Una dashcam capta cómo un camión se queda colgando de un puente

Gustavo López Sirvent

El suceso ocurrió en Indiana, Estados Unidos, y el camión con remolque quedó suspendido sobre el puente George Rogers Clark a más de 30 metros. El impacto por detrás de una camioneta provocó este accidente del que el camionero resultó ileso gracias al equipo de rescate que lo salvó.

Suerte: esa palabra que puede interpretarse de la forma que a uno le convenga y que, a veces, se utiliza para describir algo indescriptible. A pesar de que ésa no sea la acepción que aparece en la RAE sí que se aproxima a lo que le pasó a un camionero estadounidense, que quedó literalmente colgado de un puente dentro de su camión.

Nos ponemos en situación. El 1 de marzo del presente año, Sidney Thomas iba conduciendo su camión con remolque por el puente George Rogers Clark que cruza el río Ohio entre Louisville, Kentucky y Jeffersonville, Indiana, cuando de repente sintió el impacto de una camioneta por detrás, lo que provocó que perdiera el control y quedara colgado a más de 30 metros.

Una dashcam (una pequeña cámara que se acopla a la luna frontal de cualquier vehículo) lo grabó todo al detalle.El conductor de la camioneta que circulaba en el carril contrario viró hacia el de Thomas. Según los informes, ese conductor, Trevor Branham, de 33 años, chocó por detrás a un vehículo parado antes de colisionar con el camión.

Los testigos presenciales manifestaron que la furgoneta circulaba a una gran velocidad y zigzagueando entre carriles antes del accidente. El impacto con el camión arrojó la camioneta por el aire y empujó el camión hacia la izquierda de forma brusca. La estampida fue tal que la pericia del camionero no sirvió de nada.

El camión cruzó ambos carriles contrarios, atravesó la barrera y quedó colgado sobre el puente. Cuando comenzó a caer hacia el río, el miedo en la voz de Thomas era palpable. Al final, el remolque se quedó atascado en los soportes del puente y todo el camión quedó inerte. Desde allí, el equipo de rescate hizo su trabajo y lograron salvar al camionero sano y salvo.

“Cuando pasé por la barandilla, pensé: 'Vaya, ésta es una manera loca de morir'”, manifestó Thomas tras el accidente, del que salió ileso. "Me quedé sin suspensión, lo que significaba que no importaba en qué dirección giraba el volante", añadió. “Perdí el control, me agarré del volante y ya no pude desviarme al otro carril”, indicó todavia presa del pánico.

Thomas reconoció que temió por su vida y que lo único que pudo hacer fue rezar. “Realmente pensé que iba a morir. A veces rezas, y yo soy culpable de esto, rezo y no creo que Dios esté escuchando. Pero ese día sí escuchó”, argumentó. 

Ahora, el conductor de la camioneta, Trevor Branham, se enfrenta múltiples cargos graves, incluido el de conducir con una licencia suspendida y poner en peligro la vida de otras personas que no tenían nada que ver con él ni con su forma de conducir.

Aun hay más porque el peso de la ley va a caer sobre él de manera contundente: "Este es el resultado, que manifiesta una extrema indiferencia hacia la vida humana, que podría provocar lesiones físicas graves o la muerte", declaró el fiscal de distrito del condado de Jefferson, Liem Sokhon. Ya sabes, amigo/a, toda precaución al volante es poca.