas dos horas al día. Siempre en horario diurno.

Móvil, cinturón, adelantamientos... las infracciones más frecuentes

Los camiones camuflados no están pensados como radares móviles. Tal y como nos explica Miguel, con este vehículo los agentes vigilan cualquier tipo de conducta infractora "a excepción de aquellas para las cuales se necesiten aparatos especiales, como pueden ser las denuncias de velocidad".

Y aunque se vigila cualquier otra conducta indebida y que pueda suponer un peligro, los agentes prestan especial atención al uso de aparatos de telefonía móvil "o cualquier aparato incompatible con la obligatoria atención permanente a la conducción". También sobrepasar líneas longitudinales continuas, adelantamientos antirreglamentarios... y otras infracciones "por desobediencia de señales de reglamentación o prohibiciones".

Camión Camuflado Guardia Civil

"Los camiones deberían estar señalizados para no ser meramente recaudatorios"

"La primera reacción de los conductores  es de sorpresa e incredulidad; de hecho, en varias ocasiones el camión ha tenido que parar junto al vehículo infractor para que el usuario tomara consciencia de que realmente ha sido detectado por éste", asegura Miguel.

Para él y sus compañeros, circular con el 

camión es un "servicio ameno al ser diferente a la rutina diaria". No opinan lo mismo los agentes que viajan en el coche de apoyo que consideran que podrían estar realizando otras funciones importantes.

Miguel considera que los camiones son un "método de vigilancia adecuado", pero considera que debería tener "más publicidad en los medios de comunicación y pórticos informativos". "Informar a los usuarios de que existe este tipo de servicio de vigilancia genera incertidumbre en el posible infractor que teme que en cualquier momento puedan verlo y evita cometer la infracción", afirma el agente. "De lo contrario, el servicio se convierte en meramente recaudatorio al no existir un previo aviso", sentencia

Buscador de coches

Y además