Pasar al contenido principal

No estamos locos: tres razones por las que comprar un coche diésel todavía es buena idea

diesel

Consumo, ahorro y una contaminación menor de la que pensamos

El abanico a la hora de comprar un coche nuevo se ha ampliado exponencialmente en los últimos diez años. Ahora no sólo tienes vehículos de gasolina o gasóleo como antaño. La producción de automóviles híbridos, híbridos enchufables o eléctricos está incrementándose, pero aun así, los motores de combustión interna siguen reinando.

Vas a pensar que estamos locos (puede ser) si te decimos que todavía hay buenas razones para decantarse por un coche diésel. Te vamos a dar tres ideas para que pienses que no estamos locos si te proponemos que compres un modelo de gasóleo, que ya llegan con la etiqueta C de la DGT, por cierto (ya, no es la ECO o la Cero, pero nos vale para circular por zonas restringidas).

1. Bajo consumo respecto a uno de gasolina

Un coche diésel puede tener grandes virtudes pero entre las destacables es su menor consumo respecto a uno de gasolina. El coste por kilómetro baja ostensiblemente. Si eres de los que devoran asfalto, tu ahorro aumentará de manera considerable, en especial si tu itinerario se dispara más allá de los 20.000 kilómetros al año.

Hablando en términos genéricos, la autonomía de un vehículo de gasóleo es de entre 800 y 1.000 kilómetros con un solo depósito lleno. Esto en números quiere decir que tu bolsillo se ahorrará entre un 15% y un 20% más que en un equivalente de gasolina. 

2. El precio del diésel es más barato

A pesar de que en los últimos meses se hayan casi equiparado, el combustible diésel sigue siendo más barato que el de gasolina. Puedes pensar que un eléctrico consume menos. Sí, cierto, pero tienes muchos menos puntos de recarga en caso de quedarte tirado. Gasolineras, sin embargo, hay por doquier.

Si a lo comentado le unimos que el consumo resulta más bajo y la autonomía mayor, provoca que un coche diésel te salga mucho más barato que la alternativa del gasolina.

diesel prohibido

3. No son tan contaminantes como piensas

¡Hala, qué dices, loco! Echa el freno, Madaleno. Somos conscientes de que el diésel genera una mayor contaminación por NOx, hollín y micropartículas cuando el motor está en funcionamiento. Pero, hay que tener algo en cuenta, queridos. Como consume menos combustible termina también emitiendo menos CO2.

Asimismo, en la actualidad, la mayoría de coches tiene el sistema de filtros de partículas (algunos fabricantes lo llaman Adblue), que sirve para la depuración de gases nocivos, consiguen que este tipo de motor sea mucho menos contaminante que el de hace 20 años.

En cualquier caso, seamos coherentes. Si quieres cuidar el medio ambiente, un coche híbrido, uno eléctrico, un patinete o una bicicleta ayudarán mucho más. 

Y además

Buscador de coches