Pasar al contenido principal

Citroën Zabrus: el concept con tecnología del Grupo B que nunca fue

Citroën Zabrus

Esto tenía que haber salido bien... 

Esta atractiva colección de líneas y ángulos rectos que ves aquí se llama Citroën Zabrus, fue presentado en 1986 y aunque puede parecer bastante discreto ahora, en su momento fue toda una revolución futurista. Pero, ¿qué pretendía Citroën con este prototipo?

No te pierdas: Otros 9 prototipos que por desgracia se quedaron en eso

Los años ochenta fueron el período dorado para la marca del chevrón, sin duda. En algún lugar hay un universo alternativo poblado únicamente por concept cars de Citroen que nunca llegó a lanzar al mercado. Este automóvil, y sus cortadores de queso en aleación, sería uno de los mejores.

Fue presentado por primera vez en el Salón del Automóvil de Turín de 1986 y detrás del diseño del Citroën Zabrus estaba el talentoso Bertone; además, se basó en el superventas de la familia BX del fabricante de automóviles francés; también diseñado por los talentosos chicos de Bertone. Tenían que pagar las facturas… 

El motor del Zabrus era muy particular: procedía del BX 4TC, un modelo de homologación construido por Citroen para que el BX pudiera ingresar al Grupo B de rallys, un 4 cilindros en línea turboalimentado de 2.1 litros con 200 CV, caja de cambios manual de cinco velocidades y tracción a las cuatro ruedas. 

Citroën Zabrus - grupo B
Citroën BX 4TC

Sin embargo, el 4TC fue un pequeño fracaso, logrando un solitario sexto lugar antes de que los Grupo B fuesen prohibidos. Curiosamente, de la homologación de 200 unidades, Citroen vendió solo 62 automóviles, muchos de los cuales fueron recomprados posteriormente debido a problemas de fiabilidad. ¡Ups!

¡Y ojo! Que sus prestaciones no eran nada despreciables… El Zabrus prometía el mismo rendimiento que un compacto deportivo… al menos de uno de la época, claro. Se decía que el motor de rally del BX permitía una aceleración de 0 a 100 km/h en 7,5 segundos y alcanzaba una velocidad máxima de 222 km/h. 

El diseño del Citroën Zabrus no era tan malo… 

Puertas de tijera -que, a no ser que vengan de Lamborghini, son el rasgo favorito de los concept cars-, inútiles pero llamativas puertas dobles en el maletero, una pantalla LCD en el salpicadero que también abarcaba la base del parabrisas… eran sus rasgos más característicos. A nivel estético, podemos decir que superaba al Honda e por casi 35 años. Pero todo eso estaría roto en los 12 meses posteriores a la compra. También había un reproductor de CD a bordo, por cierto: todo un lujo.

El volante se accionaba por correa en lugar de utilizar una configuración hidráulica más estándar, una visión futurista de los sistemas de dirección asistida que aún estaban por venir. La mejor característica fue la posición de conducción automática, que utilizaba rayos infrarrojos para garantizar que el conductor obtuviera la mejor visibilidad posible. 

Citroën Zabrus

Los cuatro asientos, por cierto, estaban tapizados en cuero de canguro, presumiblemente para ayudar al conductor y a los pasajeros a hacer frente a los baches de las carreteras cuando los atravesaban a gran velocidad. El volante de un solo radio es símbolo inequívoco de Citroën y el salpicadero, muy anguloso, también. 

Entonces, ¿por qué el Citroën Zabrus no llegó a producción?

Agreguemos este automóvil a las muchas cosas que no entendemos sobre los años ochenta. La asociación entre Citroën y Bertone aún se estaba desarrollando y simplemente, los franceses no sentían que hubiera hueco para un pequeño coupé en su alineación. Algunos de sus rasgos aparecieron en el XM de 1989, que también diseñó Bertone y que fue otra de las peculiaridades más curiosas de los fabricantes de automóviles galos que insistían en construir automóviles ejecutivos de gran tamaño para personas que no los comprarían. A diferencia del Zabrus, que tuve un éxito instantáneo, ¿no?

Más:

prototipos

Buscador de coches

Y además